Artículos

CD Lugo: Estamos todos nerviosos

por Borja García Varela 14 abril, 2021
Jugadores del CD Lugo celebran un gol en piña

En el entorno del CD Lugo estamos todos nerviosos, tensos. Sí, está claro que la situación del equipo es complicada, que nosotros mismos caminamos hacia la boca del lobo quizá con decisiones equivocadas, o precipitadas, o sin el suficiente tiempo de maduración para tomarlas, o qué sé yo. Pero lo cierto es que vamos cuesta abajo y con los frenos del autobús albivermello gastados.

A toro pasado todo es fácil de arreglar. “Ay no, no, no, no, no, no, no. Yo no me hubiera cargado a Juanfran tan pronto porque claro, apenas tuvo tiempo para hacer nada y los chavales estaban con él, mira lo que puso este en el Instagrán y blablablá”. “Es que claro, Nafti lo hizo mal, pero, ¿quién no se saltó las normas alguna vez? Por favor, que no llevaba tan mala racha. Yo no lo hubiera echado”.

En la barra del bar todo es más fácil, y todos tenemos conocimientos suficientes para asesorar, del mejor modo, cómo superar rupturas de pareja, saber cuál es la mejor hipoteca, arreglar los problemas sanitarios a nivel estatal, autonómico y municipal, qué rutina de gym es mejor para cada persona y, por supuesto, cómo gestionar todos y cada uno de los estamentos de un club de fútbol. Por supuesto yo, Borja García, soy siempre el primero y el que más sé (para más consejos acudan a mi perfil de Twitter).

A toro pasado todo es fácil de arreglar: Yo no me hubiera cargado a Juanfran.

El caso es que la dinámica que lleva acompañando al CD Lugo durante los últimos partidos es la del derrotismo y tremendismo. No se está tranquilo y se está dando todo por perdido desde hace tres o cuatro jornadas. Se está polarizando la situación y la bola de toxicidad se está haciendo cada vez más grande y pesada. Y está cogiendo inercia. Y eso no mola.

Confusión CD Lugo

Yo estoy confundido. Llevo unos días confundido, con unas sensaciones extrañas respecto a todo esto. Me está costando mucho aceptar toda la situación del CD Lugo. Me niego a reconocer que se nos está poniendo la misma cara que se le puso al Depor la pasada campaña cuando precisamente estaba Luis Cesar guiando y que, como sigamos así, vamos a dar a la B inexorablemente.

Luis César cuando entrenaba al Deportivo y no al CD Lugo.
Luis César cuando entrenaba al Deportivo y no al CD Lugo. | Foto: RCD Deportivo.

El problema es que hay que tragarlo, es lo que hay ahora mismo. Y aprendí que, para evitar el sufrimiento, hay que practicar la aceptación exponiendo las cartas y visualizándolas para poder aportar soluciones.

Y, como comenté antes, no sirve eso de solucionar cosas a toro pasado. Más que nada porque nada de eso existe ya y la razón nos la vamos a llevar siempre nosotros mismos y eso no nos soluciona nada. ¿Qué utilidad tiene que los que antes criticaban a Nafti y querían verlo fuera ahora lloran por él recordándolo mientras se echan las manos a la cabeza? Ninguna.

Entonces, ¿qué hacemos?

Una cosa tenemos que tener clara. Luis César Sampedro, el día que firmó por el CD Lugo, no quería verse así por mucho que insista en que está contento y que las cosas salen como él quiere. Los jugadores ni que decir tiene; Tino Saqués, tampoco. Y nosotros, los aficionados, mucho menos.

Reflexionaba el otro día en Twitter que percibí un bajón generalizado al finalizar el partido contra el Málaga. Ver las expresiones de los jugadores, incluso de los capitanes, me desmoralizó. Efectivamente no sé cómo están las cosas dentro. Intuyo que no demasiado bien, intuyo que hay preocupación y que el matrimonio con Luis César no es de comer perdices.

Es más, es muy probable que se esté pasando por un momento bastante más delicado de lo que pensamos. La dinámica no mejora, la confianza aminora y el tiempo se va acabando.

Con todo esto no pretendo quitar a nadie los ánimos. Simplemente me apetecía (necesitaba) ordenar un poco las ideas y los sentimientos y tratar de racionalizar un poco la situación desde un punto de vista sosegado a ver qué salía.

Aporte soluciones al CD Lugo, por favor

No puedo. Lo único que puedo hacer recordar(me) que nos encontramos fuera del descenso, que tenemos un enfrentamiento en casa ante un rival directo el sábado, que todavía hay veinticuatro puntos en juego, que jugaremos en el Anxo Carro frente a Cartagena y Mirandés, que nos veremos las caras contra Albacete y que (y eso sí me parece capital) la misma plantilla que batió récords con Nafti en la época de Brad Pitt es la misma que está ahora.

No creo que sea necesario un arrebato de pasión ni de épica al tal momento, yo creo que lo que hace falta es un ejercicio de sensatez, de reflexión y de realidad. Remojarse la cara con agua fría y ver lo que hay, lo que queda, a todo lo que hay que enfrentarse y con eso ordenar ideas, mover las piezas que sea necesario y mirar para adelante. Apartar la mala vibra y respirar.

Nosotros, como afición, creo que debemos de acompañar a los jugadores y hacerles ver que aunque no ocupemos nuestras localidades dentro del campo, estamos ahí. Y que pueden contar con nosotros.

Recibimiento albivermello

No os olvidéis que el sábado 17, a las 12:45, se organizará otro recibimiento en el parking del Anxo Carro para animar a nuestros jugadores y transmitirles la fuerza y confianza que necesitan para ganar al Alcorcón y regresar a la senda de la victoria.

Foto principal: Xesús Ponte (El Progreso).

Comparte:

Deja un comentario