Actualidad

Alberto Rodríguez, un central a prueba de balas que busca su hueco en el CD Lugo

por Denís Iglesias 21 julio, 2021
Alberto Rodríguez en el CD Lugo, de blanco en pretemporada

Alberto Rodríguez es una de las caras nuevas de la pretemporada del CD Lugo 2021/2022, aunque no en las mismas condiciones que Juan Antonio Ros y David Mayoral, los primeros fichajes albivermellos, puesto que este central canario está a prueba en el equipo de Rubén Albés. Alberto Rodríguez, que en las últimas temporadas ha militado en la UD Tamaraceite, busca un puesto que le permita dar el salto al fútbol profesional a sus 28 años después de una vida entre Segunda B y Tercera.

No es la primera vez que un futbolista está a prueba en el CD Lugo. En enero de 2020 pasó por un periodo similar Aarón Ñíguez, quien finalmente no pudo ser inscrito por problemas con el límite salarial. En agosto de ese mismo año, Sebas Moyano también fue puesto a prueba a pesar de ser jugador del equipo lucense. El extremo cordobés superó el test, firmó un contrato por tres años, pero acabó yéndose cedido como agente libre al Ebro. En el caso de Alberto Rodríguez, Rubén Albes ha manifestado que no se pone un plazo para decidir su continuidad o no en el proyecto del Club Deportivo Lugo, con el que debutó en el primer partido de pretemporada ante el Burgos.

Actualmente, la posición de central es una de las más deficitarias en el club lucense. El único jugador con ficha del primer equipo y que se desempeña de modo natural en esta demarcación es Pedro López, pero el canterano fue intervenido recientemente de la cadera. A pesar de ser una operación exitosa, según el parte médico de la entidad lucense, podría estar fuera de los terrenos de juego hasta bien avanzada la primera vuelta aunque ya está en fase de recuperación. En el primer partido de pretemporada, además de Alberto Rodríguez, formaron de inicio en el eje de la zaga Carlos Pita, al que es habitual ver en esta demarcación en los últimos años, y Matías Vesprini, canterano que también busca una oportunidad en el primer equipo. Xavi Torres también ejerció ante el conjunto burgalés un rol similar al del Pita iniciando el juego desde atrás en la segunda mitad.

Alberto Rodríguez con la UD Tamaraceite.
Alberto Rodríguez con la UD Tamaraceite. | Foto: Twitter Alberto Rodríguez.

Además, Juan Antonio Ros, uno de los fichajes estivales del CD Lugo, puede jugar como central, una posición en la que también pueden desempeñarse dos hombres del filial que están completando la pretemporada con el primer equipo como son Nico Manteiga y Jesús Fernández. En la lista de futuribles para reforzar el puesto de central están Diego Alende, cuyo regreso podría confirmarse en las próximas horas, y Nico Gorosito, ex jugador del Albacete que se encuentra libre. En definitiva, Alberto Rodríguez intentará hacer valer sus cualidades aprovechándose de la fase beta en la que se encuentra la configuración de la defensa albivermella, un punto crítico por el que pasará gran parte de las opciones de salvación.

Un central comprometido y con envergadura

Los que conocen y han seguido la trayectoria de Alberto Rodríguez en las últimas temporadas definen al jugador a prueba en el CD Lugo como un central contundente gracias a sus 1,93 metros de altura que le convierten en un zaguero portentoso por arriba. Su imagen exterior es la de un futbolista tajante y las apariencias se traducen en hechos gracias a su buena capacidad para el corte. A pesar de su envergadura, en los últimos años ha demostrado ser un buen conductor de balón. El punto más débil de Alberto Rodríguez deriva de sus propias características físicas: lentitud en ciertos desplazamientos.

«Es un central con liderazgo y con un gran nivel de concentración, además posee un físico envidiable», dijo Rubén Albés sobre el central a prueba en el CD Lugo después del encuentro contra el Burgos, cuyo rendimiento definió como «a buen nivel». «Si continúa aquí, es porque tiene posibilidades de seguir con nosotros», añadió el técnico vigués, quien admitió que la posición de central es una de las prioridades en este mercado de verano junto a los refuerzos para los extremos. En las últimas temporadas, de salvaciones agónicas, el acierto en esta demarcación fue clave tal y demostraron jugadores como Miguel Vieira, Mathieu Peybernes y Frederico Venâncio, representantes de la solidez defensiva. 

Alberto Rodríguez en el CD Lugo, dando una orden a Leandro Antonetti.
Alberto Rodríguez da una orden a Leandro Antonetti.

