ActualidadArtículos

La prudencia de Nafti: «El Lugo no puede olvidar el sufrimiento de la permanencia de años anteriores»

por Denís Iglesias 25 octubre, 2020
Mehdi Nafti, en sala de prensa de Las Gaunas.

La prudencia de Nafti es una de las virtudes manifestadas por el entrenador francotunecino. Como punto intermedio entre la euforia, los cambios extraordinarios y anticipo para los bajones que vendrán. La prudencia de Nafti está encuadrada en el término aristotélico de la «virtud» (areté), «el justo término medio» entre dos actitudes extremas a las que denomina vicios. En los que es fácil caer por culpa de la pulsión que provoca el fútbol.

«Tenemos que seguir trabajando desde la humildad. El Lugo no puede olvidar el sufrimiento que ha tenido para lograr la permanencia en las temporadas anteriores. No vamos a pensar que somos unos cracks, porque el golpe o la torta pueden llegar muy rápido. Vamos a disfrutar, descansar, volver a casa y centrarnos en el siguiente partido contra el Tenerife«. Así se expresó el revolucionario entrenador del CD Lugo tras tumbar a la UD Logroñés (2-3). Su tercera victoria en los tres encuentros que lleva al frente del equipo. Secuencia que el conjunto albivermello sólo había conseguido en esta categoría cuatro veces (dos con Setién, una con Luis César y otra de cuatro triunfos con Francisco).

«Al descanso les dije que teníamos el punto negativo del 1-0 en el marcador y el positivo de que era un partido ganable»

Mehdi Nafti, entrenador del CD Lugo

Esa pasión por el punto medio también la empleó en la lectura del partido. «Al descanso les he dicho que teníamos el punto negativo del 1-0 en el marcador y que el punto positivo era que yo veía un partido ganable. Pero no creáis que ha sido un tema de actitud o mentalidad. No ha habido mucha diferencia entre el primer y el segundo tiempo en ese sentido», aseguró tras ser preguntado, hasta en dos ocasiones, por el discurso mágico que habría pronunciado en el descanso para transformar un 1-0 favorable a la UD Logroñés en un 2-3 propicio para el CD Lugo. Y de paso se quitó la espina clavada que tenía en Las Gaunas, feudo en el que pereció con el CD Badajoz en los playoffs de ascenso de 2018/2019.

La prudencia de Nafti se manifiesta hasta el punto de recalcar los asteriscos de una segunda mitad brillante, en la que el equipo visitante aplastó al local con una demostración de coraje y tacticismo que el aficionado albivermello no recordaba. «Hemos tenido, nada más arrancar el segundo tiempo, tres o cuatro ocasiones en cinco minutos. Eso ha hecho dudar al rival. (…) Pero hemos permitido llegar al rival en dos o tres ocasiones de gol. Con un tiro al palo y una ocasión que ha pasado cerca del mismo. Además de dos penaltis que podemos evitar. Tenemos que recuperar el bloque y el control de juego que hemos tenido en los partidos anteriores».

Son comentarios para evitar que un momento dulce se convierta en empalagoso y confiado. No piensen que sólo resalta la moderación de los malos momentos. La prudencia de Nafti es también elogiar sin que nadie se lo pida a los que están: «Este equipo ha dado un paso adelante a nivel de juego. Va creciendo y estoy muy orgulloso de los chicos. (…) Obviamente estoy feliz. Pero más que las victorias, lo que me hace feliz es ver a mis jugadores felices. Es una alegría tremenda».

Hoy teníamos el lujo de que en la grada estuvieran Seoane y Pita. Todos los jugadores quieren tener minutos y es un auténtico placer

Mehdi Nafti, entrenador del CD Lugo

Y a los que no están: «Gerard (Valentín) sabemos lo que da en este tipo de partidos de ida y vuelta. Es un peligro. También Chris Ramos, con su velocidad. En los últimos partidos todos los jugadores que han entrado han dado un rendimiento espectacular. Pero también hay que reconocer a los que no han estado. Hoy teníamos el lujo de que en la grada estuvieran Seoane y Pita. Todos los jugadores quieren tener minutos y es un auténtico placer. Para mí es muy fácil hacer un cambio».

La prudencia de Nafti con El Hacen

Frente al Tenerife (jueves, 19:00 horas), volverán las mudanzas. La frenética serie de encuentros obliga al continuo intercambio, algo beneficioso para que todos los jugadores tengan minutos. Carga temporal que necesita Moctar El Hacen, llamado a ser uno de los jugadores diferenciales en este curso, pero que parte en desventaja con el resto. Frente a la UD Logroñés disfrutó de sus primeros minutos esta temporada. Acusó una lógica falta de ritmo y desentonó en algunos lances. Aquí también tiene sentido la prudencia de Nafti, que no ha depositado sobre el mauritano un exceso de responsabilidad.

«Lo importante son los tres puntos. Siempre son difíciles en un campo así. En la segunda parte estuvimos más sólidos en defensa y muy bien en ataque», dijo tras el encuentro El Hacen, quien reconoció ir «poco a poco». «Me iré sintiendo mejor en cada partido. El próximo encuentro lo afrontaremos con más más hambre. No queremos parar». Precisamente, el curso pasado el mediocentro anotó contra el CD Tenerife un tanto que valió media permanencia.

El bigoleador Chris Ramos: «Nos reventamos en cada entrenamiento»

Pero si hay un jugador que ha rentabilizado al máximo sus minutos hasta el momento es Chris Ramos, compañero de El Hacen en el Real Valladolid. Lleva dos goles en apenas 55 minutos, un registro impresionante. Va casi a tanto por balón tocado. Y eso que en un principio su cesión se vendió como un añadido en la operación de El Hacen.

«El delantero va por rachas. La verdad es que estoy en una buena. Mis compañeros y yo trabajamos enormemente. Nos reventamos en cada entrenamiento y no damos un balón por perdido. Luchamos cada balón y el fútbol está siendo justo con nosotros», defendió el ariete, que se encuentra en su último año de contrato con el conjunto pucelano, de ahí que este curso sea una reválida personal. Una prueba superada con sobresaliente en sus primeras actuaciones.

Comparte:

Deja un comentario