ActualidadArtículos

Borja San Emeterio, el último de los ‘jugadores pasarela’ del CD Lugo

por Denís Iglesias 10 septiembre, 2020
Borja San Emeterio, jugador del Lugo

Los días previos al inicio liguero contra el Fuenlabrada han sido agitados para el CD Lugo. Sobre todo, en el apartado de llegadas, con los nombres propios de Luis Ruiz, Sebas Moyano y Fran Vieites. Pero también se ha producido una salida en forma de rescisión con Borja San Emeterio como protagonista. El lateral derecho cántabro es nuevo jugador del Numancia en Segunda B tras haber jugado apenas dos partidos con el equipo albivermello. Llegó en 2018 de la mano de Viqueira y su agencia Promosport, como tantos aquel año.

Su equipo de procedencia fue el Sevilla Atlético, del que también vino Giorgi Aburjania. Fueron presentados a la vez. El georgiano como cedido y el lateral derecho cántabro como contratado por tres años. La suya fue una incorporación curiosa si se tiene en cuenta que en aquella altura el CD Lugo contaba con dos efectivos en esta posición: Eduard Campabadal y Serge Leuko. El camerunés se lesionó gravemente a finales de septiembre al romperse el Telón de Aquiles. El catalán había sufrido el curso anterior una rotura del ligamento cruzado.

Borja San Emeterio no ha conseguido entrar en los planes de Juanfran, que tiene en el lateral derecho a Campabadal y como opción a Iriome

¿Era la oportunidad de San Emeterio? Pues no… Al final del mercado de invierno salió rumbo a la Cultural Leonesa. En su lugar, el equipo albivermello consiguió la cesión de Gerard Valentin, hombre del RC Deportivo que no contaba para Natxo González. Hoy, el jugador de banda blanquiazul es un de los oscuros objetos de deseo del CD Lugo. Para ello deberá rescindir el año de contrato que le queda con la entidad deportivista. Seguiría los pasos de un San Emeterio que realizó parte de la pretemporada previa a la 2020/2021 a las órdenes de Juanfran. Valentín parece haberse alejado con el paso de los días.

Pero desde el principio de la pretemporada, Borja San Emeterio no pareció contar demasiado… Y eso que partió como el único lateral derecho puro hasta la repesca de Campabadal. A Juanfran se le escapó al inicio de su primera rueda de prensa: «Buscamos un lateral derecho». Acto seguido fue repreguntado: «¿No cuentas entonces con Borja San Emeterio?». Salió del paso negando la mayor, diciendo que tendría que verlo. Que lo estaba dando todo. Añadió otros tantos comentarios para cubrir su primera afirmación. Con todo, el destino de San Emeterio parecía más fuera que dentro del Anxo Carro. La intención de comprobar su rendimiento se plasmó en el primer partido de pretemporada. Fue el único que disputó todo el encuentro contra la Ponferradina, que terminó con derrota local.

La confianza de Manix Mandiola en San Emeterio

Iriome, en un alto nivel físico, fue ganando enteros desde su rol de carrilero en una defensa de cinco. Es la opción secundaria para Campabadal. Juanfran y De Cózar han admitido que reforzar el lateral derecho no es una prioridad ahora. San Emeterio aportaba polivalencia atrás, ya que también fue alineado en alguna ocasión en pretemporadas como central. Ahora regresa a Segunda B, categoría en la que militó el año pasado, esta vez en las filas del Atlético Baleares. Su temporada resultó más provechosa en todos los sentidos si se compara con su media temporada como culturalista. Disputó 23 partidos, 18 de ellos como titular, con los que superó los 1.700 minutos. A esto hay que sumarle un gol y dos asistencias. Manix Mandiola fue su entrenador. Debió quedar contento con su labor ya que ha vuelto a confiar en él para su nuevo proyecto con el Numancia.

Borja San Emeterio mejoró sus números con el Atlético Baleares respecto a años anteriores

Mandiola, sí, el mismo técnico contra el que el CD Lugo de Quique Setién mantuvo una disputada eliminatoria el año de su ascenso a Segunda en 2012. El entrenador de la gorra acostumbrado a encajar más decepciones que ilusiones. La pasada temporada volvió a quedarse a las puertas de un ascenso tras perder contra la UE Cornellá. Su único objetivo este año pasa por superar la yincana construida por la RFEF de Rubiales por la que tendrá que pasar el Numancia, recién descendido. Y así reeditar el ascenso a la categoría de plata que el eibarrés consiguió con el equipo de su ciudad natal allá por 2011.

A sus 23 años, Borja San Emeterio esperará emprender con los numantinos el camino de vuelta a una categoría en la que ha jugado, además de con el CD Lugo, con el citado Sevilla Atlético y ‘su’ Real Racing Club de Santander, equipo de formación y que también le ha tanteado en este mercado de verano. Siendo racinguista, llegó a ser convocado con la selección española sub-19, junto a su hermano Fede, jugador del Real Valladolid. En 2015 conquistó el Europeo de esta categoría, siendo titular en la final contra Rusia al lado de jugadores como Ceballos, Alfonso Pedraza (también ex del Lugo), Mikel Merino, Vallejo o Borja Mayoral.

Comparte:

Deja un comentario