Artículos

Fontaneros por la permanencia

por Denís Iglesias 21 febrero, 2022
Seoane y Ros
Tiempo de lectura: 7 minutos

El CD Lugo finiquitó su racha de doce partidos sin conocer la derrota ante la SD Huesca en el Alcoraz (1-0). El exalbivermello Jaime Seoane anotó el único gol en un córner con el tiempo casi cumplido y justo después de la expulsión por roja directa de Campabadal tras una supuesta agresión a Timor. Encuentro, como los últimos, de dos partes, donde la condición física y la falta de recambios volvieron a ser determinantes. La permanencia volverá a ser una tarea de abnegación.

Cuatro laterales

«Es lo que hay» salió de la boca de Rubén Albés tras la derrota. Una frase tan simple como lapidaria que ha antecedido a desastres futbolísticos como el socavón en el que aún está inmerso el FC Barcelona. Oración autolimitante que en el caso del CD Lugo esculpe una realidad bien palpable.

La escuadra albivermella llegó a tener cuatro laterales en el campo que acabaron siendo tres –Canella, Ricard y Lebedenko– por la expulsión de Campabadal. El técnico vigués justificó esta anómala situación por la falta reconocida de efectivos. «Iriome tenía problemas», dijo sobre el único extremo puro que tenía en el banquillo.

Disposición en El Alcoraz.

Decidió retirar a Sebas Moyano, que cuajó un buen partido pese a la falta de ritmo competitivo que le llevó a ser reemplazado antes del final del encuentro. Mayoral sigue en un tedioso proceso de recuperación que le ha mantenido al margen casi toda la temporada. Albés no se llevó a Idrissa Thiam, refuerzo invernal, que jugó con el Polvorín de Álex Ortiz pese a entrenar durante la semana con el primer equipo.

A todo esto se suma la declarada necesidad de un perfil de banda que el preparador reclamó en el periodo estival. Su demanda no se cumplió y desde entonces el CD Lugo acumula un déficit en este flanco, agravado con la salida de Valentín.

Julian Ros

Si has visto alguna vez la serie Supercampeones sabrás de sobra quién es Julian Ross. El Aristócrata del campo, un talentoso mediocentro del Mambo FC que enfrenta continuos achaques al corazón. El conjunto amurallado tiene su propio Ros, milimétrico pivote reconvertido a estandarte en la zaga.

Julian Ross, del Mambo FC, en uno de sus ataques.

Frente al Huesca, el cartagenero volvió a firmar una gran actuación, estabilizando al equipo frente a las acometidas del cuadro local y visibilizando que su reconversión es uno de los grandes éxitos de esta temporada. Cierto es que Ros ya había jugado antes en esta posición, pero ahora ejerce de puntal en el eje de la zaga con todas las de la ley.

Ha conseguido silenciar, temporalmente, otro de los grandes debates en la planificación deportiva del CD Lugo, que ha fallado por completo en la selección de los centrales. Sin confianza en Alberto Rodríguez y con Álex Pérez fuera de combate tras una grave lesión, la responsabilidad del cemento queda en manos de este albañil y su compañero Diego Alende.

Los fontaneros

Se une a la sociedad Xavi Torres, cuya ausencia ha coincidido con un bajón del equipo en todos las facetas. Es el jugador que debe evitar pasar por la enfermería en lo que queda de temporada. Se ha convertido en uno de los fontaneros del CD Lugo, ese tipo de futbolistas que, como en política, se encargan de desatascar las cañerías. Trabajo sucio y necesario.

Otro de los que integra este gremio es Óscar Whalley, que ha convertido a la portería lucense en una urna de puntos, reviviendo el espíritu de temporadas anteriores. El Huesca solo pudo batirle con Jaime Seoane metiéndose de lleno en su portería. Al borde del atropello. Antes, varias intervenciones de mérito que han hecho olvidar los tiempos no tan lejanos en los que la meta albivermella era un auténtico desfalco.

Una de las intervenciones de Óscar Whalley en El Alcoraz.

Roja a Campabadal

Según el observatorio CIES, LaLiga SmartBank es la segunda competición en la que menos se juega de toda Europa, únicamente superada en menor tiempo efectivo por la liga checa. En Segunda se juegan por partido apenas 55.06 minutos frente a los 64 de la Eredivisie neerlandesa, líder en minutos efectivos.

Esto obliga a controlar el ‘otro fútbol’ para triunfar, aunque a veces esta modalidad teatral es difícil de entender. Campabadal fue expulsado por Moreno Aragón por una supuesta agresión a Timor. Una roja inconcebible en cualquier patio de colegio. Habría terminado con el actor castigado en una esquina.

