ActualidadArtículos

Luis Ruiz y la reválida profesional del CD Lugo: de vuelta tras el descenso con el Deportivo

por Denís Iglesias 9 septiembre, 2020

La semana previa al inicio de la temporada 2020/2021 ha sido agitada para el CD Lugo. La dirección deportiva encabezada por Jorge de Cózar ha acelerado en la confección de la plantilla, a pesar de autoconvencerse, como muchos otros secretarios técnicos, de que lo ‘mejor’ está por llegar. Las semanas finales del mercado pueden deparar sorpresa. Mientras tanto, la entidad lucense ha querido llegar al partido contra el Fuenlabrada con los deberes encaminados. Así se explica el fichaje de Luis Ruiz para el lateral izquierdo. Luchará por la titularidad con Roberto Canella.

El onubense -aunque criado en Torrejón- ha sido un candidato inesperado en la Operación Retorno que se ha planteado durante el periodo estival. Sobre la mesa han estado nombres como los de El Hacen, Jaime Seoane o Gerard Valentín. Pero el único hilo que había reenganchado con el CD Lugo era el de Eduard Campabadal, en un ‘ida y vuelta’ corto similar al que protagonizó Josete el curso pasado. El camino de regreso de Valentín parecía otro sino factible pero las dificultades para desvincularse del Deportivo mantienen su fichaje en la lista de espera.

Precisamente el club blanquiazul ha sido la casa de Ruiz durante la última temporada. El jugador de banda llegó libre a Riazor. Como todos los miembros de la plantilla de la 2019/2020 ha despedido un año aciago que ha supuesto un cataclismo como es el descenso a Segunda División B. Deja apenas 14 partidos disputados, sólo siete como titular. Ahora bien, Luis Ruiz acumula casi 100 encuentros en la categoría de plata que ha acumulado con sus dos años en Leganés, su curso en Cádiz, su primer bienio en Lugo y la citada experiencia deportivista.

En su día firmó con el Deportivo un año de contrato y otro opcional que ha rechazado. Esta experiencia en Segunda División ha pesado a la hora de tomar la decisión de su incorporación, certificada en un año en el que deberá acreditar su permanencia en el fútbol profesional. Su candidatura se impuso a la de Roberto Corral, lateral izquierdo del Valladolid Promesas que buscaba a través del CD Lugo su primera participación en Liga SmartBank. De hecho, el conjunto vallisoletano continuará buscándole un hueco en la misma.

El rival de Luis Ruiz en su puesto será este año Roberto Canella, otro jugador con pasado deportivista. Cuatro años más veterano que él. El asturiano compitió en la 2019/2020 por el puesto con dos jugadores ucranianos. Primero, con Orest Lebedenko, promesa sin confirmar que acabó marchándose en el mercado de invierno a su país, cedido por el Olimpik de Donetsk. Después, contra uno de los hijos pródigos del CD Lugo y su antecesor en el cargo: Vasyl Kravets. Contra éste tuvo que enfrentarse Luis Ruiz en su primer año como albivermello (2017/2018).

Kravets no llegó del verano con la mejor forma posible. Así lo reconoció Francisco, entrenador albivermello aquel curso, que optó por alinear a Luis Ruiz por delante del ucraniano. Con él en el campo el CD Lugo llegó a liderar la categoría. Cuando Vasyl afinó su maquinaria, acabó por conquistar la titularidad. Con todo, la partida se saldó favorable al onubense en participaciones, minutos y victorias con ambos alineados. Francisco reconocía en la entrevista concedida a Lugoslavia el abnegado esfuerzo de Ruiz. Un jugador al que colgaba la etiqueta de gran profesional.

En su siguiente temporada en Lugo apenas tuvo participación en la primera vuelta. En el tramo final, tras la salida de Kravets y con Monteagudo y Eloy Jiménez al frente, volvió a encaramarse a la titularidad. Luis Ruiz ha tenido difíciles contrincantes por el puesto. Más allá del ucraniano, estuvo a la sombra de Brian Oliván. En Coruña fue relegado al ostracismo a pesar de los problemas de Salva Ruiz. Fernando Vázquez prefirió tirar de Mollejo y hasta de David Simón cambiando de banda en una defensa de cinco. En su segunda etapa en Lugo buscará ser el jugador que convenció a Francisco.

Volverá a vestir de rojo y blanco. Dos colores que conoce bien de su etapa de formación en el Atlético de Madrid. Llegó a formar parte del Juvenil y militó dos temporadas en el Atlético C. En el segundo filial colchonero coincidió con Dani Aquino, el más destacado de una generación que tuvo, mayormente, como en el caso de Luis Ruiz, el techo en Segunda División. Más allá de los terrenos de juego, el lateral ha demostrado tener un entorno que le estima y compromiso con la afición.

En su primera etapa en el CD Lugo, siempre que jugaba en Madrid, tenía un séquito de amigos que le animaban desde la banda. Algunos con pancartas hiperbólicas que pedían su convocatoria internacional. Un entorno afable y motivador que, si la situación médica lo permite, volverá a darle color a los desplazamientos albivermellos en la capital española. Luis Ruiz también se dejó ver en un encuentro de la Federación de Peñas, en el que se fotografió y conversó con la afición albivermella como ningún otro jugador hizo esa temporada. Estaba lesionado pero no obvió el compromiso.

Recuerdo que fui una de las personas que acudió a buscarlo. Durante el breve paseo hasta el Pazo de Feiras contó que en Torrejón existía una peña no oficial del CD Lugo que se reunía cada domingo para ver sus partidos. Ahora, los del pazo y los del Corredor de Henares le piden que las ponga bien medidas, que suba como si no hubiera mañana y que cuide las espaldas como las de su prójimo. Ah, y si tiene a bien, que se saque un disparo como el que terminó en un gran gol contra el Rayo Vallecano.

Comparte:

Deja un comentario