ActualidadArtículos

Naft Punk, casco albivermello

por Denís Iglesias 27 febrero, 2021
Daft Punk réplica Love Props

Esta semana Daft Punk, el grupo más influyente de la música electrónica, ponía fin a su carrera. Un apagón tras casi tres décadas de samplers, pistas metálicas y una estética inconfundible detrás de un casco dorado y uno plateado. El primero, para Guy-Manuel de Homem-Christo, el bajo del grupo; el segundo, para Thomas Bangalter. Una coraza para la timidez, una joya del marketing y una construcción de un estilo más allá de lo terrenal. Sin ellos, por buena que fuera su música, serían dos franceses flacuchos a los platos. ¿Qué nos demuestran? La importancia de dotar a tu oficio de una historia, con protagonistas, antagonistas y un camino por etapas. ¿Y si nosotros tuviéramos a nuestro propio Naft Punk?

Los escenarios sin público no ayudan a elaborar muchas metáforas, pero la temporada del CD Lugo tiene varios puntos que ayudan a construir un relato. El propio Mehdi Nafti se ha esmerado en contener el optimismo y la posesión a partes iguales. Regularizando el esfuerzo y el goteo de puntos en una dinámica a la que el aficionado albivermello no está acostumbrado. En el Anxo Carro se ha vivido al límite en las últimas temporadas, con el agua al pescuezo desde mitad de temporada tras arranques taciturnos. O bien se han aprovechado las rentas de primeras vueltas excelsas. Hasta ahí.

La táctica de la cosecha continua, con puntos que no responden a ningún tipo de lógica, es nueva y por eso genera incerteza en el seguidor lucense. La frontera con la parte baja se mantiene con alteraciones que dependen del enorme ecosistema de equipos que, como el CD Lugo, luchan por mantener el tipo en la categoría. Hay partidos que invitan a la reflexión y otros se cubren con un manto de decepción. Pero el espíritu competitivo se mantiene intacto en un año de acoso arbitral y transición forzosa tras dos temporadas de absoluto sufrimiento.

El aficionado del CD Lugo está acostumbrado a vivir en una montaña rusa emocional diferente a la rutina de goteo de este curso

Nuestra psicología de montaña rusa no acepta estas medias tintas. Y menos, a distancia, por la TV, donde no podemos descargar la iracunda rutina. Por eso invitamos a Nafti a pasar de fase y convertirse en Naft Punk. No supone volver al estadío de Brad Pitt original, una aberración mediática que olía a oportunismo desde lejos. Naft Punk es un tipo pragmático, como lo era en Badajoz o en anteriores destinos. Un robot con una tropa de androides programados para la permanencia. Puede que se produzca la rebelión de las máquinas y el universo de Segunda se destruya con un aliento de promoción. Pero no hay que engañarse con los objetivos codificados.

«No queríamos hacer más trabajos de mierda», sostuvieron Daft Punk desde el inicio. Algunos críticos de pacotilla considerar como frívolo el truco de ponerse un simple casco, pero consiguieron darles un sopapo con toda una iconografía desarrollada en videoclips y todo tipo de apariciones. Una férrea identidad dual que les permitirá retirarse a su vida de seres humanos sin necesidad de dar conversación y entrevistas. El CD Lugo debe ser eso, un equipo «no-friendly», sin mensajes de «buen viaje de vuelta», con la rotación acostumbrada de efectivos y militar.

Es inexplicable que el conjunto de Nafti haya roto todos los registros de tarjetas esta temporada sin ser un equipo violento. Ni por presente ni por tradición. Saberse los rimbombantes nombres y apellidos de los colegiados no ayuda. Tampoco excusarse solo en ellos para justificar los empates o las derrotas. Por eso Naft Punk debe pensar más allá de «que el sol va a salir» por uno y otro lado y defender cada punto con el contexto que tiene. Más allá de las dinámicas y las estadísticas, que son bastante perversas. El solo hecho de elegir hasta determinada semana para que salga el número más bajo es tan crítico como el EGM, pero la inversa, donde todos los medios de comunicación ganan.

«Harder, better, faster, stronger»

Cada partido, un escenario. ¿No se debe exigir al CD Lugo que irradie triunfalismo en el Juegos del Mediterráneo? Igual que ante la UD Logroñés en este panorama descafeinado de locales y visitantes sin color. El conjunto de José Gomes llega a este encuentro tras dos derrotas ante el CD Leganés (2-1) y el RCD Mallorca (2-0). ¿Hacen temblar los cimientos del proyecto de Turki Al-Sheikh? No, porque éste va más allá de lo que ocurre en 15 días.

Turki Al-Sheikh ha abandonado la excentricidad pero la insipidez de los resultados provoca intranquilidad en palacio

Es uno de los primeros jeques, sino el primer gran inversor extranjero que se ha identificado con la comunidad que saltó tras hacerse con el club. Y lo hizo tras sonoros derrapes asesinando todo tipo de entrenadores, promociones bastante poco occidentales y delirios de sorteos de coches que invitaban poco a la integración. Pero más allá del dineral ha asentado un proyecto que camina hacia algún lado. De nuevo, la importancia del discurso, aunque éste resulte más aburrido de toda la jerigonza anterior.

Turki Al-Sheikh, en modo helic´óptero

Pero el Almería está en un punto similar de convivencia entre el éxito y el fracaso. No ha sido inferior a ningún equipo, ni siquiera con los que se disputa el ascenso. Pero solo le ha ganado al Rayo Vallecano. ¿Es suficiente como para que el ministro saudí se marche a Palacio y tire todo por la borda? No debería. En el ideario indálico hay también una queja explícita sobre el ejercicio arbitral. Demasiadas semejanzas, aunque Saqués lo más cerca que ha estado de Oriente es de Baralla Saudí.

Lo único que espero, más allá de la clasificación, es que Nafti no pierda nunca el sentido rectilíneo de su doctrina. Transversal, aunque a algunos le incomode, a la mayor parte de la afición albivermella. O por lo menos a aquella que quiere sufrir menos de la cuenta. Ahora bien, si alguno quiere creerse películas de all star y pensar que jugamos con el Brasil del 70, va a llevarse un gran disgusto. Nunca le pediría a Daft Punk quitarse el casco, porque se reduciría a cenizas. Nunca le pediría a Naft Punk que se calle o se contenga, porque bastante hemos vivido en la mediocridad en épocas anteriores. Por eso, solo nos vale: «Harder, better, faster, stronger».

Datos UD Almería – CD Lugo

UD Almería (3º, 49 puntos) vs. CD Lugo (13º, 33 puntos)

Último enfrentamiento: J3 CD Lugo 0 – 2 UD Almería (Akieme y Aketxe)

Rachas actuales: CD Lugo (E D E D V) vs. UD Almería (D D V E D)

Árbitro: Dámaso Arcediano Monescillo (Castilla-La Mancha)

Partidos dirigidos al CD Lugo esta temporada.

Málaga 2 – 2 CD Lugo y CD Lugo 0 – 0 Sporting.

Bajas UD Almería: todos disponibles.

Bajas CD Lugo: El Hacen y Borja Domínguez por lesión; Arvin Appiah por la cláusula del miedo; duda sanción de Hugo Rama y Bakary N’Diaye sin convocar.

Comparte:

Deja un comentario