ActualidadArtículos

CD Lugo: It´s very difficult todo esto

por Daniel Martínez Baniela 12 octubre, 2020

Fue en Bruselas, “it’s very difficult todo esto”. Fue Mariano Rajoy. En el entorno de una reunión del Consejo Europeo las cámaras cazaron al entonces Presidente del Gobierno de España hablando con James Cameron, su homólogo británico. Para explicar lo complicado de las negociaciones, Rajoy le espetó a Cameron que “it’s very difficult todo esto”. Llevo desde la noche del domingo dándole vueltas a cómo titular esta pieza, qué frase condensaría mejor el eterno día de la marmota albivermella en lo que a entrenadores se refiere desde la conversión de club a SAD (más sad que nunca últimamente, si atendemos a la lengua de Shakespeare). Como la situación y el bagaje tiene tintes trágicos pero también su punto casi cómico, decidí tirar del presidente que nos dejó perlas como la del vecino y el alcalde. Al menos echarse unas risas.

El Club Deportivo Lugo Sociedad Anónima Deportiva ha cesado a Juanfran. Su proyecto ha durado cinco jornadas. Por fin saldremos en la tele por algo, aunque sea por algo tan triste como ser los primeros del fútbol profesional español en echar a un entrenador. ¿Lo merecía Juanfran y su equipo? Según a quien se le pregunte. Con los números en la mano la cosa aún tiene un pase: cuatro derrotas en cinco partidos, tres puntos de quince y un juego muy mejorable. Pero las clasificaciones no dejan de ser estadísticas, y ya sabéis lo que dijo Churchill sobre las estadísticas: son como los bikinis, muestran datos interesantes pero esconden lo realmente importante.

El Club Deportivo Lugo Sociedad Anónima Deportiva ha cesado a Juanfran. Su proyecto ha durado cinco jornadas.

¿Y qué esconden? Lo primero, que a Juanfran no se le ha dejado tiempo para trabajar su proyecto. No ha podido alinear al central que viene para ser el jefe de la zaga. No ha podido adaptar su sistema a El Hacen, motor auténtico del Lugo que viene esta temporada. No ha podido tener a jugadores importantes al 100% por las múltiples lesiones surgidas. Incluso dudo que se hayan atendido todas sus peticiones en lo que a refuerzos se refiere, aunque esto último entra dentro del terreno de la especulación. ¿Son excusas? No, claro, pero son más datos a tener en cuenta. Si vamos a cesar a un tío con los datos en la mano, al menos valorémoslos todos. Del hecho de dar tan estrecho margen a quien hace tres meses te cogió con pie y medio en la B y te firmó un 14 de 18 con el que no soñaba nadie, mejor no decir nada.

Sea como fuere, Juanfran ya no está. Sería de necios centrar el debate en si Juanfran si o Juanfran no. Este cese no es por si mismo lo importante. Abramos el foco y echemos la vista atrás. A Quique Setién, que llegó a un Lugo muy de andar por casa, lo disfrutamos desde 2009 hasta 2015, bendita estabilidad. A partir de él, el rosario: Luis Milla y José Durán en la 2015-16; Luis César en la 2016-17; Francisco en la 2017-18 y, después, el festival. Temporada 2018-19: Javi López, Monteagudo y Eloy Jiménez con el descenso lamiendo el palo y finalmente la pasada campaña con el propio Eloy Jiménez, Curro Torres y Juanfran. Ahí el descenso ya pegó en el larguero. Eso también son datos.

Proyecto. Difficult. Really?

Aún así, cada nuevo entrenador viene acompañado en su presentación de la palabra «proyecto». Nos gusta el proyecto que propone el entrenador, el entrenador confía en el proyecto del Lugo, el club busca un proyecto a largo plazo con este entrenador. Pero el único proyecto que parece instalado en la casa albivermella es el de convertirse en un trasiego constante de técnicos, de directores deportivos, hasta de jefes de prensa. No se entiende que nadie dé el nivel, que todos mal. Claro que el equipo lleva años asomándose al abismo, pero si se ha cambiado tantas veces de entrenador y la dinámica no cambia, a lo mejor el problema no se soluciona así.

Vendrá otro entrenador al que miraremos con la lupa de su pasado y nos ilusionará mucho, poco o nada según lo conocido que sea. Le desearemos suerte porque esa será la suerte del Lugo, diremos. Escrutaremos a sus equipos anteriores para ver si es ofensivo, defensivo, de toque o al patadón y el próximo sábado a las cuatro de la tarde nos sentaremos delante de la tele a ver qué dispone ante el Castellón. Volveremos, en fin, a esta rueda en la que se ha convertido el Lugo en los últimos años con cada vez menos certezas a las que agarrarse, rezando para que no se nos acaben nunca las ganas de sachar, que ya escasean, y esperando que todo vaya lo suficientemente bien como para no tener que repetir anuncio, despedida y artículo dentro de unos meses. Porque al final tenía razón Rajoy, así it´s very difficult todo esto.

Foto principal: Marca.

Comparte:

Deja un comentario