Artículos

Inútil reacción

por Iván Rolle 11 abril, 2015
Tiempo de lectura: 4 minutos

El Lugo exhibió sus mejores armas durante la última media hora de encuentro en la Nova Creu Alta, pero la falta de acierto en el remate y una insípida primera mitad le alejan del “playoff” tras caer nuevamente ante un colista, el Sabadell

Media hora de fútbol de salón es insuficiente para ganar un partido en Segunda División, aunque el que esté enfrente sea el colista. Es la lección que Quique Setién y sus hombres deben extraer de su derrota en la Nova Creu Alta si quieren seguir ilusionando con la posibilidad de llegar a un playoff de ascenso que se aleja, toda vez que la permanencia parece ya atada.

Los lucensistas no existieron durante una primera mitad en la que, pese a la imprecisión reinante, supieron controlar al Sabadell e incluso llegaron a adelantarse en el marcador, y estuvieron a merced de su rival durante el primer cuarto de hora de la continuación. Ahí los catalanes pudieron inclinar el encuentro de forma definitiva. No lo hicieron y el partido cogió claro color blanco (así vestían hoy los lucenses). Un sinfín de paradas de Nauzet, un par de remates sacados bajo palos por la zaga blanquiazul e, incluso, un larguero. Pero no era el día.

Poca chicha tuvo la primera parte. Y toda ella se concentró en los 12 primeros minutos. Habían transcurrido tan solo 10 cuando un desplazamiento de José Juan pilló descolocada a la zaga de Mandiá, Manu lo aprovechó para poner un pase con el que dejó solo a Toni. Y el coruñés, con mucha sangre fría definió raso y por el centro ante la salida de Nauzet. Aún celebraban el tanto los pocos lucensistas presentes en el estadio cuando un córner sacado por Collantes terminó en una sensacional volea con la que Cristian García sacó las telarañas a la meta defendida por José Juan para restablecer el empate.

A partir de ahí, reinó la imprecisión de un Lugo que se hartó a perder balones. Sin embargo, la madurez y buena disposición táctica de los de Setién evitó que los locales pudiesen crear el más mínimo peligro. No sería hasta el filo del descanso cuando los catalanes volviesen a llegar con cierto peligro al área lucensista, pero Marcos, con poco ángulo, cruzó demasiado su zurdazo.

Las cosas dieron un vuelco en la continuación. Apenas se habían aposentado de nuevo los aficionados en sus butacas cuando un centro chut de Marcos que rozó muy levemente en el brazo de Lolo Pavón fue interpretado por Areces Franco como penalti. Lanzó Aníbal, fuerte y al medio, y completó la remontada del colista.

José Juan despierta al Lugo

No hubo respuesta del Lugo, pero sí nuevas amenazas de los huestes del alfocense Mandiá. En la más destacable, Aníbal Zurdo se plantó solo en un mano a mano con José Juan, pero el arquero vigués estuvo rápido para achicar espacios y sacó un pie milagroso.

Un susto que por fin espoleó al Lugo, que a partir de entonces se hizo dueño del balón, encerró al Sabadell y comenzó a producir ocasiones. Iriome fue el gran protagonista durante los primeros minutos de asedio lucensista. Lo intentó de todas las maneras posibles. Primero cazó un balón suelto en el área y se sacó un violento zurdazo que Nauzet despejó con dificultades. Luego, volvió a toparse con Nauzet al cabecear un centro medido de Toni y al rematar de nuevo su propio rechace, esta vez con su pierna derecha.

Entre medias había ingresado en el terreno de juego un David López que terminó de hacer patente el dominio lucense. Un córner botado por él mismo fue aprovechado por Borja Gómez para superar a Nauzet con un cabezazo, pero no a Eguaras, que despejó cuando ya se cantaba el gol.

Tampoco fue el día de un Pablo Caballero que sumaba cuatro goles en las cinco últimas jornadas. Lo intentó en varias ocasiones. No podrá negársele voluntad, pero en la más clara de ellas, cabeceó un servicio de Toni y el larguero chafó sus malas intenciones. Corría ya el minuto 88 de encuentro y el Lugo parecía alimentar su gafe ante los colistas —solo les ha ganado uno de sus siete enfrentamientos en los últimos tres años—. Ya saben, eu non creo en meigas, pero, habelas, hainas.

Aún quedó una última bala para intentar desmontar la teoría del gafe. Remató de volea Jonathan Valle un balón colgado por el de nuevo incombustible Toni, pero un zaguero local se interpuso en el camino del balón hacia la red.

Pudo merecer más el Lugo en Sabadell, pero acabó perdiendo. La falta de acierto en el remate se volvió a cruzar en su camino cuando ya parecía un problema resuelto, pero tampoco ayudó el deambular durante sesenta minutos por el césped de la Nova Creu Alta. Se necesita mucho más que media hora de lucidez para vencer en Segunda.

Ficha técnica:

Sabadell: Nauzet; Cristian García (Crespí, min. 21), Carlos Hernández, Kiko Olivas, Clerc, Ciércoles, Hidalgo, Eguaras (Gato, min. 81), Marcos, Collantes (Sotan Tanabe, min. 45) y Aníbal.

Lugo: José Juan; Dalmau, Manu, Pavón, Borja, Manu, Pita, Seoane (Luis Fernández, min. 81), Iriome (Jonathan Valle, min. 77), Pelayo (David López, min. 67), Toni y Pablo Caballero.

Goles: 0-1, min. 10: Toni. 1-1, min. 12: Cristian García. 2-1, min. 46: Aníbal.

Árbitro: Areces Franco (Asturias). Mostró la cartulina amarilla a Kiko Olivas, Carlos Hernández y Crespí, en el Sabadell, y a Manu y Jonathan Valle, en el Lugo.

Incidencias: 3.439 aficionados en la Nova Creu Alta.

Foto: LFP.es

Comparte:

Deja un comentario