Artículos

El Lugo pica entre partidos mientras sigue con la dieta del gol

por Denís Iglesias 21 septiembre, 2014
Tiempo de lectura: 4 minutos

El resultado gafas comienza a ser un clásico en la aventura del Lugo 2014 / 2015. Bencedidos por la resistencia defensiva y malditos en las tareas del gol, los rojiblancos están viviendo una situación incierta en los primeros partidos del campeonato. Con un gol a favor, tres en contra y seis puntos, las cuentas del equipo de la ciudad amurallada son atípicas.

Frente al Recreativo, el conjunto de Setién sacó a relucir su vena de funambulista. Trató de tú a tú a los onubenses, sin distancias y con bastante sentido práctico. Durante la primera parte, el dominio del juego fue alterno. Acostumbrado a estar en la retaguardia, al Lugo no le importó asumir la batuta cuando le correspondió.

Los pupilos de Oltra tiraron de presión para dinamitar la fortaleza lucense. Las carreras onubenses acabaron convirtiéndose en paseos atolondrados. Atrás, el Lugo mejoró su criterio con respecto a citas anteriores. Una jornada más, Borja Gómez formó pareja con Pavón en el centro de la zaga. Minuto a minuto, el madrileño va sumando consistencia a un Lugo que necesitará cemento para contrarrestar su diluida situación en ataque.

De tú a tú

Claro está que no encajar puntos evita derrotas innecesiarias. Aún así, progresar a base de empates se hace difícil. Pero el Lugo debe valorar todos los puntos que sea capaz de sacar a domicilio. Las dificultades mostradas por los de Setién para arañar algo fuera han sido evidentes desde las primeras temporadas. El excesivo conservadurismo de los planes cántabros ha frenado en ocasiones el denuedo de los rojiblancos. En el Nuevo Colombino, la situación fue diferente.

El borrador inicial de los lucenses parecía ser el mismo de siempre. Posesión, intriga y ganas de ‘cerocerismo’. Pero ante sí, a pesar de las diferencias evidentes, el Lugo tuvo un equipo muy parecido. El sistema 1-4-2-3-1 de Setién se enfrentó a una propuesta semejante aunque no idéntica como fue el 1-4-3-3 de Oltra, con Joselu más adelantado. En ambos, el 1 primero y el 1 final -encarnados en las figuras del portero y el punta- son claves. Pero en el partido del sábado, tan solo los porteros respondieron a la tarea que tenían encomendada.

Joselu y Lolo Plá fueron dos convidados de piedra. De mediocampo hacia arriba, el Lugo posee unas individualidades como nunca ha tenido. David López, Iriome y David Ferreiro serían jugadores clave en cualquier equipo. Cada uno posee un perfil diferenciado que puede serle útil al Lugo en cualquier fase de partido. Pero todavía no hay ensamblaje entre estas partes. El balón circula pero no llega a buen puerto. Los centros surgen pero no hay rematador.

El conjunto lucense es una bestia dormida. Sus ideas están claras desde hace tiempo, pero la teoría no sirve en escenarios tan volátiles como el Nuevo Colombino. Contra los equipos llamados a hacer algo grande como el Recreativo, aplicar una receta conservadora puede valer hasta cierto punto. Todo va bien hasta que un jugador como Pedro Ríos o Cabrera siente como se enciende la luz de las ideas. Y de repente, un gol se pone entre el equipo y los puntos. Una distancia insalvable para una escuadra que solo ha sido capaz de ver puerta una vez en cinco partidos.

La dieta del gol

Pero el Lugo supo acondicionarse. Los hombres de Oltra se fueron asustados al descanso con el par de ocasiones claras de las que dispuso el Lugo. En la segunda parte, al conjunto lucense tiró de entereza para resistir. La primera ocasión clara para los onubenses llegó en el minuto 58, cuando un cabezazo de Menosse estuvo a punto de sorprender a José Juan.

Respondieron los lucenses, como liberándose de los habituales complejos que le llevan a recular frente a los malos augurios. Un certero tiro del máximo y único goleador del equipo, Carlos Pita, acabó estrellándose en el larguero para alivio de la parroquia local. Y para colmo, el timonel del Lugo acabó siendo expulsado por doble amarilla. Su vacante puede ser ocupada por Álvaro Peña, en lo que será un auténtico reto posicional para el jugador vasco.

Al final, la resistencia fue eficaz. La dieta del gol sigue ahí. Es peor que la Dukan. Pero mientras se pueda picar entre partido y partido el hambre será soportable. Algún día llegará el empacho de goles necesario. Ese que un equipo se mete frente a un rival con el día cruzado y que acaba perdiendo la conciencia.

Recuerdos y agravios

Más allá de los goles y las ocasiones, la nostalgia se apoderó del televidente al ver a Víctor Díaz. El lateral derecho parece haberse adaptado de modo exquisito a los planes de Oltra. Es un jugador completo, con desarrollo en ataque y en defensa. Un multiusos en la defensa que rindió a buen nivel en el Anxo Carro. Duele que las leyes del mercado impidan la consolidación de un bloque en Lugo, un bloque donde debería estar este jugador.

En otro orden de cosas, la primera retransmisión del Lugo por 13TV siguió la línea del periodismo deportivo actual. Ricardo Altable y Rubén Uría ofrecieron un carrusel de incoherencias que a nadie extraña. Siguiendo la tónica de La Sexta, los encargados de retransmitir el partido apenas pudieron situar con cuatro pinceladas a los jugadores del Lugo.

Se desvivieron por destacar las virtudes de algún jugador onubense que conocían de oídas. Pinceladas hechas con la técnica del esfumado, perjudicial para el aficionado del equipo al que apedrean con desatinos verbales que se corregirían con profesionales que asuman su cometido con pasión e interés, y no como una vana rutina, donde el que valida documentos con matasellos parece más pasional con trabajo.

PD: la camiseta pirulo tropical apareció bien el los televisores y no fastidió la carta de ajuste. Sirvió para salvar un punto, así que habrá que guardarla para las grandes citas. 

Ficha técnica

Recreativo: Sotres; Víctor Díaz, Menosse, Córcoles, Fernando Vega: Dimas (Manu Molina, min.63), Jesús Vázquez, Montoro; Pedro Ríos, Cabrera (Núñez, min.82) y Joselu.

CD Lugo: José Juan; David de Coz, Lolo Pavón, Borja Gómez, Manu (Iago Díaz, min.82); Pita, Seoane; Iriome, David López (Álvaro Peña, min.63), David Ferreiro; y Lolo Plá (Luis Fernández, min.72).

Árbitro: Arias López (Colegio cántabro). Amonestó a los locales Dimas, Fernando Vega y Manu Molina. Amonestó al visitante Seoane y expulsó a Carlos Pita.

Incidencias: encuentro correspondiente a la 5ª Jornada de la temporada 2014/2015 de la Liga Adelante disputado en el Estadio Nuevo Colombino ante 4622 espectadores.

Comparte:

Deja un comentario