ActualidadCrónica

Y el derby se lo llevó Eloy. Crónica del Lugo 0 – Depor 0

por Javier Folgueira Lozano 1 diciembre, 2019

Hemos sido muy críticos desde esta cuenta con los planteamientos de Eloy esta temporada, pero hay que decir que en un derby gallego que terminó con empate a nada, del que más cosas positivas podemos decir en esta crónica es precisamente del técnico albaceteño.

A mi particularmente los que me conocen no se me suelen ver muy convenido con lo que pide Eloy de este equipo, pero he de decir que esta vez poco o nada le puedo criticar al míster y ya de entrada, me tengo que descubrir ante él por la valentía del 11 inicial. Independientemente de cual fuese el planteamiento buscado, plantear una mini revolución de inicio como la que hizo poniendo a Leuko y José Carlos en banda y volviendo a situar en el extremo a Iriome es arriesgarse a críticas muy duras en caso de derrota, pero si algo ha demostrado el técnico del Lugo desde su llegada es que personalidad no le falta.

El 11 inicial con 4 defensores «a la antigua», de los de cerrarse atrás y no tener florituras en ataque, contrarrestaba perfectamente el planteamiento de Luis César, que sacrificaba las bandas en favor de Aketxe, pero incapaz de encontrar huecos en la zona central de la zaga lucense, donde Seoane, Peybernes y Djaló pegaban el cerrojazo.

En cambio, en el ataque lucense era todo lo contrario, las llegadas eran por banda con Yanis e Iriome como extremos puros y ya en el minuto 3′ una jugada por banda de Rahmani terminó en un remate de Barreiro que despejó bien Dani Jiménez. Fue la ocasión más clara del encuentro y la que pudo marcar la diferencia.

Tal vez ese fue el único pero que poner a los nuestros, pero que sería clave para el desarrollo del encuentro: la falta de puntería. Decía esta semana Eloy en rueda de prensa que era necesario que el equipo tirase más a puerta y esta vez no nos encontramos con los míseros 2 remates de las últimas jornadas. Esta vez hasta en 14 ocasiones remataron los albivermellos por 12 de los coruñeses, pero la puntería fue nefasta, con solo 2 de ellos a puerta. Hubo ocasiones claras, como un remate lucense desde fuera del área que desvió bien Jiménez o una ocasión de Pita solo dentro del área, pero no supo qué hacer con el balón en esas circunstancias tan poco habituales para él.

En el rival también las hubo, especialmente con algún remate de Mollejo, casi siempre tras jugada a balón parado botada por Aketxe, y al final de la segunda parte con alguna contra, pero si los dos equipos están en la zona baja de 2ª es por algo y los errores en ataque lastraron un partido que finalizó con un 0 a 0 bastante justo.

El caso es que decir que el planteamiento de Eloy es el que más me ha gustado desde que llegó a Lugo cuando la opinión general es que el partido ha sido un auténtico tostón (opinión que comparto) puede sonar algo contradictorio, pero lo cierto es que con lo que había en el campo poco más se podía pedir, y si alguna de las ocasiones de gol hubiese entrado, estoy seguro de que los dos bandos se habrían sacudido por fuerza el miedo a perder y el espectáculo habría sido bastante más vistoso, pero las urgencias de ambas escuadras hacían que no perder fuese más importante que ganar y se notó en los jugadores, más preocupados por no cometer errores que por generar buen fútbol, pero eso es algo más achacable a los que vestían de corto que al míster.

De hecho, si repasamos el equipo en su totalidad, pese a lo «feo» que fue el partido, todos ellos estuvieron a bastante buen nivel.

Barreiro y Herrera tuvieron el punto de mira desviado, pero crearon juego, presionaron y generaron peligro, así que en general buen partido.

Yanis e Iriome hicieron «pupa» por sus bandas sin descuidar el apoyo defensivo y estuvieron a muy buen nivel.

Peybernes y Djaló estuvieron tan seguros como acostumbran y se consolidan como la mejor pareja de centrales del equipo en estos momentos.

José Carlos, pese a notársele algo fuera de lugar en una posición que no es la suya, defendió bien y no tiene nada que envidiar en ese aspecto a Canella o Lebedenko en partidos anteriores.

Pita y Seoane fueron los que peor lo pasaron, en parte por las amarillas vistas ya en la primera mitad según el criterio de un López Toca que fue con mucha diferencia lo peor del encuentro (junto con la mala taquilla por la nefasta gestión de las entradas por parte de los de Saqués), que ya tiene mérito destacar como mal árbitro en un partido en el que no ha influido en el resultado.

Cantero estuvo en su línea habitual, muy seguro y con grandes intervenciones y decisivo para que no se adelantaran los coruñeses.

En resumen, todos estuvieron a buen nivel y el míster también, así que hay que mentalizarse de que a lo mejor Eloy tiene su parte de razón en cuanto a que no damos para más, por deprimente que esto sea, porque el partido en el que a mejor nivel hemos estado ha sido probablemente el más aburrido de la temporada, aunque con un resultado relativamente bueno (o al menos, mejor para nosotros que para el rival).

No obstante, me dejo para el final a alguien: un Leuko que en su reaparición estuvo a un nivel defensivo y de participación y solidaridad que recuerda a su mejor momento. Le sigue fallando la técnica para centrar, pero teniendo en cuenta las circunstancias del partido, el tiempo de convalecencia, etc. si hay que destacar a alguien hoy además de a Eloy, es sin duda al camerunés. Una fantástica noticia el nivel que ha dado en su retorno y que esperemos que se mantenga así mucho tiempo.

Comparte:

Deja un comentario