ActualidadArtículosScouting

Curro Torres, ¿ilusionante o no?

por Javier Folgueira Lozano 27 diciembre, 2019

Pues después de un par de semanas convulsas de navidades, parece que ya tenemos el nombre del nuevo entrenador del CD Lugo. El elegido por Mandiá y Saqués es Curro Torres, un nombre que suena cada vez que el club lucense busca nuevo entrenador. A la tercera parece que irá la vencida y el alemán de nacimiento y valencianista por profesión ocupará el banquillo del Anxo Carro. Os traemos un perfil para que lo conozcáis mejor.

Como decía en la introducción, Cristóbal Emilio Torres Ruiz, «Curro» de nombre de guerra, nació (por circunstancias profesionales de sus padres, según la Wikipedia) en Ahlen, Alemania. Ex-jugador de fútbol, los más viejos del lugar aún tenemos algún cromo suyo de su época de lateral derecho en el Valencia de Rafa Benítez, un auténtico equipazo como no se ha vuelto a ver en Mestalla.

En su faceta de entrenador, que es la que ahora nos interesa, el equipo que más alegrías le ha dado es el mismo que se las dio como jugador, ya que Torres se dio a conocer en el filial del Valencia, un equipo al que llegó en el año 2014 cuando ocupaba puesto de promoción de descenso en el grupo III de la 2ª B. Aunque el equipo mejoró en juego respecto a su antecesor Nico Estévez, en las 5 jornadas que estuvo al frente del mismo no fue capaz de sacarlo de esas posiciones, pero sí logró la permanencia al eliminar en la promoción al Algeciras.
Al año siguiente iniciaba su primera temporada como entrenador principal desde la jornada 1. el equipo mejoraba algo respecto a la temporada anterior y se mantenía sin tantos apuros, aunque tampoco sin demasiados alardes. En esa plantilla del Mestalla 2014/15 se encontraban nombres muy familiares, como Serge Leuko, Jaume Doménech, Salva Ruiz y una hornada de perlas de la cantera valenciana como Fran Villaba, Carlos Soler, Lato o Nacho Vidal.

Precisamente esa nueva hornada de canteranos sería la base en la que fomentaría Curro Torres el éxito de sus dos siguientes temporadas. Sacó lo mejor de un grupo de jugadores apenas mayores de edad y en dos años pasó al Valencia Mestalla de los puestos de promoción de descenso a la de ascenso, pero en el cruce de semifinales un único gol del Albacete dejó a los ché a las puertas de la división de plata, llevándose los manchegos el premio del ascenso.
Estas 3 temporadas en Mestalla fueron un éxito deportivo para Torres pese a no lograr el ascenso, pero probablemente de lo que más agradecidos estén en el equipo de Peter Lim tras el paso del nuevo entrenador del CD Lugo por el equipo sea del salto cualitativo que dieron muchos de sus jugadores en esos 3 años, llegando varios de ellos a la 1ª división, tanto en el primer equipo del Valencia como en otros de la categoría.

Llegada a segunda

El Valencia Mestalla no conseguría el ascenso a 2ª, pero su entrenador no diría lo mismo. En el verano previo a la temporada 2017/18, Curro Torres era el nombre de moda. Su rendimiento con el Mestalla había puesto su nombre en las agendas de muchos clubes de 2ª y el Lugo era uno de ellos. Sonó con mucha fuerza para sustituir a Luis César en el Lugo hasta que se conoció su fichaje por el Lorca, un recién ascendido con un magnate chino a los mandos.

El arranque del Lorca en el inicio de la temporada 2017/18 justificó la buena fama que tenía Torres. Pese a ser la cenicienta de la categoría, su inicio de temporada fue espectacular, con un juego alegre y vertical que hacía las delicias de todos los que seguíamos la por entonces llamada Liga Adelante. El Lorca sorprendía a propios y extraños con un arranque de prometedor, imbatido como local hasta la jornada 8 y plantando cara fuera de casa a rivales mucho más potentes. Su mejor resultado, un 3-0 contra el Cádiz en Lorca. Sin embargo, en la jornada 9 empezó la mala racha. Con solo 2 victorias en las siguientes 10 jornadas, el dueño Xu Genbao perdió la paciencia y decidió destituir a Torres. En ese momento, el equipo era 20º a 6 puntos de la salvación. Llegaría para sustituirle Fabri, que en otras 10 jornadas tendría al equipo en la misma posición, pero a 15 puntos de la salvación y prácticamente sin esperanzas.
Quiero destacar que esta etapa en el Lorca es la que más ilusión me aporta de cara al juego que pueda desarrollar Curro Torres en el Lugo. No seguí su temporada en el Córdoba ni pude ver al Valencia Mestalla, pero sin duda el Lorca de Torres era un equipo que hacía un juego muy por encima de sus posibilidades, con 2 «peloteros» que destacaban por encima del resto: Javi Muñoz y Eugeni Valderrama. Ojalá sea el estilo de ese Lorca de principios de la 2017/18 el que venga a implantar a Lugo, un juego infinitamente más divertido que el de Eloy, aunque los resultados no acompañaran.

Segunda oportunidad

Lo del nombre de Curro Torres asociado al Lugo es, como ya hemos dicho, un clásico de todos los mercados de fichajes. De nuevo sonó en el verano previo a la 2018/19, llegando incluso a reunirse (según nuestras fuentes) con Saqués y Viqueira, pero éstos acabarían decantándose por Javi López.
Esta vez sería Córdoba el destino final del ex valencianista, si bien no había sido él el elegido en principio para liderar el proyecto. La temporada del Córdoba fue convulsa en general y más si cabe en el banquillo. Francisco, el ex del Lugo, era el entrenador fichado por el Córdoba en verano, pero por diferencias con la directiva no llegaba ni a inscribirse con el equipo andaluz, así que José Ramón Sandoval se hacía cargo del proyecto justo antes del inicio de la temporada. Los malos resultados de Sandoval provocaron su marcha en la jornada 14, siendo sustituido por Torres.

Curro Torres cogía al equipo penúltimo en la tabla y a 2 puntos de la salvación. De nuevo en Córdoba los resultados no le acompañaron, siendo destituido en la jornada 27 con los andaluces un puesto más arriba, pero a 6 puntos del Lugo, que marcaba el límite de la zona libre de peligro.

¿Ilusiona o no?

En vista de estos antecedentes, los números de Curro Torres en 2ª son ciertamente preocupantes, pero puestos en contexto, hay que tener en cuenta que en Lorca se hace con un equipo de nivel claramente inferior al resto de conjuntos de la categoría y lo mantiene con opciones de salvación y en Córdoba recoge a un equipo ya muy descompuesto y que había pasado por manos de otros dos entrenadores anteriormente, así que no se le pueden achacar las culpas únicamente a él.
En cuanto a juego, solo puedo opinar por su etapa en Lorca, la única en la que lo seguí con asiduidad.  En esa época, su equipo jugaba con un esquema 4-2-3-1, con 2 medios organizadores, 2 extremos muy rápidos y verticales y un mediapunta creativo y llegador, muy similar al que utilizaba Francisco en Lugo, con Eugeni Valderrama como pieza clave del esquema. Cuando los resultaron no acompañaron, cambió el esquema a un 4-3-3 con 3 organizadores y a un 4-1-4-1.
Por mi parte, sí me ilusiona su llegada y creo que en cuanto a juego supone una mejora considerable respecto a los planteamientos de Eloy. Sin embargo, el tiempo y los resultados determinarán cómo recibirá la afición lucense al que será su 8º entrenador en 4 años y medio.

Comparte:

Deja un comentario