EntrevistasExtramuros

Extramuros (I). Dani Cancela, profeta en Hong Kong

por Denís Iglesias 2 octubre, 2015

Nace una nueva sección en Lugoslavia: Extramuros. Son muchos los jugadores que han vestido la camiseta rojiblanca y que por uno u otro motivo han dejado su huella en el club. Este nuevo espacio pretende relatar qué suerte ha corrido cada uno y dar cuenta de su paso por el CD Lugo.

extramuros.

(Del lat. extra muros, fuera de las murallas).

Hong Kong está más cerca de Lugo que nunca. Los más de 10.000 kilómetros que separan ambas localizaciones se han evaporado gracias al fútbol. La brecha se había reducido con el hermanamiento en 2007 entre la ciudad galaica y la urbe china de Qinhuangdao, donde se encuentra el extremo este de la Gran Muralla. Pero la alianza de civilizaciones se completó con la partida de varios ex rojiblancos al Kitchee SC hongkonés, que el año pasado consiguió un meritorio triplete: Liga, Copa de la Liga y FA Cup. El comandante de este éxito fue José Francisco Molina, histórico portero del Atlético y Deportivo.

Uno de los puntales del éxito del Kitchee fue Dani Cancela (A Coruña, 1981), lateral izquierdo que vistió la camiseta del Lugo durante dos temporadas: 2008/2009 y 2009/2010, años en los que empezó a construirse el equipo que posteriormente lograría el imborrable ascenso de 2012. Vivió la transición de la etapa Fonsi Valverde hacia la que inauguró Quique Setién, juez y parte de las recientes glorias del equipo rojiblanco. Compartió vestuario con Manu, Rubén Durán, Tornero, Fernando Seoane y Roberto el Chino Losada, quien al igual que Cancela acabó recalando en el exótico estado asiático.

Losada dejó una honda impronta en su paso por el Anxo Carro, donde estuvo durante tres cursos (2007-2010). Ejerció el rol de la estrella invitada que antes había desempeñado Ángel Cuéllar, actual entrenador del Cerceda y artífice del regreso a Segunda B. Un futbolista con los pies en el suelo, que nunca se dejó enganchar por la nube en la que se tumban los que consiguen llegar a Primera División.

Spanish Kitchee

Y curiosidades de la vida, el Chino acabó su carrera triunfando en China. Tras abandonar el Lugo estaba sin equipo. Entrenaba con la Asociación de Futbolistas Españoles (AFE). Recibió la llamada de Josep Gombau, otro trotamundos. El que fuera encargado de la escuela del FC Barcelona puso la primera piedra del Spanish Kitchee, por donde han pasado jugadores como Ubay Luzardo, Fernando Recio, Jordi Tarrés o el ex lucense Juan Carlos Belencoso, un albaceteño espigado que hizo las delicias de la afición rojiblanca (2011- 2012). La imagen del delantero, perseguido por Zlatan Ibrahimovic en un encuentro amistoso entre el Kitchee SC y el PSG se convirtió en viral.

“Cambié de rumbo en mi carrera futbolística por el simple hecho de probar cosas diferentes. Quería vivir del fútbol y al mismo tiempo adentrarme en una nueva cultura. Surgió la opción de Hong Kong. Lo consulté con mi mujer y compramos el billete sin dudarlo”, comenta Dani Cancela a Lugoslavia, venciendo el desfase de seis horas, al que se ha acostumbrado para hablar con todos aquellos que siguen su progreso desde su Galicia natal. Cumple su sexta temporada en el Kitchee, donde intentará seguir sumando triunfos. El empacho de éxitos recientes no le impide llevar tatuada la ambición a sus 34 años. “Tenemos que ganar la Liga. Llevamos cuatro de las últimas cinco, a pesar de que el club no es uno de los grandes del país”, indica un jugador cuyo referente en su posición es Christian Ziege, un clásico del Bayern Munich de los 90.

‘Mi lengua no está preparada para el cantonés’

“Este año el campeón tiene plaza en la fase de grupos de la Liga de Campeones de la Confederación Asiática de Fútbol (AFC). Es un reto con mayúsculas. Ojalá pueda disfrutar de esa competición. Sería un colofón perfecto a mi trayectoria aquí”, ambiciona Cancela, quien tiene un recuerdo agridulce de la última participación del Kitchee en una competición continental. El equipo hongkonés cayó en los cuartos de final de la AFC Cup.

Más allá del fútbol, el ex rojiblanco confía en seguir dando pasos adelante en su integración en la sociedad de Hong Kong, una región china peculiar, que goza de más autonomía, tiene moneda propia, es capitalista y tiene el inglés como idioma cooficial junto al chino. “Intenté aprender cantonés, incluso fui a clase, pero es imposible. Mi lengua no está preparada para algunos sonidos y el hecho de que una palabra pueda decirse y significar hasta siete cosas diferentes es demasiado para mí. Supongo que para mi hijo, que ya va en segundo año de la guardería, será más fácil. ¡Ya me traducirá él!”, sentencia un tipo afable, dispuesto a transmitir su experiencia a cualquiera que pregunta. Un profeta en tierra ajena, valiente y que ha sido clave en el ya conocido como Hong Kong Barça.

Comparte:

Deja un comentario