Previa

Orgullo de provincias

por Lugoslavia 14 abril, 2018

Con absoluta ligereza se suele usar de modo despectivo “ser de provincias”. Una expresión con la que se pretende definir a alguien de duras entendederas. Un habitante del terruño que no comprende al sumo príncipe de la ciudad y sus costumbres, que todo lo conoce, aunque lo más natural que haya visto en su vida sea un cactus. Peor aún es cuando el dicho lo entona alguien que ha emigrado a una gran urbe pero ha olvidado por completo su identidad. Más allá de lo verbal, lo cierto es que esos territorios a los que se les atribuye “ser de provincias” reciben nula atención por parte de las administraciones. Ahí sí que están desconectadas de esa globalidad que enarbolan los prejuicios. 

Por suerte, ciudades pequeñas como Lugo o Soria han encontrado en el deporte un modo de poner su bandera en el mapa estatal. El caso de la ciudad amurallada es ejemplar, puesto que con el recién conseguido ascenso del Breogán a ACB será la única ciudad gallega que cuente con un equipo en la máxima categoría del baloncesto patrio y un equipo de fútbol en Segunda. El CD Lugo y el Numancia han sacado el orgullo provinciano para dar unas cuantas bofetadas a las megalópolis, como hizo el fin de semana pasado el Emevé ante el Chamartin de Madrid en un partido de voleibol que desató comentarios tales como “este equipo de pueblo…”, por parte del ente radiotelevisivo autonómico de la capital. El pueblo, la villa o la aldea tienen más identidad que cualquier gran construcción urbana. También sus equipos, que, a pesar de tener masas sociales reducidas, son capaces de hacerse notar.

El CD Lugo ha puntuado en sus tres últimas visitas a Los Pajaritos, pero no gana fuera desde enero, ante el Reus

“Los otros” examinan este domingo sus sueños en Los Pajaritos, un campo mítico que ya ha sido carne de Primera División. Una aventura numantina que prueba que los sueños no deben autolimitarse. El Lugo no tiene malos recuerdos del feudo soriano, en el que ha puntuado en sus últimas cuatro visitas. Son números verdes que difieren de la mala rutina como visitante que desempeña en esta segunda vuelta. No gana desde enero, cuando abatió al Reus. Los de Francisco llegan a este encuentro con una mezcla de sensaciones tras sufrir un varapalo ante el Real Oviedo en casa motivado por la actuación arbitral. Un partido en el que fueron mejores que el rival pero en el agotaron otra bala por los playoffs.

Paciencia y acierto con Jagoba Arrasate

Y es que uno ya no sabe cuánta munición tiene cada equipo en esta liga loca, en la que cada semana cambian las tornas. Lo que está claro es que con la dinámica reciente del CD Lugo no se aspira a nada más que a lograr la permanencia. Muy diferente a la de un Numancia que ocupa puestos de playoffs gracias a ganar tres de sus últimos cuatro partidos. En Soria se respira optimismo. Todo lo contrario que al cierre de la pasada campaña, en la que los de Jagoba Arrasate salvaron los muebles en los últimos partidos. Pero los dirigentes del conjunto rojillo supieron tener la paciencia que escasea en este mundo y renovaron al vasco. También preservaron gran parte de la plantilla. Y los resultados están ahí.

“Con la salvación asegurada, el Numancia ya sabe que lo que le queda hasta que acabe la temporada es luchar por entrar en los playoffs. En casa el equipo se ha mostrado sólido durante toda la Liga, y el triunfo en Alcorcón ha supuesto un impulso de ánimo importante, ya que se llevaba sin ganar fuera de casa desde comienzos de diciembre“, comenta Nacho Lapuerta de Numancia Stats. A su juicio, el Numancia tiene un calendario asequible. Le quedan cinco partidos en casa y tres fuera, entre ellos dos visitas al Sevilla Atlético y Lorca, prácticamente desahuciados a Segunda B. Con todo, es consciente de que en el enorme marasmo de aspirantes hay grandes equipos como el Rayo, Zaragoza, Osasuna, Real Valladolid y Cádiz.

