Artículos

El aficionado enfurecido

por Xabier Piñeiro Neira 13 noviembre, 2015
Tiempo de lectura: 3 minutos

A mi es que el Lugo me da un poco igual. A mi me gusta el buen fútbol, el de Primera, el de verdad. El de aquí es fútbol de aldea. Tengo el Canal + en casa pero me gusta bajar a ver el fútbol al bar aunque no le guste a mi parienta. Cuando entro por la puerta ya se callan todos la boca porque saben que allí mando yo, soy el que más sabe, con diferencia. Papá siempre encima de mamá.

No me gusta demasiado bajar al campo, pero cuando nos dan entradas en la empresa, hay que ir, que luego si no bajas y no te dejas ver hay gente a la que no le gusta, y eso repercute en los negocios. Tampoco me gusta dejar el BMW en el parquin porque te lo puede rayar algún perroflauta de esos que vienen con los bombos. Pero hay que cumplir.

El Milla este me cae bien. Si jugó en el Madrid tiene que saber de fútbol, porque allí hay tradición y se aprende. Ya me dirás lo que sabía Setién, que no salió del Racing de Santander más que para jugar en los perdedores del Atleti. Si queremos ser un club grande tenemos que contratar a gente con buena presencia y que sepa lo que hace. Ojalá Saqués firme algo con algún jeque de eses que meta dinero, hombre, que ese es el fútbol de ahora. Hay que modernizarse.

Ver al Lugo me aburre. No me importa mucho si gana o pierde. Jugar al toque aburre. Cuánto daño hizo el Guardiola! Al campo se baja para que te vean, para darle instrucciones a los jugadores y para cuestionar al entrenador en todo lo que haga. A mí eso de aplaudir no me va, y mucho menos cantar. Eso es de barriobajeros. Si el equipo juega mal, se le pita, como se hizo toda la vida. El otro día le ganaron al Tenerife pero de milagro. Dando pases para atrás, aburriendo a las ovejas. Bueno, carallo, bueno. Eso ni es fútbol ni es nada.

Qué bueno es el Reyes, por cierto. Para Lugo, tener a ese tio por aquí es un privilegio. Defendió a La Roja y se merece una ovación, no como el Llorente, que es del Bilbao y solo va a la selección por el dinero que les dan, que me contó mi cuñado que es bastante. Yo bajé al campo porque jugaba mi chaval, que entrena con los alevines. Estoy negociando para llevarlo al Deportivo o a la cantera del Madrid, porque es buenísimo, pero el entrenador que les lleva ahora no tiene ni puta idea y le deja en el banquillo. Menos mal que cuando no tengo líos en el negocio y puedo ir a ver a los chavales, le pongo las cositas claras al entrenador y a los árbitros, que hay mucho listo por ahí adelante.

El caso es que no se de qué va el Lugo en la clasificación, pero yo soy un aficionado chapó, y no consiento que nadie me diga lo contrario. Si pito, pues pito, porque me da la gana. Me van decir a mi lo que puedo o no puedo hacer. Lo que no puede ser es que con lo que cobran esos tíos no jueguen bien al fútbol. Si metieran a más gente de la cantera y ficharan a 2 o 3 de primera, ya verías como ascendíamos y se llenaba el campo.”

(todo lo arriba escrito es simple parodia, parte de la broma. Hay que reírse de vez en cuando, que es muy sano).

Comparte:

Deja un comentario