Artículos

‘Barreirazo’ y resaca

por Denís Iglesias 19 octubre, 2014
Tiempo de lectura: 4 minutos

Corría el verano de 1987. Galicia vivía un tiempo de crecimiento sostenido bajo el mandato de Gerardo Fernández Albor, político de viejas costumbres, miembro de Alianza Popular. Fue entonces cuando se produjo el conocido como ‘barreirazo’.

Acostumbrado a la uniformidad, el partido gobernante vio como un díscolo Xosé Luis Barreiro Rivas, vicepresidente de la Xunta por aquel entonces, apoyó una moción de censura del socialista Fernando González Laxe. Fue uno de los episodios más críticos de la hegemonía popular en Galicia, un giro de 360º que acabó en una experiencia de dos años de gobierno tripartito, período previo al ciclón fraguista.

Esta nota política tuvo este sábado una reedición mucho menos dramática en Mendizorroza. Un hombre rubio, también apellidado Barreiro, dio un golpe de estado a un partido condenado al régimen único del empate a cero.

Fue un gol de rebeldía para un jugador que no está teniendo un buen arranque de temporada. Un futbolista, que al igual que a Xosé Luís Barreiro, le costó cambiar de partido. Su dulce pasado en el Racing de Ferrol contrasta con esta nueva aventura en Segunda División, en la que escribió el primer hito frente al Lugo, uno de los rivales históricos del equipo racinguista.

El tanto acrobático del jugador blanquiazul recordó a una pirueta ibrahimoviciana. Luis Timiraos, ‘el Maldini lucense’, no pocas veces ha comparado al delantero gallego con el astro sueco, y con jugadas como las de ayer, la semejanza se hace cierta. El tanto llegó en el minuto 80, cuando ambos equipos parecían haber arrojado la toalla en relación al gol. Tan solo la ambición de Manu Barreiro pudo romper la igualada en un encuentro que el Lugo espera olvidar cuanto antes. 

Ecos béticos

Setién planteó un once novedoso, con la presencia inicial de jugadores menos habituales como Jon Garcia, pero su alternativa fracasó. El equipo rojiblanco se mostró pesado y sin ideas. Los ecos del partido de la Copa del Rey resonaron demasiado fuerte. El Lugo jugó todo el partido con la resaca de la derrota frente a un Betis que obtuvo el pase a dieciseisavos en los penaltis. Todo, a pesar de jugar en casa.

Frente al Alavés, el equipo de la ciudad amurallada firmó uno de los peores partidos de la temporada. Los locales impidieron que el club gallego desenvolviera su habitual juego. El partido resultó trabado hasta decir basta, y la desconsideración arbitral al castigar con amarilla cualquier lance acabó por matar un encuentro que tuvo muy poca historia.

Los visitantes pusieron fin a una racha de cinco jornadas sin perder. Una buena dinámica que también cortó la nefasta marca de ineficacia ofensiva que presentaba el Alavés. El Glorioso llegó al partido frente al Lugo sin hacer honor a su apodo. El gol de Manu Barreiro, quien anotó tan solo tres minutos después de salir al campo, puso fin a una sequía que ya duraba 293 minutos.

La primera mitad estuvo presidida por el mediocampismo. Los dos equipos se preocuparon más por dominar la parcela central que por buscar un tanto inaugural. El Alavés se sintió más cómodo con este rol. El Lugo apenas dispuso de ocasiones y todas sus opciones se redujeron a algún caracoleo peligros de David López.

El mal de ojo de Dani Mallo

El Alavés jugó con más profundidad, pero Dani Mallo supo responder ante las acometidas de los de Mendizorroza. El meta de Cambre se aupó a la titularidad tras su buen hacer en el partido de Copa frente al Betis. Los tres goles encajados por José Juan frente al Real Zaragoza también facilitaron el regreso de uno de los jugadores con mayor porte del Lugo.

Poco le duró la alegría a Dani Mallo. Este acabó pidiendo el cambio en el minuto 35 tras sufrir un golpe en un lance con Manu García, el capital local. El primer diagnóstico indica que sufre una fractura en su mano derecha que conlleva operación.

El periodo de recuperación puede ascender a dos meses, por lo que José Juan volverá a llevar los galones en las siguientes semanas. Además, el tercer portero del equipo, Manu Cedrón, ganará protagonismo ante el infortunio sufrido por su compañero. Antes de ser cambiado, Mallo salvó dos ocasiones del Alavés, mientras que una media salida pudo convertirse en el primer gol local.

No fue el día del Lugo. En la segunda mitad, los lucenses volvieron a acusar las deficiencias presentadas en el primer episodio. Tan solo la entrada de Álvaro Peña refrescó algo las ideas de un equipo sedado, con poca capacidad para sorprender al rival. David Ferreiro sobresalió sobre el resto de sus compañeros con varias jugadas peligrosas frente a las que Manu Fernández reaccionó con seguridad. En una contra, Toti pudo adelantar a los locales pero José Juan saltó con acierto. Eso si, la parada le hizo besar el palo de la portería con las costillas. El banquillo del Lugo se temió lo peor, mas finalmente el vigués pudo salir adelante.

Borrón y cuenta nueva

Lo más positivo del encuentro fue el esfuerzo hecho por varias decenas de aficionados que apoyaron al equipo desde las gradas de Mendizorroza. Eso, y el reencuentro de varios jugadores con su ex compañero Rafa García. Alegría esta más bien a título individual. El mediocentro demostró estar un punto por encima que el año pasado en la hora que estuvo en el campo.

Por otra parte, los avanzados lucenses no comparecieron en el campo. Luis Ferández y Lolo Plá fueron convidados de piedra a una velada en la brilló con luz propia Manu Barreiro, un jugador que fue pretendido por el Lugo en el mercado de verano. Un futbolista de raza que se quedará, como tantos otros, en el cajón de los posibles. La próxima semana, el Lugo no puede permitirse otro fallo. Visita el Anxo Carro el recién ascendido UE Llagostera. Un equipo que coquetea con el descenso y en el que juega el ex rojiblanco Jorge García.

Ficha técnica (abreviada):

1; Alavés: Manu Fernández; Medina, Laguardia, Migue, Raúl García; Rafa García (Beobide, m. 60), Toribio, Manu García (Juanma, m. 69), Sangalli (Manu Barreiro, m. 76), Toti, Ion Vélez.

0; Lugo: Dani Mallo (José Juan, m. 36), Dalmau, Jon García, Borja Gómez, Manu, Pita, Seoane, Iriome, David López (Álvaro Peña, m. 71), Ferreiro, Luis Fernández (Lolo Pla, m. 80).

Gol: 1-0, m. 79: Manu Barreiro.

Comparte:

Deja un comentario