Crónica

Una mala peli de semana santa

por Javier Folgueira Lozano 1 abril, 2018

En los tiempos de Netflix, HBO y Pordede (o lo que sea que haya ocupado su lugar), si algo no te gusta inmediatamente cambias a otra opción, así que no hay nada menos deseable que una peli con un guion previsible. Como las películas de semana santa. Pueden ser mejores o peores, pero el argumento es de los que se ven venir desde el primer instante. Incluso los reyes de lo irreverente, los Monty Python, acababan crucificando a Brian, como era de esperar. Es lo que toca en el guion de estas fechas. Pero incluso dentro de lo previsible hay películas mejores y peores.

Ben-Hur o Espartaco son clásicos de estas fechas, pero grandes películas, porque te llevan a donde ya esperabas, pero disfrutando por el camino, con escenas espectaculares de acción y pelea… pero como se suele decir, dos no pelean si uno no quiere, y hoy el Nàstic no quería pelea y su idea era que la película tuviese un argumento lo más aburrido e insulso posible. Sabía Victoriano Rivas que tratando al Lugo de tú a tú, los suyos llevaban las de perder, así que decidió jugar a no jugar. Esperar atrás, despeje en largo y que se apañen Tete Morente y Álvaro Vázquez.

El Nàstic tuvo justo lo que le falta al Lugo: simplicidad y contundencia arriba

Parece increíble que un equipo como el Nàstic cuente con un jugador de la calidad del barcelonés, de una calidad inasequible para otros equipos con mayor presupuesto. Cosas de la proximidad geográfica y la conciliación familiar, supongo, como ocurre con Pita o Seoane en el Lugo. Y es que con tan escaso planteamiento táctico como el que propuso el Nàstic de partida, un delantero de calidad era todo lo que necesitaba la película del encuentro para que se desarrollara paso a paso como todos veíamos venir. El Lugo era poseedor absoluto del balón, pero se mascaba la tragedia en forma de contra y el desastre se materializó pasados los 14 minutos de encuentro y es que a veces para anotar un tanto hace falta muy poco: un jugador de la calidad de Álvaro, que pelee el balón, lo aguante y lo coloque exactamente en la cabeza del rematador, que aunque lo hace muy bien, lo tiene mucho más fácil cuando el centro va medido a donde debe. Algo que echamos mucho en falta los albivermellos. Así de simple, con un balón largo, un centro y la cabeza de Maikel Mesa llegaba el 1-0. Justo lo que le falta al Lugo: simplicidad y contundencia arriba.

No hizo falta más para llevar el encuentro a donde querían los catalanes, y con el viento del marcador a favor, el partido cambió por completo. Lo que era el monólogo del centro del campo lucense se convirtió en un toque de arrebato para los jugadores granas, que se volcaron en ataque y pasaron a dominar el encuentro, hasta el punto de casi lograron el segundo en un remate de Morente que salvó milagrosamente Juan Carlos.

El giro de guion fue la lesión en el hombro de Mario Barco

Quiso darle un toque de creatividad Francisco a la película en la segunda parte dando entrada a Fede Vico, pero cuando el guionista pide una cosa pero el actor interpreta otra, el impulso creativo se queda en mera intención. Además, toda peli mala tiene que tener su giro inesperado de guion para tratar de arreglar el desaguisado, aunque el resultado final sea una peli truculenta además de mala, y esta vez el giro de guion fue la lesión en el hombro de Mario Barco. Entrada de Chuli en su lugar y más de lo mismo, mucha posesión y cero aproximaciones al área rival.

El error defensivo de Josete, de esos que nunca perdona el rival, terminó de matar toda la emoción

A partir de aquí, el argumento del partido se volvió monótono además de predecible y el error defensivo de Josete, de esos que nunca perdona el rival, terminó de matar toda la emoción que pudiera quedarle a la historia. 2-0 partido sentenciado.

Como en los malos thrillers, al final siempre llega la policía en el último momento cuando ya todo parece sentenciado, pero en esta ocasión ni siquiera el empuje final de los de Francisco, la única constante positiva en todos los encuentros de esta temporada, dio resultado y aún llegaría un tercer gol en el descuento que no haría más que refrendar el final de la historia.

En resumen, peli mala y aburrida típica de semana santa, y además sin tener siquiera un final feliz. El próximo fin de semana toca “una de acción” contra el Oviedo. Veremos si el público responde y acude a la taquilla o si se desinfla cual seguidor de Star Wars tras ver una mala secuela.

