ActualidadPrevia

Nàstic de Tarragona: peligrosas turblencias

por Denís Iglesias 28 octubre, 2017
Juan Delgado, que apunta a titular ante el Lugo, frente al Alcorcón | Foto: Laia Solanellas - Esportsdelcamp.

Con información de Joan Alfons de EsportsdelCamp.cat

La politización del fútbol y la futbolización de la política son dos fenómenos cada vez más frecuentes. Dos expresiones sociales que se han mezclado a lo largo de la historia con mucha más frecuencia de lo que alguno quiere pensar. El Corinthians de Socrates fue uno de los más firmes opositores a la dictadura brasileña; la Lazio que conquistó el Scudetto de la campaña 1974/1975 se tornó en una banda militar facista; en el Partido de la Muerte, celebrado en 1943, un grupo de prisioneros ucranianos vencieron a soldados de la Wehrmacht nazi, a pesar de que ello conllevaría su muerte… Y así cientos de episodios donde la pelota ejerció de brújula ideológica.

Sin embargo, tras todo lo vivido esta semana, lo que se espera de un partido como el Lugo-Nàstic es fútbol. Mucho. Tanto que por 90 minutos silencie el ruido, que es mucho, que se está produciendo ahí afuera. Una república independiente en la que sólo vale lo que digan los 22 tipos que corren por el campo, elegidos legitimamente por sus entrenadores, presidentes de las naciones que los clubes representan. Con sus diferencias y sus contradicciones pero con un lenguaje mucho más fuerte que el de cualquier ciencia social: el gol, una palabra de sólo tres letras que genera más pasiones que la mayoría de toda la simbología real o ficticia que nos invade estos días.

El ex entrenador rojiblanco Luis César consiguió llevar al Nàstic a Primera en 2006

131 años contemplan al rival del CD Lugo, aunque la sección de fútbol no se fundara hasta el año 1914. Una larguísima historia que recoge cuatro temporadas en Primera División, aunque tres de ellas en los años 40. La experiencia más reciente data de la temporada 2006/2007. El regreso efímero, que sólo duró un curso, fue posible gracias a Luis César, ex entrenador del CD Lugo, aunque se haya empeñado en borrar esa etapa de su expediente a tenor de sus últimas declaraciones. Más allá de ese pasaje gloriosa, las últimas décadas del conjunto tarraconense transitan entre la Segunda y la Segunda División B, dos categorías que parecen separadas por el mundo de la profesionalidad pero entre las que se debate cualquier equipo de plata. Basta un mal año, una segunda vuelta torcida, para dar con tus huesos en en la navaja de bronce, de la que algunos tardaron décadas en salir.

Juan Delgado, que apunta a titular ante el Lugo, frente al Alcorcón | Foto: Laia Solanellas - Esportsdelcamp.

Juan Delgado, que apunta a titular ante el Lugo, frente al Alcorcón | Foto: Laia Solanellas – Esportsdelcamp.

Antídoto Rodri para intentar calmar las aguas

El Nàstic parece haberse acostumbrado a pasear por el agudísimo filo y ser capaz de ilusionar y contrariar en cortos espacios de tiempo. La pasada temporada empezó con una plantilla que era un auténtico crisol de culturas y que, en principio, aspiraba a todo lo que se pusiera por delante. La temporada 2016/2017, la de su regreso a Segunda, había sido esperanzadora: tercer puesto y playoffs. El año futbolístico terminó con tres entrenadores: Moreno, Merino y Nano Rivas; y una agotadora décimocuarta plaza que el equipo consiguió gracias a tres victorias consecutivas en los tres últimos partidos. Parecía imposible para un conjunto que había ocupado durante más de 20 jornadas el último puesto de la clasificación.

Lluís Carreras apenas duró cuatro jornadas y un partido de Copa con el Nástic

La presente temporada también ha comenzado con turbulencias para el Nàstic, que en la cuarta jornada destituyó a Lluís Carreras en una de las destituciones más precoces que se recuerdan. Rodri, entrenador de La Pobla de Mafumet, que ejerce de filial del club grana, asumió las riendas de modo interino. Raul Agné sonó como posible sustituto, pero el temporero se ha convertido en recambio con todas las de la ley.

Rodri, técnico del Nàstic, este lunes, durante la rubrica de su contrato | Foto: Laia Solanellas - Esportsdelcamp.

Rodri, técnico del Nàstic, este lunes, durante la rubrica de su contrato | Foto: Laia Solanellas – Esportsdelcamp.

La semana pasada Rodri firmaba como entrenador hasta el 30 de junio de 2018 con opción a otra campaña según objetivos. En el pasado reciente, la victoria, primero, ante el Granada (2-0), y sobre todo la goleada a domicilio al Córdoba (1-5) parecían haber revivido a la escuadra tarraconense que, sin embargo, volvió a caer en el estrépito en la última jornada ante el Alcorcón (0-3).

A pesar del pulso acelerado y de la esquizofrenia que invade a este equipo, el Lugo tiene pocos motivos para confiarse. La pasada campaña no fue capaz de ganarle en ninguno de los dos partidos. En el de ida, el inaugural de la temporada, ambos conjuntos empataron en el Nou Estadi (2-2). En el encuentro de vuelta, los hermanos Emaná remontaron en poco más de media hora un partido (2-3) que demostró que el Lugo no estaba preparado para afrontar lides más allá de la permanencia o del coqueteo con los playoffs.

