Crónica

Yo soy un enviado del infierno, soy el demonio exterminador. Crónica fatalista del CD Lugo-Fuenlabrada CF

por Javier Folgueira Lozano 16 septiembre, 2019

Por José Ricardo Carrete Montaña

Don Álvaro o la Fuerza del Sino es uno de los principales hitos teatrales del Romanticismo y se estrenó en 1835. Cuenta la historia de un noble de origen indiano que viene a España para recuperar el honor perdido por su padre, virrey traidor al Imperio. Don Álvaro se enamora de Doña Leonor, pero, por una serie de desgracias, mata a varios integrantes de su familia “política”. La obra termina con estas palabras de un enloquecido Don Álvaro antes de quitarse la vida. En el partido que nos ocupa, no hubo una trama truculenta, pero estas palabras bien las pudo haber pronunciado el CD Lugo en el túnel de vestuarios antes de salir a derrotar a un inocente Fuenlabrada CF.

La publicación de los onces iniciales vino con sorpresa, ya que en el equipo local salieron Pita y Jose Carlos de centrales, quizás la pareja que menos se esperaba la parroquia albivermella debido a las varias incorporaciones que se produjeron estos días en ese puesto. El miedo al pelotazo largo, que tanto había dañado al Lugo en las primeras jornadas, se hacía patente observando la velocidad de los delanteros del Fuenlabrada en los ejercicios de calentamiento. Ambas escuadras se copiaron el planteamiento y salieron del túnel de vestuarios con una formación 4-4-2 híbrida (el segundo delantero bajando a mediocampo) que estamos viendo como la dominante este año en la Liga Smartbank.

El inicio fue duro físicamente, con las defensas yendo a parar en seco a los atacantes y sin mucho fundamento futbolístico. Si en los últimos partidos todo se había puesto en contra desde los primeros minutos, la fatalidad se alió esta vez con los de Eloy Jiménez y de un centro que la defensa tenía controlado nace el primer gol. Campabadal pone el balón en el área y Gerard Valentín lo desvía hacia la portería al querer controlarlo. El gol fue decisivo para tumbar al Fuenlabrada, que en el resto del encuentro no mostró capacidad de reacción ni un plan sólido para marcar gol más allá de algún pelotazo a la espada de la defensa.

No pasó mucho más en el campo, de hecho, lo más reseñable de la primera parte fue la lesión del colegiado en el minuto 12. Sintió un tirón y tras probarse durante varios minutos tuvo que dar el relevo al cuarto árbitro, quien tuvo un debut plácido y sin sobresaltos. El fatalismo apareció otra vez en el minuto 32 y tras un maravilloso contragolpe del Lugo subió al marcador el gol de Cristian Herrera, que llegó al segundo palo para empujar un buen centro de Canella tras pared con Barreiro. El pitido final del primer tiempo dio pie a una sonora ovación para los locales, no solo por el buen juego realizado sino también por la eficacia y la tranquilidad que los tres puntos suponían para la clasificación.

La segunda parte sí tuvo chicha y la iniciamos con un intercambio de ocasiones en ambas porterías sin que, milagrosamente, se pudiese celebrar o lamentar algún gol. Eloy Jiménez vio la deriva que estaba tomando la contienda y dio entrada a jugadores verticales como Yanis o Iriome, además de cambiar a un 433 en la parte final de la contienda. Pudo llegar el gol al final con un contrataque en el que hasta tres atacantes locales quedaron solos con el portero, pero el marcador no se movería. Dentro del equipo albivermello hay que destacar la actuación de Gerard Valentín, que se vació en defensa a pesar de actuar como centrocampista sin descuidar labores de extremo con mucho acierto en el regate. También estuvo brillante Álex López, que pese a jugar en banda destacó con el pase largo y corto cual mediocentro.

La victoria desahoga al Lugo en la clasificación y le permite salir del descenso con la oportunidad adicional de tener el siguiente partido también en casa para sumar otros tres puntos. El siguiente rival será la Ponferradina en el Derbi de Os Ancares con ambos equipos empatados a 6 puntos y esperando sumar para mirar más hacia arriba. Espero que este fatalismo que se respiró en el estadio vuelva a ayudar al Lugo en la conquista de más puntos.

José Ricardo Carrete Montaña

Comparte:

Deja un comentario