ActualidadCrónica

Tan largo me lo fiais. Crónica donjuanesca del CD Lugo – Sporting de Gijón

por José Ricardo Carrete Montaña 15 diciembre, 2019

Así respondía Don Juan, en la versión del mito que realizó Tirso de Molina en el Barroco, a quienes le recordaban que en algún momento de su vida le llegaría el momento de tener que rendir cuentas y pagar por los crímenes que cometía (seducción de mujeres, asesinatos de rivales amorosos). La soberbia del personaje le permitió en bastantes ocasiones salirse con la suya, pero en el texto de Tirso moriría abrasado cuando la estatua de piedra de una de sus víctimas lo arrastró al fuego de la condenación. Más conocida es la versión de José Zorrilla, en la que el Tenorio se salva en el último momento al arrepentirse de sus crímenes.

Ver los partidos del Lugo y analizar los planteamientos de Eloy Jiménez lleva a menudo a ver en el técnico de Hellín esta actitud de indiferencia y confianza a pesar de que el destino se encarga a menudo de avisarle. Solo así se puede explicar que siga en planteamientos ultradefensivos y de mantener la puerta a 0 a la espera de un milagro ofensivo. Todo parece diseñado en esa línea: La salida del balón con un pelotazo, que el delantero baje el balón de cabeza y nadie busque la espalda, las dificultades para centrar… Pero los hados son tan tozudos como Eloy y los rivales continúan marcando goles y echando por tierra el esfuerzo defensivo.
Esta misma imagen podemos trasladarla a la grada, donde convivieron (en paz y armonía, como debe ser) aficionados de un club que a menudo parece dar por descontados a sus aficionados con frecuentes afrentas y otro que, sin tener información precisa, parece ir por la vía contraria. El coliseo rojiblanco parecía hoy una extensión del Molinón, con una hinchada visitante muy numerosa y que llevó en volandas a su equipo hasta la victoria con cánticos de ánimo, a pesar del frío y la lluvia. La directiva local debería tomar nota de lo que significa apoyar a un equipo y facilitar que la parroquia de casa pueda hacer lo mismo que hoy hicieron los asturianos.
Así sucedió hoy en el partido contra el Sporting, pues nuestro equipo salió nuevamente dispuesto a que nadie atravesase la meta de Cantero y, sin embargo, todo se torció porque el eje del plan, la defensa, no supo sacar del área un balón bien peleado por Djuka y que acabó en gol por pura insistencia. El Lugo tuvo que improvisar y halló el premio del empate en una maravillosa jugada de Cristian Herrera, que regateó a cuantos defensas salieron a su paso para batir a Mariño con un disparo ajustado y raso. En ese momento Eloy se vino arriba y no dudó en renunciar a sus mejores armas ofensivas para mantener lo conseguido, relegando a Herrera, hasta entonces el mejor del ataque albivermello, a la banda donde no rinde al mismo nivel, pero se repitió la dinámica habitual y los visitantes se llevaron tres puntos en otro error defensivo local en los últimos minutos.

La permanencia va a tardar en conseguirse con esta actitud y estos planteamientos

En resumen, este partido fue otra entrega más de la historia a la que asistimos esta temporada con el Club Deportivo Lugo y Eloy Jiménez. Salir a jugar con la única idea de que la portería acabe a 0 y esperar a que los hados sean favorables en forma de gol a favor. Como sucede casi siempre, el planteamiento no salió bien y hubo que improvisar para buscar una salida a la situación. Con las cosas en su sitio otra vez en forma de empate, nuevamente era momento de nadar y guardar la ropa hasta que la venganza llegó fría justo cuando parecía que el técnico manchego se había salido con la suya. Tan larga le fían a Eloy la permanencia…. y nosotros nos fiamos de que la permanencia va a tardar en conseguirse con esta actitud y estos planteamientos.

Comparte:

Deja un comentario