ActualidadArtículos

Juanfran y Adri Rubio, un despido ‘premeditado’: «No importaba el resultado ante el Mallorca»

por Denís Iglesias 17 octubre, 2020

Juanfran y Adri Rubio quisieron despedirse en rueda de prensa de la afición del CD Lugo. Los hombres milagro de la permanencia del curso pasado, destituidos en la quinta jornada, pusieron líneas al relato de su liquidación en el banquillo albivermello. Un tipo de comparecencia sin subidas de tono que la mayor parte de sus predecesores en el cargo no quisieron o no pudieron hacer. El valenciano y el gallego debieron realizarla, eso sí, de modo independiente en el Gran Hotel de la ciudad amurallada.

«Creo que independientemente del resultado ante el Mallorca estaríamos aquí hablando hoy», aseguró Juanfran, aludiendo a un carácter premeditado de su destitución a pesar de que los resultados no acompañaron al CD Lugo en el inicio liguero. Una única victoria ante el CD Leganés, acompañada de cuatro derrotas ante Fuenlabrada, UD Almería, FC Cartagena y RCD Mallorca así lo atestiguan. Con todo, de las declaraciones del ya ex técnico albivermello se extraen varias conclusiones.

Como que su renovación en verano no fue en los términos que él presumía. Algo que aseguró también François Abdou, representante de los dos entrenadores, en Marca y Deportes Cope. Sin embargo, los 14/18 puntos que permitieron la salvación, el clamor de la afición y la comunión con el vestuario fueron argumento suficiente para que el tándem rubricara su continuidad en Lugo. «Hemos podido cumplir un sueño. No vamos a olvidar nunca el trato que nos ha dado la gente de Lugo y los empleados del club».

«Sólo pedimos el fichaje de Xavi Torres, que llegó hace una semana»

Juanfran salió figuradamente a hombros del Anxo Carro tras la salvación conseguida el año pasado, un hecho que Tino Saqués, presidente albivermello, equiparó al ascenso a la categoría de plata. Sin embargo, el fútbol no tiene demasiada memoria y paciencia ante estos hechos y un verano que ha traído un mercado atípico. Ventana de traspasos confusa que no ha dejado satisfechas a todas las partes. «El único fichaje que pedimos fue Xavi Torres, que nos llegó hace una semana», se apresuró a decir el valenciano, quien se va de Lugo sin haber dispuesto siquiera un once con todos los efectivos. El Hacen y Frederico Venâncio, dos de los refuerzos más recientes, aún no se han estrenado con la albivermella.

«Nos avisa De Cózar que el presidente se había reunido con la junta y que iban a prescindir de mis servicios. Nos pilla de sorpresa», explicó. Y citó una circunstancia expresada por otros predecesores en su cargo: «El presidente no se puso en contacto conmigo. Espero una llamada suya antes del domingo». Ahora Juanfran y Adri Rubio deberán buscar un nuevo banquillo que no podrá ser en el fútbol profesional español. Un entrenador cesado no puede coger otro equipo en la misma temporada en la que fue despedido. Sí podrá ejercer en el extranjero. En Lugo el valenciano vivió su primera experiencia en los banquillos. Antes había ejercido como ojeador del Aston Villa.

«El Lugo tiene el mejor grupo humano de la categoría y van a conseguir todos los objetivos que se propongan (…) Se creó en muy poco tiempo un vínculo entre afición, club y jugadores. Algo que se tarda años», sentenció el noveno entrenador de la Era Saqués. Con una afirmación sobre la que Mehdi Nafti, su sucesor, tendrá que trabajar. El francotunecino es consciente de ello. En su presentación aludió al trabajo que tendrá que hacer en el aspecto psicológico para redistribuir hacia su terreno y figura la unión concebida alrededor de Juanfran y Adri Rubio, un tándem que, pese a su fugacidad, deja poso en la ciudad amurallada.

Comparte:

Deja un comentario