ActualidadCrónica

Crónica Reus 0 – 0 CD Lugo: mejoría pendiente de evolución

por Denís Iglesias 4 noviembre, 2018

Cuando hay un cambio de entrenador se supone que es porque el equipo adolece de algo. En el caso del Lugo, convendremos todos en que efectivamente el equipo estaba enfermo. Lo que le aquejaba era una mezcla entre confusión mental, astenia psicológica y flojera física que el médico de cabecera, Doctor Javier López, no solo no supo diagnosticar sino que tampoco encontró un tratamiento eficaz.

Más al contrario, y a base de atiborrar al enfermo de extraños ungüentos contrarios a sus costumbres (emplastos de patadón, pastillas de autobús ante su portería y jarabe de palos), sumió al equipo en un estado que los ilustrados calificarían de melancolía y los más castizos, de flojera. Como sea que la cosa no solo no mejoraba sino que amenazaba con hacerse crónica, se decidió poner al doliente en otras manos, y se buscó segunda opinión en el Doctor Monteagudo.

La primera receta del Dr. Monteagudo ha sido presión alta, verticalidad y defensa adelantada. En la primera parte hizo efecto

Si algo no se le puede negar al míster es que es consecuente con lo que predica. En su misma presentación, y tras auscultar al enfermo, recetó un combinado de vitaminas que a los jugadores les supo a gloria bendita: presión alta, verticalidad y defensa adelantada. En la primera parte de Reus, el Lugo aplicó con voluntariedad la tríada del nuevo míster, y bien que se notó.

El Lugo no dudó y metió en su propio campo a un Reus que no veía forma de zafarse del pressing pegajoso de los rojiblancos. Innovó con Herrera y Escriche arriba, nada de Dongou, con Campillo partiendo del la izquierda pero viniendo mucho al centro e Iriome, incombustible, por la derecha. El partido en su primer acto fue del Lugo de cabo a rabo, aunque sin grandes ocasiones de gol. La más clara fue de Escriche, que se encuentra más cómodo el la brega que en la definición, desperdiciando un mano a mano que Badía (portero muy infravalorado) sacó aguantándole el disparo.

Laterales larguísimos, presión constante, solo faltaba el gol, mal endémico del Lugo desde hace dos temporadas, como si el pichichi de Joselu nos condenase a no volver a tener una figura así en mucho tiempo. Del Reus poco que decir en el primer acto más allá de la pelea constante de un veterano de acero como Linares, que se las tuvo de todos los colores con Josete y que estuvo a punto de meter un gol de costillar tras una jaimitada de Juan Carlos, que debería cuidarse de esos despistes, porque este año si tiene competencia.

Cambios académicos sin efecto

Pero, ay, las rehabilitaciones son traicioneras y hay que tomárselas con calma. Tanto apretó el Lugo en la primera parte que salió a la segunda con el brío a medio gas y, posiblemente, pagando el esfuerzo. El Reus tomó entonces aire y se fue haciendo con el partido. Cada vez aparecían más Linares y Carbia y menos Herrera y Campillo, que comenzó a sufrir. Aún así, el Lugo no reprodujo la exasperante manía de meter el culo delante de la cara de Juan Carlos y si bien hubo un paso atrás, este fue ordenado y sin perder nunca de vista una salida más o menos limpia de balón.

Monteagudo hizo unos cambios académicos pero que no mejoraron el partido (Muñiz, Lazo y Jona) y el césped, horrible, tampoco fue una ayuda para nadie. Llamó especialmente la atención como los rojiblancos siguen sin sacar jugo a los balones parados teniendo buenos lanzadores y buenos rematadores, pero todo será seguir insistiendo. Finalmente, el partido se acabó sin goles y con un reparto de puntos más que justo entre dos equipos de la misma liga, la de abajo, con mención especial a los jugadores del equipo catalán, a los que se les adeudan nóminas y aún así lucharon hasta el final. Un ejemplo que debemos recordar cuando desde la planta noble intenten tapar errores con la cantinela del presupuesto.

Ficha del partido:

Reus CF: Badía; Perea, Borja Herrera, Bastos, Catena, Olmo; Mario Ortiz, Gustavo, Juan Domínguez (Alfred Planas); Linares, Fran Carbia (Ricardo Vaz)

CD Lugo: Juan Carlos; Campabadal, Vieira, Josete, Kravets; Iriome (Jona), Pita, Seoane, Campillo (Lazo); Herrera, Escriche (Juan Muñiz).

Árbitro: Álvaro Moreno Aragón, bastante correcto. Amonestó a Borja Herrera, Kravets, Gustavo, Pita y Seoane.

Foto: LaLiga123.

Comparte:

Deja un comentario