ActualidadArtículos

Lume de Viqueira

por Javier Folgueira Lozano 11 junio, 2018

Seguro que cualquier gallego (de cierta edad) aficionado a nuestro fútbol ha cantado alguna vez la canción “Lume de biqueira” de los legendarios “Diplomáticos de Monte Alto”, ya sea en el campo o en una celebración, y teniendo nuestro nuevo director deportivo semejante apellido, la referencia era obligada tarde o temprano, así que ¿para qué esperar?. Además, como diría Quequé en La Vida Moderna, así me ahorro el trabajo de buscarle un título a este artículo, en el que os presentamos un breve perfil de Emilio José Viqueira Moure, el nuevo director deportivo del CD Lugo.

Este santiagués empezó su carrera futbolística en las categorías inferiores del Deportivo, equipo en el que llegaría a coincidir con estos dos a los que vemos cantando precisamente “Lume de biqueira” y que afortunadamente eran mejores futbolistas que “cantaores”.

En una época en la que el equipo coruñés contaba con el mejor centro del campo de su historia con los Donato, Mauro Silva, Flavio Conceição, Djalminha, Rivaldo,… hacerse un hueco en el primer equipo era misión imposible, así que no le quedó a Viqueira más remedio que emigrar, primero a Portugal como cedido y después a tierras más cálidas, recalando en Xerez CD, Recreativo de Huelva y Levante. No nos entretendremos con la historia como jugador del nuevo técnico lucense, porque no es a dar patadas al balón a lo que viene a Lugo, pero si alguien quiere ver un pequeño resumen, aquí dejo esta pieza:

Como digo, no es relevante su trayectoria como futbolista para el ejercicio de sus funciones en el Lugo, pero sí para intentar hacerse una idea de su perfil personal y profesional como “hombre de club”, y es que Emilio Viqueira no ha pasado por muchos equipos, si no que su tendencia ha sido más bien a mantenerse varios años en un mismo lugar, algo que ahora mismo el CD Lugo necesita urgentemente, porque aunque las circunstancias de casa caso han sido diferentes, muchos ya nos preguntamos qué pasa con esta nueva directiva para que ni entrenadores ni directores deportivos sean capaces de mantenerse más de 1 año, así que ya va siendo hora de que se rompa la racha y alcancemos cierta estabilidad.

En ese sentido, el historial de Viqueira da la impresión de que es la persona adecuada para un proyecto a largo plazo: en los últimos 23 años, ha pasado 5 temporadas en Fabril y Depor, otras tantas en el Recre como jugador y Nàstic como director deportivo y 7 en Xerez (entre su etapa de jugador y la de despachos), donde dejó una buena impresión como jugador y salió entre lágrimas como director deportivo por desavenencias con la nueva directiva que a la postre terminaría por descender al equipo al año siguiente a su marcha.

De su etapa en el Xerez, cabe indicar que llega al equipo tras un descenso a 2ª fruto de un inicio de temporada nefasto de Ziganda (¿les sonará esto por Bilbao?) con 7 puntos en 17 partidos que no fueron capaces de remontar su sucesores en el banquillo. Ese descenso dejaría maltrecho al equipo principalmente en lo económico y las temporadas siguientes vagaría por la segunda, cada vez más bajo en la clasificación, terminando 8º y 14º bajo la dirección técnica de Viqueira.

En estos dos años en el Xerez, en los que coincidiría con los ex-albivermellos Óscar Díaz y Héctor Font, ya se aprecia un detalle que va a ser una constante en años sucesivos: muchos jugadores en plantilla, utilizando hasta 29 diferentes en la 2010/11 y 32 en la 2011/12. En el banquillo, tres entrenadores en 2 temporadas, Javi López Castro en la 1ª y Juan Merino en la 2ª, que dejaría su puesto a un hombre clave cuya carrera se entrelaza con la carrera de Viqueira en tanto en años anteriores como en los sucesivos: Vicente Moreno Peris, con quien ya había compartido vestuario en el mismo Xerez CD un par de años antes.

Al año siguiente, mientras el Xerez CD de Bodipo y compañía culminaba el desastre con un descenso en la temporada de la vuelta del CD Lugo a 2ª división, Viqueira y Vicente Moreno llegaban con las maletas a la que sería la casa del primero hasta esta temporada: Tarragona.