Algunos detalles a destacar además del de Romero y Francisco en el cambio que cito más adelante, dos bonitos y uno feo: bonito el detalle del Lugo sacando una camiseta de Pelayo (desde Lugoslavia te deseamos que te recuperes muy pronto) y del público del Nou Estadi aplaudiendo a Barco cuando se retiraba lesionado y muy feo el de Orgull Grana (o algunos descerebrados de ese fondo) cantando “písalo, písalo” mientras le atendían en el suelo.

Puntuaciones:

Juan Carlos: 5. Poco protagonismo, salvo en una ocasión que despejó a remate de Tete Morente. Tal vez pudo hacer algo más en el último gol, pero ya era irrelevante.

Leuko: 6. No ha sido el de los últimos encuentros, porque no contó con espacio en su banda para correr. Bien tapado por el Nàstic.

Josete: 4. Aunque no tuvo un partido particularmente malo, sí es cierto que en las ocasiones de más peligro, Álvaro Vázquez recibió excesivamente libre. Esto, añadido al grave error en el pase que dio lugar al 2º gol, le da el suspenso.

Bernardo: 5. Igual que Josete, sufrió mucho con Álvaro y Tete. Está claro que los centrales del Lugo prefieren delanteros más estáticos como Mata y sufren con los que tienen más movilidad, como los del Nàstic.

Kravets: 6. En su línea, aporta mucho en ataque y tiene ciertas lagunas a su espalda. De los pocos que llevaron algo de peligro al área de los tarraconenses. Por desgracia, aunque el ucraniano es la mejor baza ofensiva en los últimos tiempos, la defensa por algún motivo parece más segura con Luis Ruiz. Gran dilema para Francisco ante el Oviedo.

Seoane: 6. También en su línea habitual. Bien en el cierre y algo menos en la distribución.

Pita: 7. En la primera mitad, los pases del coruñés fueron lo único que consiguió superar líneas de la defensa rival, pero los compañeros no fueron capaces de aprovecharlos.

Jaime Romero: 5. Poca claridad ante una defensa tan poblada como la del Nàstic. Se echa en falta algo más de sacrificio atrás. Por otra parte, se empieza a entender que no “caiga simpático” en sus exequipos: la semana pasada se marcha directo al vestuario al final y esta, mal gesto en su salida del campo. Hay que tener más respeto por el entrenador y por el compañero que entra. Esas protestas, fuera de cámara.

Campillo: 4. Estoy por copiar la valoración de la semana pasada. Una lástima que le siga faltando la claridad en el pase. Retuvo bien el balón (tal vez en exceso, incluso), pero solo sirvió para hacerle objeto de las faltas de la defensa catalana.

Albarracín: 5. Igual que Romero, no supo cómo entrar en una defensa bien organizada. Sin espacios, su velocidad es menos útil para el equipo.

Mario Barco: 4. Estuvo desacertado en su mejor cualidad, el remate. Esta vez, su capacidad de lucha fue infructuosa ante una defensa más fuerte que él.

Fede Vico: 4. Increíble la transformación de Vico en el último mes. Ha pasado de ser el mejor jugador del Lugo a ser un alma en pena sobre el campo. Tuvo dos graves errores en el centro, con pérdidas similares a la del segundo gol, pero con la fortuna de que Josete pudiese reparar el desaguisado, cosa que no ocurre cuando el que la pierde es el propio central.

Chuli: 4. Seguiremos esperando.

Herrera: 5. Poco tiempo en el campo, aunque le dio para hacer uno de los escasos remates a puerta de los lucenses.

Francisco: 4. Bien el equipo en la primera mitad, con el guion aprendido, pero incapaz de ofrecer alternativas claras cuando se torció el encuentro.

FICHA TÉCNICA:

Nàstic de Tarragona: Dimitrievski; Javi Jiménez, Xavi Molina, Arzo, Kakabadze; Fali (Gaztañaga, min 62), Tejera; Jean-Luc Assoubre, Maikel Mesa (Juan Muñiz, min 74), Tete Morente; y Álvaro Vázquez (Dumitru, min. 85)

CD Lugo: Juan Carlos; Leuko, Bernardo, Josete, Kravets; Seoane, Pita; Jaime (Cristian Herrera, min 68), Campillo, Albarracín (Fede Vico, min 45); y Mario Barco (Chuli, min 54).

Marcador: 1-0, min. 14: Maikel Mesa / 2-0, min. 74: Muñiz / 3-0, min. 94: Tete Morente

Árbitro: Figueroa Vázquez. Mostró amarillas a Tejera, Morente, Álvaro, Pita y Kravets

Incidencias: partido correspondiente a la 33ª jornada de la Liga 123. Disputado en el Nou Estadi ante 6.047 espectadores.

Comparte:

Deja un comentario