Para Alberto Rodríguez, la prueba con el CD Lugo es una oportunidad de oro en su carrera. Le llega a los 28 años, en plena madurez futbolística, y después de haber recorrido el fútbol modesto a diferentes niveles mostrando un gran nivel de compromiso, según compañeros y rivales. Este central se formó en el CD Santidad Banot de Arucas, desde el que se incorporó al Universidad de Las Palmas contra el que el equipo albivermello se enfrentó un buen número de veces durante los años 2000. Después militó en el Arucas hasta llegar a categoría senior, cuando fichó por el Villarrubia de Ciudad Real, con el que jugó la temporada 2016/2017 en Tercera División. El curso siguiente regresó a casa para incorporarse al UD Tamareceite de Las Palmas, estando este este equipo en Regional Preferente, pero con un proyecto ambicioso, tal y como se ha demostrado en los últimos cursos, en los que ha ido encadenando éxitos deportivos. 

Así, con Alberto Rodríguez como una de las piezas centrales el Tamaraceite consiguió en 2018 el ascenso a Tercera y en 2019 promocionaba a Segunda B, categoría en la que se estrenó con éxito la pasada temporada. El equipo dirigido por Chus Trujillo finalizó quinto de su grupo, a tan solo tres puntos de jugar la promoción de ascenso. El próximo curso, el Támara jugará en 2 RFEF y lo hará sin uno de sus puntales, que se despedía de la afición de la que «ha sido mi casa durante los últimos cuatro años» a través de sus redes sociales el 5 de julio, justo antes de iniciar su periodo de prueba con el CD Lugo. 

La UD Las Palmas tanteó a Alberto Rodríguez este año

«Guardaré todos los momentos tan especiales y buenos que vivimos juntos después de llevar a este club a donde mínimo se merecía, pero sin olvidar los momentos difíciles en los que nos apoyamos y nos sirvieron para aprender y conseguir éxitos. No puedo estar más orgulloso de haber vestido esta camiseta, portando este escudo por tantos lugares», escribía el jugador canario. Su mensaje recibió todo tipo de comentarios positivos por parte del propio Tamaraceite y ex compañeros que destacaron su calidad humana y profesional. Precisamente, uno de los futbolistas con los que ha compartido vestuario en los últimos años, David García, ex de la UD Las Palmas, ha sido su compañero, referencia y un jugador del que ha tomado atributos como el poder aéreo o el carácter expeditivo. 

En la última temporada, Alberto Rodríguez disputó 23 partidos en los que acumuló más de 2.000 minutos y dos goles ante la UD Las Palmas Atlético y el Recreativo de Huelva que permitieron al Tamareceite empatar sendos encuentros con el tiempo casi cumplido. Frente al filial amarillo, de cabeza, una de sus especialidades, y contra el Decano, aprovechando un barullo del área. Dos dianas que evidencian la capacidad del central para permanecer activo hasta el final de los encuentros, la Zona Cesarini en la que tan mal lo pasa normalmente el Club Deportivo Lugo. 

En los informes que se manejaban en la secretaría técnica que conforman Luis Helguera y Tino Luis Cabrera se destacaba la regularidad y el profesionalismo de Alberto Rodríguez.

Los atributos y la hoja de servicios del central que está a prueba con el club albivermello suscitaron el interés de la cercana UD Las Palmas en marzo de este año. En los informes que se manejaban en la secretaría técnica que conforman Luis Helguera y Tino Luis Cabrera se destacaba la regularidad y el profesionalismo de Alberto Rodríguez. Cuando su nombre fue puesto sobre la mesa de la entidad insular, el entorno de la misma reaccionó con confianza, defendiendo que el jugador del Tamareceite estaba preparado para par el salto a pesar de su inexperiencia en Segunda División. 

En principio, la base de aterrizaje en el fútbol profesional no será el equipo de su tierra, sino el CD Lugo, que podría incorporarlo como pieza para el eje de la zaga. Alberto Rodríguez tuvo una nueva oportunidad para ganarse la confianza de Rubén Albés ante la SD Ponferradina en el segundo partido de pretemporada del CD Lugo, un encuentro que iba a disputarse en principio en Vilalba, pero que finalmente tendrá lugar a puerta cerrada en Ponferrada. Un duelo en el que mostró como un jugador seguro, capaz de jugar tanto de central derecho como izquierdo, con buen desplazamiento de balón, aunque conservador en las decisiones, lógico en un jugador que quiere demostrar, pero no errar, para conseguir la rúbrica del contrato profesional que ansía.

Comparte:

Deja un comentario