ActualidadArtículos

Sebas Moyano, un talento sin suerte

por Denís Iglesias 3 enero, 2020

Lo mismo es una carta de presentación insuficiente para los aficionados del Anxo Carro, pero lo primero que puedo contar sobre Sebas Moyano es que es buena persona. Kapuscinski decía que para ser periodista había que ser buena persona. No necesariamente es precisa la bondad para triunfar dando pelotazos, pero la bonhomía me resulta un aval cuando tratamos de este fútbol tan deshumanizado en el que solemos movernos.

Sebas es un joven con buena mala suerte. El Sumo Hacedor le dotó de un talento por encima de la media que le llevó de su Villanueva natal -pueblo de la sierra cordobesa donde nació el escultor Aurelio Teno, guarden este dato para más adelante- a las categorías inferiores del Córdoba con apenas quince años. Un año más tarde (2013-14) ya corría por los campos de Segunda B midiéndose a Cádiz, Albacete o Cartagena. Aquel Córdoba B logró su mejor clasificación en la historia -11ª en el grupo IV- valiéndose de futbolistas como Bernardo Cruz y Campabadal (que creo que conocéis bien y que esa misma temporada colaboraron a que el Córdoba ascendiera de manera increíble a Primera).

Es un interior diestro habilidoso y con desborde que se puede adaptar también a jugar a banda cambiada o a la media punta.

Todo pintaba bien para el Córdoba y para Sebas Moyano, que era (y es) un interior diestro habilidoso y con desborde que se puede adaptar también a jugar a banda cambiada o a la media punta. Pero, claro, ninguna línea recta es demasiado larga para el Córdoba C.F. Para saldar deudas con Hacienda el club llevó a cabo una rocambolesca operación financiera que incluía la cesión de una escultura de Salvador Dalí llamada “Elefante Cósmico” por un 30 % menos de su valor y a cambio la entidad le daba al poseedor de la obra de arte -el conde de La Carrera, Juan González-Quirós Corujo- un porcentaje de los derechos televisivos y los derechos sobre Sebas Moyano, valorados en 730.000 euros. Suena surrealista, pero es tal cual. 

Cuando empezaron los problemas con el fondo de inversión que acabó con los derechos del futbolista curiosamente, o no, el jugador dejó de aspirar a formar parte de la primera plantilla e incluso empezó a dejar de contar en el Córdoba B. ¿Órdenes de quien gobernaba la entidad? Nunca se sabrá. Con todo, el 18 de marzo de 2017 -no hace tanto aunque aquí el tiempo se estire como un chicle- Sebas Moyano por fin debutó en partido oficial con el Córdoba C.F. en un insoportable 0-0 ante el Numancia en El Arcángel. Fue una aparición fulgurante merced al empeño de un buen entrenador como Luis Carrión (el actual del Numancia precisamente), pero sin continuidad. De hecho, Sebas no apareció en ninguna ocasión con el Córdoba 17-18 y sí intervino en 32 encuentros en el Córdoba B que no pudo evitar el descenso a Tercera. 

Su mejor encuentro de blanquiverde, al menos con el primer equipo, fue en el Martínez Valero en tercera ronda copera (1-4)

La pasada temporada, cuando ya parecía demasiada afrenta hacerle parte de un equipo de Tercera, se le incluyó con dorsal del equipo filial en el primer equipo, pero apenas participó en seis partidos de Liga (uno de ellos precisamente en Lugo) y en cuatro de Copa. Su mejor encuentro de blanquiverde, al menos con el primer equipo, fue en el Martínez Valero en tercera ronda copera (1-4). Allí marcó su único gol como jugador del Córdoba C.F. En plena descomposición deportiva e institucional, al jugador le ofrecieron salir cedido al Mestalla -para extrañeza de la afición- el pasado enero para ayudar al filial ché a conseguir la permanencia (lo lograron).

Este verano se especuló con su salida de nuevo como cedido o traspasado, pero sorprendentemente partió como titular en la primera jornada en el once dispuesto por Enrique Martín. A pesar de haber contado con minutos residuales desde entonces en un Córdoba que no está deslumbrando en su retorno a Segunda B, el pasado fin de semana -y después de saltar la noticia de su fichaje por el Lugo- Raül Agné decidió concederle la titularidad en La Condomina para pelear ante UCAM de Murcia. No estuvo nada mal a mi juicio.  Confío (y deseo) que con mimos, continuidad y suerte Sebas Moyano puede ser un fichaje rentable para un equipo como el C.D. Lugo. Bueno, con todo esto y si no tenéis esculturas para canjear en mente…

Comparte:

Deja un comentario