Artículos

Descifrando enigma

por Ramón Rivas 25 febrero, 2015
Tiempo de lectura: 2 minutos

Enigma era el nombre de una máquina que disponía de un mecanismo de cifrado rotatorio, muy útil a la hora tanto de cifrar como de descifrar mensajes. Este ingenioso invento adquirió su fama a partir de los años 30 y especialmente desde el 1939 hasta el 1945, al ser utilizado por las fuerzas militares alemanas para comunicar los ataques a sus superiores, evitando así ser descubiertas sus intenciones debido a la dificultad que suponía averiguar el contenido de los mensajes.

Alan Turing, matemático y criptógrafo británico nacido a principios del siglo XX, fue contratado por el servicio secreto de Winston Churchill durante la Segunda Guerra Mundial para intentar comprender el funcionamiento de Enigma. Tras varios años de incansable trabajo, fue capaz de interceptar y descifrar el contenido de cada mensaje, lo que se considera como una de las claves de la posterior victoria de los Aliados en el conflicto bélico. Todas las pruebas fueron destruidas a la conclusión del mismo por prudencia y táctica militar, y Turing fue condenado a prisión por homosexual, donde se suicidó dos años más tarde. Sólo el paso del tiempo permitió que, a finales de la década de los 70, los Servicios de Inteligencia británicos autorizasen la publicación del libro The Ultra Secret, que viene a contar esta misma historia.

http://https://www.youtube.com/watch?v=5XvvYvx1Gsc

El sábado, a partir de las 4, Quique Setién tendrá que descifrar su propio Enigma. El cántabro afrontará una prueba de fuego en la que podrá dar la razón a todos aquellos que lo encumbran como el adalid del fútbol moderno y del juego entendido como un servicio al espectador. La afortunada victoria ante el Recreativo permitió abrir un colchón de 5 puntos con el descenso, y la visita a Pamplona puede suponer un punto de inflexión de cara a lo que resta de temporada. Ahora, con un equipo futbolísticamente perdido, moralmente desanimado y físicamente extasiado, es el tiempo de demostrar. ¿Será él tan decisivo como lo fue Turing en nuestra particular Guerra Mundial?

Comparte:

Deja un comentario