Tres jugadores persiguieron al lateral del CD Lugo para arrebatarle el balón y sacar la jugada a balón parado que precedería al córner decisivo. Ante el acoso, entendible por la necesidad de sacar cuanto antes la falta, Campabadal soltó un brazo que fue interpretado como una agresión por el colegiado, que vivió en primera línea el incidente. Este tipo de bajas condicionan los envites por la permanencia.

La ley de los ex

Era difícil que el Huesca no aplicara la ley del ex con un sinfín de antiguos militantes en la causa albivermella. Uno de ellos anotó: Jaime Seoane. Su paso por Lugo fue anecdótico con 12 partidos y poco más de 870 minutos. Por eso y debido a su condición de jugador a préstamo, su querencia por la entidad amurallada es más bien limitada.

Las circunstancias del gol al límite provocaron el exhibicionismo en el que caen los futbolistas. Estos liberan tensión desnudando sus torsos, a pesar de que esa acción está sancionada con tarjeta amarilla. En el caso del anotador, la quinta, que le impedirá estar en Can Misses frente al Ibiza. Mismo proceso y misma causa para otro exjugador del CD Lugo, Dani Escriche.

Seoane, en su celebración nudista en El Alcoraz frente a su exequipo, el CD Lugo.

Este mozo es el avanzado que lleva a hombros una cabeza que se pasa de vueltas. El motín mental se plasma en el campo en un jugador imprevisible, capaz de deshacerse de un par de rivales con un quiebro. Ese descaro fue el que le permitió dar el salto prácticamente del juvenil al primer equipo lucense, donde demostró que esas altas revoluciones también le pasan factura en otros aspectos.

Frente al CD Lugo vio la amarilla por pasarse prácticamente todo el encuentro protestando las decisiones de Moreno Aragón. Escriche siempre ha sido muy de hablar en el verde, pero en sus acciones se cuentan igualmente órdenes de silencio a la grada. En el Anxo Carro mandó callar al sector más animoso, al que terminó pidiendo disculpas después de un entrenamiento, con Pita y Seoane a un lado. «A ver, quen de vós lle pega primeiro?», dijo el ‘8’ y fin de la historia.

Doce partidos sin perder

Tal y como informaba DatosCDLugo, la derrota contra el Huesca supuso el fin de una racha de 12 partidos sin perder, la mejor secuencia histórica del equipo albivermello en Segunda. Asimismo, el tropiezo limitó la racha de partidos anotando fuera a siete y el tope de jornadas sin perder a domicilio se queda en seis.

No son números para engordar estadísticas. Forman parte de una dinámica positiva, la corriente que permite alcanzar antes o después el objetivo deseado, que en el caso del CD Lugo es la permanencia. «Empieza el camino para volver a sumar», indicó Albés, consciente de que la derrota requiere un proceso de rehabilitación mental que no es nada fácil.

Sobre todo a estas alturas de la temporada y con un calendario por delante que provoca respeto:

  • Sábado, 26 de febrero (21:00 horas): UD Las Palmas vs. CD Lugo
  • Domingo, 6 de marzo (14:00 horas): CD Lugo vs. AD Alcorcón
  • Fin de semana del 13 de marzo: UD Almería vs. CD Lugo
  • Fin de semana del 20 de marzo: CD Lugo vs. Real Oviedo
  • Fin de semana del 27 de marzo: SD Eibar vs. CD Lugo
  • Fin de semana del 3 de abril: Real Valladolid vs. CD Lugo

Mapa físico – político

A tenor de lo sucedido en las últimas jornadas se confirman las sospechas: la condición física marcará el devenir del equipo esta temporada. Habrá que esperar al resultado del SD AmorebietaCD Leganés para saber si el CD Lugo mantiene la renta de diez puntos más el golaveraje, una distancia destacada pero todavía insuficiente para la tranquilidad.

El paso de las jornadas mermará aún más las fuerzas de la escuadra albivermella, corta en efectivos y sin demasiado margen de maniobra para recurrir al filial de Álex Ortiz, posicionado en el ascenso a 2 RFEF. El mapa físico barajará las cartas de un equipo que necesita la consistencia para sobrevivir.

En los últimos dos partidos disputados, el equipo ha terminado replegando velas y encajando al final, volviendo a los delirios de la Zona Cesarini de temporadas anteriores. «Para perder, primero hay que llegar vivo a este tramo», defendió Albés. Cierto, tanto como que morir en la orilla es uno de los sentimientos más dolorosos.

Un dolor inmenso que el CD Lugo solo ha experimentado en episodios, pero nunca en una temporada completa. Paciencia y unidad. Los dos únicos argumentos posibles para sacar adelante una entente que dependerá en gran medida del trabajo de equilibrismo de Albés y de la tolerancia al dolor, tan entrenada, de la afición albivermella. Por supuesto, todo esto a merced del desafío institucional que supone la continua calibración del palco. El mapa político… Y el déficit, condicionante absoluto.

Comparte:

Deja un comentario