La salida en verano de jugadores como Ruiz de Galarreta fue suplida con la llegada de otros como Diamanka o Pere Milla

Arrasate ha sabido reconducir el guión de la pasada temporada. “Estábamos equivocados cuando desconfiamos de su renovación. Hacía mucho que un entrenador no afrontaba tres temporadas consecutivas en el Numancia; de hecho es ya el técnicos que más partidos y victorias ha logrado con el Numancia en Segunda”. En verano se fueron jugadores importantes como Ruiz de Galarreta, pero en su lugar llegaron otros que han suplido bien las bajas como Diamanka o Pere Milla. “El cambio fundamental es que el equipo comenzó bien la temporada, con confianza, y ha sido muy sólido en casa. En equipos humildes como Numancia, Huesca o Lugo, empezar bien la Liga y coger confianza es vital para afrontar luego todo el curso”, afirma Lapuerta, una opinión con la que cualquier rojiblanco concuerda.

Aitor Fernández, un baluarte en la portería

Cuando se le pregunta sobre el “jugador a marcar” por el CD Lugo, dice que éste “es muy difícil de marcar”, porque es su portero, Aitor Fernández: “Está haciendo un año espectacular y esta misma semana se ha anunciado su renovación. Del resto del equipo, quien más en forma esté seguramente sea Marc Mateu”. Para este partido, Arrasate no podrá contar con Luis Valcarce, Ripa, Julio Álvarez y Manu del Moral por lesión.

El Lugo no podrá contar con Kravets e Iriome por sanción. Además, Francisco no podrá disponer de Mario Barco, por luxación de hombro ni con Nico Albarracín y Álvaro Lemos, por molestias. Carmona se mantiene en la lista de espera. Se estrena en una convocatoria José Carlos y vuelven a una lista Sergio Gil y el jugador del filial Escriche. Arrasate acostumbra a usar esta temporada un 1-4-4-1-1, por lo que el once probable será Aitor Fernández; Unai Medina, Carlos Gutiérrez, Escassi (o Dani Calvo), Saúl; Iñigo Pérez, Diamanka, Pablo Valcarce, Marc Mateu; Pere Milla y Guillermo.

“Somos pocos pero fieles, si el equipo llega a las últimas jornadas con opciones de ascenso, la ciudad responderá”

En Soria la parroquia rojilla está ilusionada, también tras haber visto que su equipo alcanzó los octavos de final de Copa del Rey ante el Real Madrid. “Eso enganchó a mucha gente”, dice Lapuerta.  “La ciudad tuvo unos años, con el primer ascenso a Primera, en que se volcó de forma masiva con el Numancia, llenando Los Pajaritos, viajando… Era algo nuevo para la afición. Ahora la cosa se ha estancado más, y la asistencia al campo suele ser de 1/3 del aforo más o menos. Somos pocos pero fieles. Si el equipo llega a las últimas jornadas con opciones de ascenso, seguro que la ciudad responde llenando Los Pajaritos para apoyar a su equipo”, añade. La situación de pocos pero tercos se adecua también a la fisionomía del Lugo.

Finalmente, ¿cómo se ve al equipo rojiblanco en Soria? “Empezó muy bien la temporada, pero conforme ha ido avanzando se le ha ido complicando el estar arriba. El Lugo o el Huesca son equipos de similares características al Numancia, y la gente en Soria lo ve así. Todos los equipos modestos merecen alguna vez darse un alegrón de pelear por algo grande, como ya ha hecho el Numancia en varias ocasiones. Por lo demás, se tiene la sensación de que el partido de Los Pajaritos es la última oportunidad para el Lugo de engancharse a los puestos de arriba. Si gana el Numancia, un rival menos; si gana el Lugo, entra en la batalla”, concluye.

Comparte:

Deja un comentario