Artículos

En el exilio

por Ramón Rivas 8 octubre, 2015
Tiempo de lectura: 4 minutos

Entramos ya en la segunda semana de octubre, y a estas alturas, a pesar de que todavía es pronto, ya se puede ir adivinando el potencial de muchos equipos, por lo que van a estar luchando a final de temporada, el rol que en ellos van a desempeñar varios futbolistas y un largo etcétera. Por eso, en este artículo intentaremos hablar del nivel que están mostrando los 4 jugadores del Lugo cedidos en el Somozas y sus perspectivas de cara a lo que resta de campeonato. Por supuesto, lo haremos sin establecer verdades absolutas, pues en el fútbol, como en la vida, todo puede cambiar en una décima de segundo.

En primer lugar, cabe destacar que el Somozas es uno de los clubes más humildes de los 4 grupos de Segunda B. Acostumbrado al acomodo de la Tercera División gallega, la llegada de Míchel Alonso al banquillo supuso un salto de calidad importante para el conjunto de Ferrolterra, que tras conseguir un brillante ascenso en la campaña 2013/14, la temporada pasada se salvó con mucha holgura después de firmar una segunda vuelta de ensueño.

El inicio de este nuevo curso, sin embargo, parece que se le está atragantando al equipo ahora entrenado por Stili. A pesar de que el Somozas está compitiendo bien todos los fines de semana, los resultados no son los deseados y de momento el equipo se mantiene en los puestos de descenso. La mala racha de cara a puerta de sus dos principales delanteros, unida a la fragilidad defensiva mostrada por el equipo en varias ocasiones, parecen ser las dos razones principales de esta indeseada posición.

Y si hablamos de fragilidad defensiva, desgraciadamente, tenemos que citar a Manu Cedrón. El guardameta rojiblanco, que en principio partía como segunda opción en la portería por detrás del vizcaíno Javier Mandaluniz, tuvo su oportunidad en un partido disputado en el Manuel Candocia frente al Lealtad asturiano, y lo cierto es que las cosas no le salieron demasiado bien. Tras marcharse con un meritorio 2-0 a los vestuarios, en la segunda mitad Cedrón recibió 4 goles que impidieron al Somozas llevarse ni tan siquiera un punto. Si bien es cierto que no se puede culpar al portero de todas las desgracias ocurridas ese día, la verdad es que la actuación de Cedrón pareció no convencer demasiado a Stili, que en cuanto vio que “Manda” volvía a estar disponible para jugar, le entregó las riendas de la titularidad.

Más complejo es el caso del central Julio Camba, que de momento no ha podido tener minutos por culpa de una lesión. La verdad es que hay muchas ganas de verlo después de las sólidas actuaciones que firmó con el Lugo en Segunda y que dieron la razón a Setién al apostar por él cuando había bajas, pero ahora falta por ver si cuando se recupere será capaz de hacerse un hueco como titular en el centro de la zaga. No lo va a tener nada fácil, pues cuenta con competidores del nivel de Antonio López o Álex Bao (ex futbolista del CD Lugo).

Seguimos avanzando, y llegamos a Serge Leuko, sin duda el que mejor se está adaptando de los 4. El camerunés, que ha disputado prácticamente todos los minutos en lo que va de temporada, está dejando unas sensaciones muy positivas y dando muestras de un gran futuro como lateral derecho. Rápido, fuerte, sólido atrás y con mucha garra. Aunque no es un prodigio técnico, su físico portentoso le permite incorporarse en bastantes ocasiones y hacerlo con acierto. Nadie en el Somozas duda de su implicación, pues es el primero en protestar cada jugada y siempre se le ve un rostro concentrado. Pienso que si continúa con su progresión y sigue creciendo como futbolista, en dos años podremos estar hablando de un gran lateral para Segunda División.

Leuko, con la camiseta del Lugo en un partido de pretemporada frente al Somozas. / Foto: ElProgreso.

Leuko, con la camiseta del Lugo en un partido de pretemporada frente al Somozas. / Foto: ElProgreso.

Por último está el caso de Mario Barco, que aunque no es habitual verlo en el once inicial, es siempre un cambio fijo para Stili. Sus condiciones son las de un delantero alto y espigado, y sin embargo ha demostrado una gran capacidad técnica y la voluntad de moverse continuamente alrededor del área para crear pasillos que exploten los jugadores que entran desde segunda línea. De momento no ha marcado, pero tampoco lo ha hecho Quique Cubas. La expulsión del pontevedrés el fin de semana pasado seguramente le abra las puertas de la titularidad a Mario Barco en el derbi frente al Coruxo, y ahí llegará su gran oportunidad para intentar ver portería y demostrarle al entrenador que puede ser la primera opción en la carrera por el 9. Si bien sus actuaciones no están siendo malas, me da la sensación de que es un delantero que se podría desarrollar mucho mejor en campos más grandes y con equipos que no esperasen demasiado atrás, aunque por otra parte no cabe duda de que esta temporada supondrá un aprendizaje impagable, tanto para él como para Manu Cedrón, Julio Camba y Serge Leuko.

Imagen principal: ElProgreso

Comparte:

1 Comment

Deja un comentario