Sin categoría

Anxo Carro, ideal para madridistas

por Javier Folgueira Lozano 14 enero, 2019

Uno de los clásicos de toda la vida a los que nos enfrentamos los seguidores del Lugo es la mítica pregunta de, ¿pero eres del Madrid o del Barça? cuando nos preguntan por nuestro equipo favorito, porque se supone que hay que ser de uno de ellos obligatoriamente y probablemente un altísimo porcentaje de los lucenses que no bajan al Anxo Carro es seguidor de uno de los dos. Pues bien, tenemos buenas noticias para Saqués, le presentamos la estrategia definitiva para llenar por fin el estadio: a partir de ahora, los seguidores del Real Madrid que no puedan ir al Santiago Bernabeu tienen el mejor sucedáneo posible en el Anxo Carro.

Tal vez no vistamos de blanco, pero sin duda los paralelismos entre ambos equipos son evidentes. Ambos equipos han empezado muy mal la temporada, prescindiendo pronto de sus entrenadores, ambos tienen un serio problema de cara al gol y, curiosamente, ambos han tenido que recurrir a un cambio de sistema este fin de semana, adoptando el 5-3-2 típico de Machín debido a la carencia de efectivos a causa de lesiones y sanciones diversas. Así que ya sabe, si es usted hincha de ese equipo de primera porque le gusta ver a un equipo con poco gol, que saca adelante los partidos no se sabe muy bien cómo y que juega con esquemas que no conocía por causa de las bajas, el Anxo Carro es su campo. Y no se excuse en el frío, porque ayer la grada del estadio del Miño estaba más calentita que la del Bernabeu, tal vez no de temperatura, pero desde luego el público fue bastante menos gélido que el de Chamartín en los últimos encuentros. Además, si gusta usted de la polémica futbolera, tanto Lugo como Madrid pueden excusarse en las decisiones arbitrales para desviar la atención de sus problemas de juego.

Un punto final para los locales que, la verdad, sabe a gloria, porque estuvo muy cerca el Extremadura de llevarse los 3 para su tierra

Ahora en serio, un auténtico desastre el partido de ayer. Difícil de ver, tenso, con mal juego en general y del Lugo en particular. Y con un punto final para los locales que, la verdad, sabe a gloria, porque estuvo muy cerca el Extremadura de llevarse los 3 para su tierra.

Lo chocante ayer es que casi todos los jugadores estuvieron a un muy buen nivel, no fue ese el problema del equipo. En concreto, el problema estuvo en el esquema de emergencia que hubo que adoptar para tapar las bajas.

Salía el CD Lugo ayer al campo con un total de 5 bajas en la línea defensiva: José Carlos y Kravets por sanción, Bernardo vendido al Granada y Luis Ruiz y Campabadal con molestias, así que hubo que recurrir a una línea de 3 con San Emeterio, Viaira y Josete, apoyados por Lazo e Iriome como carrileros. En el centro del campo, la baja de Seoane y el esquema con 3 medios centros dejó sitio para la entrada de Sergio Gil, que acompañaba a Azeez por delante del pivote Pita.

El experimento claramente no resultó y el Extremadura entró por ambas bandas en todo momento sin demasiada dificultad. Afortunadamente, nos habíamos adelantado muy pronto merced a un barullo en el área que aprovechó Pita muy atento.

El constante bombardeo del conjunto visitante sobre el área lucense daba la impresión de que tarde o temprano acabaría por fructificar

Pese a que las bandas no quedaban bien cubiertas por la falta de hábito con el esquema, el partidazo de Pita recuperando balones y Vieira despejándolos hacía que las jugadas de ataque de los extremeños se anulasen sin mayor problema. Sin embargo, el constante bombardeo del conjunto visitante sobre el área lucense daba la impresión de que tarde o temprano acabaría por fructificar y, pese a que se llegó al descanso con ventaja, una gran jugada combinativa de Kike Márquez y Olabe nada más empezar la segunda parte les permitió ganar la partida a toda la defensa albivermella y empatar el encuentro.

Tras el empate, el Lugo recuperó parte del control del juego e incluso tuvo dos muy buenas ocasiones, una en un clarísimo derribo a Lazo que Figueroa Vázquez no vio y otra en un remate de Herrera que éste no acertó a embocar entre los tres palos.

Pese a que el balón estaba más repartido en esta fase del encuentro, el físico y la velocidad de los visitantes les permitía controlar el encuentro y crear ocasiones de gran peligro, hasta que hacia el minuto 65′ llegó el que sería el momento decisivo del partido: en un centro lateral tras saque de esquina, la delantera extremeña consiguió por fin conectar un remate de cabeza, pero el de siempre, Juan Carlos, apareció para desviar al palo lo que probablemente habría sido el gol de la victoria. No contento con esto, en la siguiente jugada otro centro lateral terminó en un penalti de San Emeterio que solo vio Figueroa Vázquez (y que sin duda era mucho menos “pitable” que el cometido sobre Lazo) y el meta alcarreño atajó el buen lanzamiento del “pichichi” Enric Gallego. Ahí estuvo la victoria del Extremadura, pero se topó con dos paradones de Juan Carlos que valieron un punto.

Pese a todas estas malas sensaciones, como ya decía más arriba, los jugadores estuvieron a buen nivel. Mención aparte merecen Pita, Vieira y Juan Carlos, principales responsables de mantener el empate en el marcador con su trabajo defensivo (y ofensivo incluso en el caso de Pita).

Josete y San Emeterio estuvieron bien acompañando al portugués, aunque al lateral cántabro le sigue costando bastante la salida de balón, especialmente en los envíos en largo.

Azeez y Sergio Gil por delante de Pita cuajaron un buen partido, pero el nigeriano no encaja en esa posición por delante del pivote. Sigue siendo clave en defensa, pero no es capaz de distribuir el balón con garantías desde esa posición, justo lo contrario de lo que sucede con Sergio Gil, que reparte juego con muy buen criterio, pero da la sensación de encontrarse incómodo en un rol excesivamente defensivo. En resumen, bien ambos, pero algo perdidos en ese esquema con Pita por detrás.

En los carriles, Iriome sigue sin rendir bien cuando tiene que estar más pendiente de la defensa que del ataque. En cambio, Lazo estuvo a muy buen nivel aprovechando que tenía toda la banda para él solito, algo que parece encantarle.

Y como siempre, el problema está en el ataque. Además, ayer el dominio del Extremadura hizo que en muchas ocasiones la ofensiva lucense pillase a Herrera y Escriche demasiado rezagados en tareas defensivas y apenas generasen peligro.

En conjunto, mucho sacrificio de todos, pero en un esquema muy forzado y que perjudicó al rendimiento del equipo. Desde luego, viendo el desempeño de ayer, para ocasiones futuras parece mejor arriesgarse a una defensa de 4 con Pedro López, Josete o incluso Lazo en el lateral izquierdo que el experimento fallido del 5-3-2 o 3-3-2-1 o como le quieran llamar. Ahora, toca visitar Málaga y, sobre todo, no fallar en los próximos 4 partidos en casa, en los que recibiremos a 4 rivales directos por el descenso. Ganar esos 4 encuentros sería un paso casi definitivo para la salvación independientemente de lo que podamos obtener fuera de casa, así que os animamos a bajar al estadio y animar, porque es ahora o nunca.

Comparte:

Deja un comentario