ArtículosScouting

¿Cómo juegan los equipos de Nafti?: la virtud de elevar la confianza grupal

por Colaboración 14 octubre, 2020
Nafti, en su primera sesión como entrenador del CD Lugo.

¿Cómo es Nafti, el nuevo entrenador del CD Lugo?

Por Andrés Rayo (@andresrayo123). Analista de #LigaSmartBank y redactor de Fondo Segunda

Se trata de un técnico cuya principal seña de identidad es el carácter que imprime en sus equipos. Su CD Badajoz tenía identidad, era reconocible. Intenso y muy competitivo, un hueso duro de roer. Un carácter que no equivale a que el técnico tenga un gran temperamento. Transmite carácter desde el convencimiento al grupo, la comprensión y el trato cercano al jugador. Lágrimas y lamentos de jugadores en su despedida del CD Badajoz evidencian que, para muchos de ellos, Mehdi Nafti (Tolouse, 28/11/1978) les ha marcado para siempre.

Nafti, sustituto de Juanfran en el Lugo, llega un 30 de octubre de 2018 para sustituir a Patxi Salinas tras un mal inicio liguero. Un equipo que no estaba diseñado para ascender. Pese a ello, el franco-tunecino hizo soñar al equipo pacense en una temporada en la que, sin que fuera el objetivo primordial, se metió en playoffs de ascenso. Esa temporada llegó a encadenar siete victorias seguidas y una racha de 10 victorias y cuatro empates en 14 partidos. Una segunda vuelta de ensueño y un ascenso que se truncó ante el Logroñés por un gol que no llegó.

No solo no se conformó sino que lo superó. Nafti llevó al Badajoz a las portadas de los periódicos nacionales. El Badajoz perdió en cuartos de final de la Copa del Rey, tras una prórroga de infarto ante el Granada, un empate in extremis y un durísimo castigo. En liga fue cumpliendo con el objetivo de estar cerca del playoffs de ascenso, pero no se asentaba. Unido a que los partidos de copa llevaron al equipo a pinchar en liga, el presidente le cesó tras la eliminación ante el Granada.

¿Qué esquemas utiliza Nafti?

No es un técnico de dibujo fijo. Era habitual ver un 4-2-3-1 o 4-3-3, con un pivote más posicional, un medio de recorrido para la segunda altura y un mediapunta creativo. Eso sí, también apostó por 4-4-2 con doble punta en otros encuentros.

Tal es esa cualidad camaleónica de Nafti que el Badajoz, en el sueño copero, jugó con defensa de tres centrales, dos carrileros largos, línea de cuatro y un punta. Un 5-4-1 inédito en sus más de 12 meses entrenando al cuadro pacense. Esa capacidad de sorprender a todos con un dibujo nunca visto y que funcione ante equipos de primera división es algo que gustó.

Nafti era claro en las ruedas de prensa de enero, una vez iniciada la Copa del Rey: lo que más le importaba era la ilusión de la afición. Y a la hinchada le ilusionaba más, él entendía, seguir vivos en el campeonato copero y que cada ronda fuera una fiesta, en relación a puntos que el equipo perdió en liga cada fin de semana. Concretamente siete puntos.

Los equipos de Nafti no suelen ser vistosos. Son algo más pragmáticos, de presión alta, presión tras pérdida e incomodar al rival

Los equipos de Nafti no suelen ser vistosos, ni llevar el fútbol combinativo al extremo. Son algo más pragmáticos, de presión alta, presión tras pérdida e incomodar al rival. Y sobre todo de momentos. De saber cuando abogar por el bloque bajo, cuando achuchar. Irse adaptando a lo que pide el partido, aunque ello lleve a ser menos ambicioso.

A cierta gente le gustaba más su estilo de juego, a otra gente menos. Pero de lo que no cabe duda es de que el Badajoz, su última gran experiencia, no ha vuelto a encontrar esa identidad que con Nafti sí tenía. Eso sí, la identidad no es lo único para ganar partidos. El técnico se encontrará con una plantilla con muchos nombres nuevos, posiciones menos fuertes y un objetivo claro: la permanencia.

En Lugo puede aportar esa estabilidad y sobre todo la firme fe en sus jugadores. Un experto en sacar el máximo nivel de confianza a sus jugadores. Nafti, desde la cercanía, explotará las virtudes de este CD Lugo.

Reencuentro con Chris Ramos

En Lugo, Nafti volverá a encontrarse con Chris Ramos, delantero cedido por el Real Valladolid. Es un jugador super vertical, con una zancada y una potencia tremenda. Capaz de jugar de delantero centro y en banda izquierda, se convirtió en uno de los mejores jugadores del CD Badajoz siendo suplente, revulsivo. Una pena la lesión que le alejó del verde en su mejor momento. Con espacio a la espalda de la defensa, es letal. Tiene que mejorar la toma de decisiones, ser más frío en los últimos metros, a veces llega demasiado acelerado. Y mejorar sus cifras goleadoras

Comparte:

Deja un comentario