Parece que a Viqueira no le asustan los retos, porque tras debutar como director deportivo en Xerez tras un descenso de categoría, decidió coger las riendas un Nàstic que también acababa de descender, en este caso a 2ªB, y para allí se llevó a Vicente Moreno, representado, al igual que él, de la agencia Promoesport.

Debe tener bastante claro Emilio Viqueira que la primera decisión que debe tomar en el CD Lugo es probablemente la más importante de todas, la elección del entrenador, y es que si en el vídeo de repaso a su carrera ya habla de la importancia de Marcelino García Toral en su paso como jugador por el Recreativo de Huelva, no menos importante va a ser Vicente Moreno en su carrera de director técnico, ya que con él ha compartido, además de vestuario como jugadores, media temporada en el Xerez CD y 4 en el Gimàstic de Tarragona.

El mejor repaso a las temporadas de Viqueira en el Nàstic lo hace él mismo en su emotiva rueda de prensa de despedida:

sin embargo, si no os apetece escucharla, os diremos a modo de resumen que con Viqueira en los despachos y Moreno en el banquillo el Nàstic a punto estaría de recobrar la categoría en el primer intento, cayendo por sorpresa contra el Llagostera en el playoff de ascenso y sí lo conseguiría en el segundo año de Viqueira y Moreno.

La vuelta a la categoría de plata sería espectacular, quedando en tercera posición, pero siendo eliminados por un Osasuna que daría la sorpresa en los playoff. Inexplicablemente, al año siguiente, pese a mantener el mismo entrenador y buena parte de la plantilla, el equipo caería a puestos de descenso, lo que llevó a Viqueira a prescindir de Vicente Moreno en la jornada 19, con el equipo colista y a 6 puestos de la salvación. desde ese momento, un rosario de 5 entrenadores en año y medio y dos salvaciones “in extremis” han llevado al Nàstic a prescindir del técnico gallego, lo que ha facilitado que recalase de vuelta en su tierra.

No obstante, tal vez el deportivo no haya sido el único aspecto a tener en cuenta en la marcha de Viqueira de tierras catalanas. Por una parte, parece claro que fichar a Viqueira es fichar a Promoesport, la agencia que los representa a él, su compañero de andanzas Moreno y hasta a 10 jugadores del equipo tarraconés, además de varios conocidos del CD Lugo, como Fede Vico, Jordi Calavera, Luis Muñoz, Víctor Díaz o Diego Rivas y quizás el despido de Vicente Moreno tras un ascenso y un playoff de ascenso a primera haya enturbiado las relaciones entre Promoesport y la directiva del Nàstic, especialmente teniendo en cuenta que los entrenadores sucesivos no han mejorado claramente a Moreno, mientras que éste ha demostrado con creces su capacidad devolviendo al Mallorca a la Liga 123 en una gran temporada.

Otro aspecto importante en el cambio de aires de Viqueira puede haber sido su carácter. No tengo el placer de conocerlo personalmente, pero sus despedidas de Xerez y Nàstic dan la impresión de un carácter totalmente opuesto al de su predecesor: pocas palabras y mucho sentimiento, frente a la sobriedad y el don de palabra de Víctor Moreno. Precisamente ese carácter parece ser clave en su trato a nivel personal, ya que revisando las impresiones de la gente tanto con la que hemos podido hablar tanto de Xerez como de Tarragona, da la impresión de haber dejado una muy buena sensación en lo personal, algo de lo que da fe la foto de su cuenta de twitter de la despedida que le dieron varios de sus ex-jugadores tras finalizar la temporada.

¿y por qué digo que ese carácter puede haber sido importante en su despedida? Si revisáis la rueda de prensa anterior, veréis que se refiere a unos “hechos que han pasado” y que han llegado a afectar a su familia, probablemente en referencia a varios incidentes con los aficionados del Nàstic esta misma temporada y que según recoge el Diari de Tarragona a punto estuvieron de desembocar en drama cuando Viqueira se encaró con unos aficionados que llegaron a proferir insultos contra a su mujer, algo que pudo ser el detonante que obligó a tecnico y directiva a poner punto y final a su relación.

En resumen, de la información de que disponemos, se deduce (quien sabe si acertadamente o no) que el nuevo director deportivo del CD Lugo es un hombre de carácter, con buena mano en las relaciones con directiva y plantilla y que gusta de estar varios años en un mismo club. Esperemos que así sea en nuestro caso y le deseamos todo lo mejor en su nueva etapa, por la cuenta que nos trae.

Comparte:

Deja un comentario