ActualidadArtículos

Nafti y la roja a Campabadal: «Con uno menos hemos sacado más virtudes; ¡hoy los Brad Pitt son ellos!»

por Denís Iglesias 15 noviembre, 2020
Momento de la expulsión de Campabadal

Cuando el CD Lugo ganó al Girona 3 – 0 después de quedarse con diez jugadores el rival, Nafti advirtió de lo difícil que era meterle tres tantos en 45 minutos a un equipo en inferioridad. Su comentario tuvo vigencia en el empate por 1-1 ante el CD Tenerife, en el que los albivermellos jugaron todo el encuentro con uno menos por la expulsión de Hugo Rama. Volvió a tenerla en el partido ante el Albacete, en el que el equipo lucense disputó toda la segunda mitad con desventaja numérica por la roja a Campabadal.

«No estoy convencido de que hubiéramos ganado este partido estando 11 contra 11. Lo que pasa es que al estar con uno menos hemos sacado unas virtudes que no vi en el primer tiempo», afirmó en rueda de prensa el francotunecino. La roja a Campabadal fue completamente injusta. Ni siquiera tocó al rival. Pero Vicandi Garrido, en connivencia con el VAR administrado por López Toca, firmaron un absurdo que condena a este invento a los Premios Darwin. No fue la única decisión polémica que provocó hasta la caída de #RadioLGV.

En la primera mitad, Diego Alende cometió un penalti sobre Álvaro Jiménez que tampoco fue revisado. Sí acertó en la pena máxima que Álvaro Benito cometió sobre un fulgurante Chris Ramos y que transformó brillantemente Manu Barreiro para darle los tres puntos al conjunto local. «Tendría tantas cosas que decir que me voy a callar», se autocensuró Nafti tras el encuentro, aunque repreguntado por esta cuestión evidenció el trato inquisitorial que el colectivo arbitral tiene con el resto del universo fútbol.

¿A ti te ha parecido roja? Tú lo puedes decir, a ti no te van a sancionar

Nafti a un compañero de la prensa

«A ti no te van a sancionar… ¿Te ha parecido roja? Tú lo puedes decir y no te van a sancionar. Nosotros todo lo que hemos comentado sobre el arbitraje lo hemos hecho entre nosotros. ¿Para qué me voy a quejar? ¿Qué voy a sacar? No podemos desgastar a los profesionales. Perdemos siempre. A veces hay que saber jugar cuando tienes adversidades. Lo mismo que yo he visto, todos los compañeros lo han visto», dijo el técnico albivermello mordiéndose la punta de la lengua. Aunque siempre con la elegancia que caracteriza al Bratt Pitt ‘calvito’: «¡No, hoy los Brad Pitt son mis jugadores! Son héroes. Yo no estoy en el campo. Les ayudo a tener un plan de partido, pero los que ganan los partidos son ellos. ¡Han demostrado que son un súper equipo!».

Nafti prefirió redistribuir las energías de la protesta por la roja a Campabadal a la celebración del tanto de Manu Barreiro. Una carrera eufórica e impulsiva. Casi espasmódica en la que rompió su serio rictus: «Ha sido una felicidad tremenda. ¡He sentido mucha felicidad por mis jugadores. Puede que no hayáis visto esa parte mía, pero ha sido un completo desahogo. A veces me pongo el traje de aficionado y niño y disfruto como el que más».

Aunque el entrenador nacido en Tolouse se vea sólo como un gestor de la hoja de ruta, sus cambios volvieron a ser decisivos en el devenir del encuentro. La introducción de Chris Ramos fue el revulsivo que el CD Lugo necesitó para desmontar a un Albacete incapaz de hacerle daño al bloque duro local. Pero lanzó un aviso a todos los que reclaman la titularidad del gaditano.

«Sabemos las cualidades que Chris tiene. Por eso lo liberamos de tareas tácticas para explotarlo como mejor rendimiento da. El chaval todavía está verde. Por ejemplo, en la capacidad para entender mejor el juego. Pero tiene unas cualidades de velocidad y profundidad tremendas. En el segundo tiempo estaba claro que el rival iba a ir a por el partido y que iba a dejar situaciones de contra en las que Chris es letal», defendió.

Así, tras una primera parte dubitativa, en la que el Albacete llevó la iniciativa, el CD Lugo volvió al naftismo más puro en la segunda mitad: «Hemos estado más disciplinados. En la segunda se repitió el orden de bloque a nivel defensivo. Pasó como contra el Tenerife. También es verdad que es más fácil defender bien que atacar bien. Eso nos ha beneficiado aunque también te pueda condicionar. Hemos tirado de esfuerzo, fe, entrega y corazón que los chicos han puesto para darnos los tres puntos». Un triunfo de coraje que ha permitido dormir a los albivermellos en puestos de playoffs de ascenso: «¿Ah, sí? Pues mira, nos tomaremos algo».

Comparte:

Deja un comentario