ActualidadArtículosPrevia

Previa CD Lugo – Girona FC: enemigos íntimos

por Borja García Varela 20 octubre, 2020
Francisco y el puma son enemigos íntimos cd lugo

Lugo es una ciudad a la que cuesta llegar. Es un lugar al que los que tienen que pasar una larga temporada aquí llegan llorando -según reza el dicho-, incómodos y con un nudo en la garganta. Excepto el Girona FC, que se planta siempre en el Anxo Carro con pasión y con ganas de seguir demostrando a los albivermellos que nos tienen tomada la medida.

Lo que sí es cierto es que los enfrentamientos entre Lugo y Girona fueron aumentando gradualmente la intensidad con el paso de los años hasta haberse declarado abiertamente enemigos íntimos. ¿Por qué enemigos íntimos?

Si nos remontamos al histórico de encuentros, cada visita catalana al Anxo Carro se saldaba casi siempre con victoria visitante. A priori no debería de resultar algo sumamente extraño: un equipo de mayor entidad y filial del City pone en su sitio a un recién ascendido y humilde de la categoría. Bien, sin más.

Aparece Isaac Becerra como primera figura discordante. Sus formas en el campo y sus aspavientos nunca han pasado desapercibidas para nadie y mucho menos para el respetable albivermello, aunque normalmente se quedaba en trifulca usual. No, todavía no se hablaba de enemigos íntimos.

Fran Sandaza es la segunda figura protagonista. El toledano abandona el equipo luego de no haber encajado «en el modelo estándar del Lugo» y recala en Girona, claro. Las declaraciones no sentaron bien en la ciudad y se convirtió en uno de los primeros odiados de la nueva era. Para más inri, nos marcaba goles y los celebraba como si la final de la Champions. Gasolina para el fuego.

Caballero declara la guerra

Si no estaba ya la cosa muy bien, Caballero se encargó joderla aún más. Declaró la guerra definitivamente con aquel gol en los instantes finales en Montilivi que privó a los catalanes de ascender a Primera División en la 14/15. A partir de ahí sí ya sí: enemigos íntimos. Comentó en la Estación 1953 respecto a aquel partido que “el futbolista siempre quiere ganar”, que no concebía pasarse trece horas en un autobús para no darlo todo. “¿Qué voy a ir a Girona a pasear, a que me ganen? No me entra en mi cabeza”.

El final del capítulo lo conocemos todos: agresión a un línea, partido suspendido, declaraciones en zona de prensa, reanudación del partido unos segundos con un público que ni los leones del Coliseo y final. Todos corriendo a vestuarios y otras trece horas de vuelta.

Viejos amigos

Pero no todo van a ser hostilidades en el conjunto catalán. Son varias las personas que vistieron la elástica albivermella y que allí se encuentran hoy en día.

Jordi Calavera es uno de esos jugadores que por donde pasan dejan huella. Y ya no solo por sus cualidades como futbolista al tratarse de un lateral rápido, potente y con profundidad; sino también porque es una de esas personas que enamoran. Su conexión con la grada el año que visitó la albivermella fue magnífica, siendo coreado por el respetable partido tras partido. Llegó a convertirse en uno de los mejores defensas de aquella campaña. Regresó a Éibar a final de temporada para que los armeros le buscaran destino al año siguiente en el Sporting de Gijón.

Al igual que Juan Carlos. Un tipo sobrio que llegó a Lugo sin hacer demasiado ruido pero que se convirtió en uno de los importantes en aquel CD Lugo, así como uno de los porteros más deseados de la categoría. Además de por su habilidad bajo palos, uno de los momentos más recordados del alcarreño fue cuando anotó el tercer gol lucense desde el centro del campo al Sporting de Gijón. Además, coincidió con Francisco en Lugo en la temporada 16/17.

El recuerdo que se guarda en Lugo de Francisco es el de una persona cercana, comprometida y muy pasional. Uno de los mejores entrenadores que pasó por el banquillo del Anxo Carro. Hace unos meses se pudo sentar en el andén de la Estación 1953 ofreciendo al público una conversación tremendamente honesta y tranquila. Francisco llegó a Lugo de mano de Víctor Moreno con el que guardaba (y guarda) una gran relación “hablamos muy a menudo”, declaraba; pero la marcha del director deportivo aceleró la situación y el posterior abandono de la entidad. Reconoce que a pesar de “las disputas y la tensión, Tino hizo mucha fuerza porque me quedara en el club, pero yo tenía muy decidido que me quería ir”. Afirmó también que no le importaría regresar al CD Lugo siempre y cuando hubiese un “proyecto deportivo ambicioso”.

Ahora en Girona parace que encontró ese proyecto ambicioso con el que ascender a Primera División, a pesar de quedase a la puertas la campaña pasada.

Qué se va a encontrar

El Lugo se va a encontrar a un equipo fuerte y con el carácter que imprime Francisco a sus equipos. Trabajado, competitivo y con buenas ideas. Peligroso y efectivo en ambas áreas, haciéndose fuerte desde la defensa. Su táctica sigue pivotando en torno a la seguridad defensiva con carrileros de largo recorrido. Tanto en el centro del campo como en la zona alta, Francisco dispondrá de gente con mucha movilidad. Es probable que utilice un 4-3-3.

Stuani sigue siendo la referencia en el campo pero no viajará al ser baja por lesión al igual que Muric, Juanpe y Aday. Tampoco estará Yan Couto (convocado con la sub-20 de Brasil). Ocupará su lugar Sylla.

A pesar de las bajas, el conjunto catalán visita la ciudad amurallada con buenas sensaciones luego de vencer al Oviedo por la mínima en Montilivi en la última jornada y a un más que probable rival directo la jornada anterior en Butarque, el todopoderoso Leganés.

Posibles alineaciones

Ilustra la noticia Pablo del Valle, autor de la sección Nafti Barber Shop.

Comparte:

Deja un comentario