Crónica

Crónica del Lugo 1-1 Levante (Copa del Rey). El diablo está en los detalles

por Javier Folgueira Lozano 30 octubre, 2018

Hay un dicho en los países anglosajones que, traducido al castellano, viene a decir que “el diablo está en los detalles” en referencia a la importancia que los detalles tienen a la hora de percibir un conjunto. Algo así es lo que ha ocurrido en el partido de hoy entre Lugo y Levante de Copa del Rey. El estreno de Monteagudo en el banquillo se ha hecho con el mismo esquema que de inicio quiso imponer Javi López, un 4-4-2, y prácticamente con los mismos jugadores que utilizaba el anterior técnico del Lugo en la Copa del Rey. Pero el resultado final fue muy distinto gracias a una serie de detalles que han cambiado en las poco más de 24 horas que lleva el valdeganguero al frente de los albivermellos. Detalles en general positivos, aunque otros detalles, como la puntería de cara al gol, siguen igual. El resultado de hoy, peor que las sensaciones que ha dejado el equipo, en buena medida por la actuación de González Fuertes, que no tuvo ningún reparo a la hora de favorecer al equipo de mayor categoría.

¿y cuáles son esos detalles que marcan la diferencia entre jugar bien y mal, a pesar de no ganar el partido? Pues los que esencialmente ya anunció el nuevo técnico en la rueda de prensa de su presentación: mayor verticalidad y mayor juego en campo contrario.

El equipo en general estuvo más vertical, como ya advertía Monteagudo en su primera rueda de prensa

En la alineación, aunque muy similar a la de Javi López ante el Alcorcón, ya aparecía el primer detalle relevante: el sustituto de Campabadal era Iriome, no Vieira. Aunque en el anterior partido de copa el portugués exhibió un buen desempeño en ese puesto, las opciones de subir por la banda y poner un buen centro siempre van a ser mayores con un extremo como Iriome que con un central como Vieira. Y no sólo se nota el detalle de la profundidad por banda en el tipo de jugador que se pone sobre el campo, si no también en cómo se comportaron los laterales, hoy más carrileros al estilo moderno que los clásicos laterales que sólo defienden. Puesto en números, si observamos el lateral izquierdo, hoy Luis Ruiz realizó 8 centros al área, mientras que sumando sus centros ante el Alcorcón y los de Kravets ante Cádiz y Nàstic, apenas se contabilizan 9 balones al área. Es decir, casi los mismos balones centrados hoy en 90 minutos que en los 270 anteriores.

Algo similar ocurre con los tiros a puerta. El equipo en general estuvo más vertical, como ya advertía Monteagudo en su primera rueda de prensa. Muchos remates desde fuera del área y un total de 7 tiros a puerta, de nuevo casi los mismos que en los 3 partidos anteriores, en los que se contabilizaron 8 en total.

Pero los detalles no sólo se pudieron apreciar en fase ofensiva. También defensivamente se apreciaron novedades. Observemos las dos imágenes siguientes. Ambas son capturas (perdón por la mala calidad) de ocasiones en las que el rival roba el balón y sale a la contra creando una ocasión de gol:

El detalle en este caso está en la posición de la defensa. Ante el Levante, la línea defensiva estaba unos 10 metros por delante de lo que ocurría en el partido ante el Cádiz, como se puede ver en las dos imágenes. La defensa adelantada supone un riesgo que en varias ocasiones estuvo a punto de aprovechar hoy el Levante, pero a cambio facilita la presión al rival y las recuperaciones y pérdidas del balón ocurren más cerca del área contraria, y eso se notó hoy también.

Todo esto en cuanto a los detalles positivos. En lo negativo, seguimos sin atinar de cara a la portería. Herrera demostró una vez más que es junto a Escriche el único con olfato para el gol, mientras que Jona y en especial Muñiz, que dispuso de la ocasión más clara del partido, siguen negados de cara a puerta.

Especial mención a Azeez y a Luis Ruiz y, nuevamente, a Varo. Sin duda, tenemos 2 porterazos

En cuanto a los jugadores, no creo que la mejoría se deba a un cambio de actitud en ellos, si no más bien a los cambios tácticos. A fin de cuentas, los que jugaron hoy eran los habituales en la copa, que hasta hoy habían rendido a buen nivel. Además, precisamente algunos jugadores como Pita han sido los que han evitado que la situación del Lugo en cuanto a puntos en Liga fuese nefasta en lugar de mala.

Por lo que a hoy respecta, todos rindieron a un gran nivel, haciendo lo que saben hacer y recordando casi todos a los del año pasado. Dentro del buen nivel general, especial mención a Azeez y a Luis Ruiz y, nuevamente, a Varo. Sin duda, tenemos 2 porterazos. Los únicos lunares en este aspecto, Jona, que sigue sin encontrar su nivel, y Aburjania, que parecía algo más perdido que el resto en el nuevo estilo de juego.

En cuanto a la narración pura y dura del encuentro, una primera mitad en la que el Levante salió adormilado y el CD Lugo simplemente le pasó por encima. 1-0 al descanso y muy buenas sensaciones, pero a la vuelta del intermedio el Levante decidió demostrar cual era el equipo de primera. Los jugadores se hicieron con el balón y dieron muestras de lo que son capaces de hacer, hasta que Samu Sánchez aprovechó un error de José Carlos al tirar el fuera de juego y filtró una asistencia que Borja Mayoral no perdonó.

Aún así, a pesar del lógico dominio del Levante, con jugadores muy superiores a los lucenses, hubo ocasiones para anotar más goles, en especial una de Muñiz en mano a mano contra el portero y un tiro cruzado de Guille Donoso, que entraba en el 75′.

También el Levante pudo llevarse algo más, con un tiro a la cruceta de Mayoral y otro remate que acabó en el poste derecho de Varo. Al final, un 1-1 con el que el Levante sale más contento que el Lugo y un Anxo Carro que ha cambiado la cara, como demuestran los aplausos tras el gol del Levante y al final del partido. Como siempre, en el estadio de “beira do Miño” se premia más el juego que el resultado.

Comparte:

Deja un comentario