Enfermería sobresaturada

El Lugo y el Nàstic ya se han visto las caras esta temporada. Fue en la segunda ronda de la Copa del Rey, en la que los rojiblancos se impusieron en la tanda de penaltis en el Nou Estadi. Esta nimiedad resultó posteriormente inútil, puesto que los de Francisco se borraron del torneo tras perder ante el Real Zaragoza. Pero en su día supuso la primera alegría de la temporada para un CD Lugo que hoy mira a todos desde el retrovisor. El penalti de panenka de Polaco fue el éxtasis para el aficionado rojiblanco, que ni siquiera sabía lo que era que entrara la pelota. Un partido intersemanal que en otras circunstancias hubiera importado bien poco y que se convirtió en la pista de despegue.

Uche, Stephane, Omar, Tejera, Djetei y Eddy figuran en la lista de lesionados

Como buscando alejarse de cualquier algarabía, el Nàstic llegó a Lugo el jueves, donde entrenó en el campo del CD Corgo, referente por tener un campo de hierba en condiciones, algo casi inédito en la capital de cualquier deporte menos del fútbol. Rodri ha tenido que tirar del botiquín para completar una convocatoria que es un auténtico rompecabezas. Djetei, Omar, Tejera y Uche figuran en la lista de lesionados. Emaná, titular contra el Vilafranca en el partido de Copa Catalunya que el Nàstic disputó este jueves, tampoco estará.

Javi Jiménez, durante el partido contra el Albacete | Foto: Laia Solanellas - Esportsdelcamp.

Javi Jiménez, durante el partido contra el Albacete | Foto: Laia Solanellas – Esportsdelcamp.

Tejera, Uche y Eddy se retiraron por lesión en el partido contra el Alcorcón. “Venían sobrecargados de los últimos partidos y de jugar en campos pesados”, justificó Rodri. El entrenador del Nàstic se refirió al Lugo como un equipo “defensivamente muy bien armado”, que pretende contrarrestar con “un equipo con entrega y lucha, algo que el domingo pasado no fuimos”. A las bajas citadas hay que unirles la de Jean Marie Dongou, fuera de forma, y que continúa con su puesta a punto tras la operación en la rodilla derecha. Abraham será baja por sanción. En este baile de peones, vuelven a la convocatoria Blanco, Zahibo, Sandro y Bustos. Mesa vuelve tras lesión y entra Brugui del filial.

CD Lugo: puntos para el granero, no para el liderato

Por su parte, el CD Lugo viene con la directa puesta. Llega a este duelo tras empatar ante el Real Valladolid (2-2) en un partido marcado por la polémica arbitral que se ha enrevesado aún más en los días posteriores. Los de Francisco vieron cómo se escapó una victoria importantísima de Zorrilla por un penalti de Luis Ruiz y la expulsión de Bernardo, dos decisiones que fueron revocadas por el Comité Técnico de Árbitros esta semana. Pese a puesta en evidencia pública de la actuación de Arcediano Monescillo, éste no será sancionado, algo que sí vivirá Francisco, que estará dos partidos sin dirigir a los suyos tras su expulsión en Valladolid.

Francisco no podrá dirigir al Lugo durante dos partidos

Liderato es la palabra que se le viene a cualquier seguidor lucense estos días, pero Francisco apeló a la cordura y al presente en la rueda de prensa previa: “Nuestro objetivo, ganar mañana. No por estar en el liderato, sino por sumar 23 puntos en la jornada 12, que es algo realmente bueno para un equipo como el Lugo”. El equipo de la ciudad amurallada empata a puntos con el Osasuna, que juega frente al Tenerife, en el Heliodoro, el domingo a las 20:30.

El técnico del CD Lugo ve en lo sucedido en Valladolid un aliciente más que un remordimiento: “El equipo es inteligente, ha trabajado otra vez fantástico y hay muchas ganas de jugar mañana y devolver a nuestra gente otra victoria más, que la gente se vaya otra vez contenta a su casa cuando se vaya del Anxo Carro. En esas estamos y en eso hemos trabajado”. En la convocatoria del conjunto gallego no figuran Campabadal, que se lesionó ante el Real Valladolid, y que se suma a Iriome (se le practicaron pruebas esta semana), Sergio Gil y Carmona.

Foto principal: Juan Delgado, que apunta a titular ante el Lugo, frente al Alcorcón | Fuente: Laia SolanellasEsportsdelcamp.

Lea la previa de Esportsdelcamp: Test de reacción plagado de bajas

Posibles onces

CD Lugo (2º, 20 puntos): Juan Carlos; Leuko, Bernardo, Ignasi, Luis Ruiz; Seoane, Azeez; Fede Vico, Campillo; Herrera y Polaco

Nàstic de Tarragona (18º, 11 puntos): Dimitrievski; Kakabadze, Perone, Molina, Javi Jiménez; Gaztañaga, Mesa; Morente, Jean Luc; Juan Delgado, y Barreiro.

Árbitro: Valdés Aller (Comité Castellanoleonés).

Hora: 16:00 horas.

Estadio: Anxo Carro.

TV: La Liga 1 | 2 | 3

Tiempo:

Comparte:

Deja un comentario