Artículos

Chris Ramos: control de velocidad

por Denís Iglesias 6 octubre, 2020

El cierre de mercado del CD Lugo fue a varias velocidades. Se apretó el acelerador antes de un última día plano en movimientos. El regreso de Moctar El Hacen trajo consigo otro ocupante en el chárter que une, de modo fructífero, Valladolid y Lugo. Chris Ramos (Cádiz, 1997), delantero también del equipo blanquivioleta, jugará también a préstamo en la temporada 2020/2021. Y lo hará también en el Anxo Carro. En el vestuario del equipo lucense coincidirán hasta tres cedidos del conjunto pucelano (el tercero es el central Diego Alende).

La llegada de Chris Ramos parece integrada en el acuerdo que ha permitido el retorno de El Hacen. En la mesa del Real Valladolid había varios (pocos) cromos salientes que aún no habían encontrado un álbum para este curso. Uno era el de este delantero-torre (figura más que conocida en Lugo) con 1,93 metros de altura pero una velocidad punta impropia de estos techos. En su único partido en Primera División, el Girona – Real Valladolid de la primera jornada de la 2018/2019, batió el récord de Iñaki Williams.

El delantero del Athletic Club fijó esa campaña una punta de 33,59 km/h que rebajó Chris Ramos a 33,68 km/h en los 63 minutos que estuvo en el campo (más tarde superada por el ‘Toro’ Acuña del Albacete) Es, sin más, una marca, pero que apunta una de las virtudes de un jugador cuya carrera también ha transcurrido con el velocímetro descontrolado. Con 20 años irrumpió en el CD San Fernando de Cádiz con el que anotó cuatro goles en 13 partidos en la primera vuelta de la temporada 2017/2018. La difícil combinación de altura y velocidad llamó la atención de varios equipos de Primera y Segunda División.

Finalmente acabó echándole el guante el Real Valladolid, que lo incorporó para la segunda vuelta de aquella campaña. Debutó en Segunda División con el ex albivermello Luis César, que acabó siendo reemplazado aquel año por el actual técnico del Pucela: Sergio González. En aquel equipo, en el que también estaba otro ex albivermello como Toni Martínez (nuevo jugador del Oporto), no hubo discusión en el ataque, comandado con mano de hierro por Jaime Mata. El madrileño acabó como pichichi indiscutible de la categoría con 35 goles. Imprescindibles para el regreso del equipo blanquivioleta a Primera División. En la división de plata, Chris Ramos apenas sumó seis partidos y 145 minutos.

Con el ascenso, Ramos tuvo la utópica ilusión de hacerse un hueco en la plantilla de Sergio. Éste le hizo debutar en Montilivi pero acabó saliendo en la ventana estival cedido al Sevilla Atlético. Allí coincidió con Juanpe, otro de los fichajes del CD Lugo en este mercado de verano. Aquel grupo terminó en décima posición con Chris Ramos anotando seis goles en 30 partidos. El conjunto hispalense tenía una opción de compra de no ejecutó. Ramos volvió al Real Valladolid y otro curso más, la dirección deportiva le buscó destino. Cada vez que ha querido entrar por la puerta pucelana se ha encontrado un giro que le ha indicado la salida.

Durante el mercado de verano de la campaña 2019/2020 ya se relacionó a Chris Ramos con el CD Lugo. Medios vallisoletanos informaron de que las dificultades para adaptarse al límite salarial frustraron sus opciones de irse a un equipo de Segunda. Finalmente partió rumbo al CD Badajoz, uno de los ‘cocos’ del Grupo IV de Segunda División B que tan bien conoce el nuevo delantero albivermello. El equipo pacense consiguió clasificarse para la promoción de ascenso a Liga SmartBank con una abrupta destitución de Nafti, reemplazado por Munitis. En los playoffs fue apeado por el FC Barcelona B.

Chris Ramos: desde el centro o la banda

En el conjunto extremeño, Chris Ramos cuajó buenas actuaciones, aunque siempre a la sombra de delanteros como Gorka Santamaría. Las lesiones tampoco contribuyeron a la completa regularidad. Disputó 19 partidos, sólo nueve de ellos como titular, en los que anotó cuatro goles. Uno de ellos fue ante la UD Las Palmas en Copa del Rey, un torneo en el que el CD Badajoz llegó a octavos de final. A pesar de su intermitencia, el delantero gaditano se ganó el cariño de la afición del Nuevo Vivero. En caso de ascenso, el club blanquinegro tenía una opción de compra sobre el jugador.

Una vez más, regreso a una casa que le ha sido ajena estos años. En su último año de contrato con el Real Valladolid volverá a formar fuera de Pucela. Lo hará integrado en un CD Lugo que posee jugadores más contrastados en la categoría como son Manu Barreiro y José Ángel Carrillo. En la competencia también estará Cristian Herrera, cuya salida se ha quedado en intención. Ramos intentará aprovechar la oportunidad para hacerse un nombre en la categoría y construir su futuro a medio plazo como jugador.

Para ello pondrá sobre la mesa su carácter explosivo esperando ampliar sus estadísticas en el apartado goleador. Aunque su posición primaria es a día de hoy la de delantero centro, puede actuar también en banda, tal y como comentó en la entrevista que le hizo Fondo Segunda. Ahí tendría una fuente de minutos para dar descanso a hombres como Puma o Valentín. Dijo sentirse más cómodo llegando a pierna cambiada, desde la izquierda. Será además su primera experiencia en el norte puro, aunque en los últimos años ha habido un largo historial de maletas hechas en la parte sur con destino Lugo. Y a correr, eso sí, con el balón lo más pegado posible al pié.

Comparte:

Deja un comentario