Crónica

Qué fácil es robarle a un modesto

por Javier Folgueira Lozano 8 abril, 2018
El árbitro Moreno Aragón

En Lugoslavia tenemos una norma no escrita, y es que no se habla de los árbitros. Por lo general, escudarse en el arbitraje suele ser muy socorrido para tratar de esconder el mal juego del equipo propio, pero desgraciadamente hoy tenemos que hacer una excepción.

No obstante, aunque no nos quede otro remedio que mencionar el nefasto y parcial arbitraje de Moreno Aragón, lo primero es lo primero, y antes que nada hay que fijarse en los errores y aciertos propios que llevan a que se produzca una situación en la que pueda influir el árbitro.

Ningún remate a puerta de ambos equipos en toda la 1ª mitad y solo dos disparos fuera por cada bando es una estadística que lo dice todo

Me refiero con esto a la absoluta falta de juego de ambos equipos en la primera parte. Parecía nada más salir al campo que ambas escuadras hubieran recibido una sobredosis de tila por parte de sus entrenadores. Mucha pelea en el centro del campo, pero lo prioritario parecía no arriesgar, antes que poner al rival en aprietos en defensa. Ningún remate a puerta de ambos equipos en toda la 1ª mitad y solo dos disparos fuera por cada bando es una estadística que lo dice todo. Por eso no nos gusta hablar de árbitros. Tal vez una primera parte más dinámica, con más pólvora en ataque, podía haber puesto a los nuestros por delante y dejarle menos protagonismo al trencilla granadino, quien sabe. Son meras hipótesis, pero cuando la superioridad sobre el rival es manifiesta, cuesta más que el árbitro pueda inclinar la balanza de una forma tan evidente como lo hizo hoy Moreno Aragón.

En la 2ª parte parecía que los lucenses habían aprendido la lección y salieron como motos

En la 2ª parte parecía que los lucenses habían aprendido la lección y salieron como motos. Nada más iniciar, llegaría la ocasión más clara de los lucenses. Chuli dio por fin muestras de que es un jugador de calidad metiendo un fantástico balón en profundidad para Iriome, pero el pase atrás de éste se le queda algo retrasado a Vico, que remataría centrado permitiendo a Herrero lucirse en una gran parada.

Pintaba bien el inicio, y pintaría aún mejor en el minuto 56’, con 3 ocasiones consecutivas. Primero, remataría Seoane cerca de la escuadra un despeje tras jugada de falta y posteriormente una contra del Oviedo terminaría con Juan Carlos evitando el 0-1 a remate de Fabbrini. En la contra de esa misma jugada, buena salida de balón de Leuko y envío magistral de Pita, dejando a Chuli solo contra Carlos Hernandez, pero el del Getafe sigue sin estar fino y estrelló el remate contra el cuerpo del ex del Lugo.

Se ponía bien el partido. El Lugo jugaba más y mejor y parecía haberse dado cuenta de que repetir la primera parte no servía para llevarse los 3 puntos. Y así estaban las cosas cuando hizo su aparición el triste protagonista del encuentro: Álvaro Moreno Aragón, debutante en la Liga123 esta temporada y haciendo méritos para mantener la plaza.

Tengo que reconocer que soy un puto pardillo. Ayer comentaba con el compañero Ramón que en el Lugo-Tenerife de la 1ª vuelta me había parecido buen árbitro el andaluz y me recordaba él muy acertadamente que en ese partido le robamos un punto a los tinerfeños por un penalti a Vico que se había inventado este mismo árbitro. Será un error puntual, por lo demás no estuvo mal, le dije yo. Cuidado, que tal vez quiera compensar aquel error en este otro partido, dijo él. Lo dicho, soy un pardillo. Y a fin de cuentas, de fútbol sabe más Ramón que yo.

El caso es que en la primera mitad, al no haber apenas fútbol, no hubo complicaciones para el colegiado, pero ya dio una muestra de lo que se venía encima: pitó el final sin dejar que Juan Carlos sacase una falta a favor. Nada noticioso si no fuese porque el marcador indicaba el minuto ¡¡¡44:55!!!. Para su desgracia, el marcador electrónico estaba bien a la vista y se organizó una escena esperpéntica, llamando de vuelta al campo a los jugadores que ya estaban en el túnel de vestuarios. Muy mala señal.

Expulsar a un jugador del Oviedo equivale a tener que aguantar mucho ruido mediático toda la semana, mientras que con el Lugo el ruido se amortigua algo más

El caso es que los malos augurios se confirmaron más tarde con la expulsión de Vasyl Kravets, con casi media hora de partido aún por delante. Particularmente, no me pareció amarilla la segunda. Es una disputa con balón de por medio y Vasyl va al balón con las piernas recogidas, así que por ahí ya vamos mal, pero lo que añade insulto a la injuria es el hecho de que en otra jugada similar de Aarón Ñíguez con Juan Carlos, el ovetense se fue de rositas. Observen la imagen siguiente:

Comparativa entra las entradas de Kravets y Aarón

En una de las dos jugadas, el jugador va con los pies por delante y en otra con ellos recogidos. En una de las jugadas, el balón está entre ambos jugadores en disputa y en otra y está prácticamente en manos del portero. En una de las jugadas, el choque es pierna contra pierna y en otra pierna contra pecho, casi a la altura del cuello. Según el árbitro, una de las jugadas es peligrosa, la otra no. ¿adivinan cuál? Bueno, no es necesario que adivinen, lo saben perfectamente.

No soy de pensar que un árbitro llega a un encuentro con una consigna de “hay que regalarle el partido a este” o de creer en esas conspiraciones desde la cúpula para favorecer a unos u otros que tanto gustan a los pobrecitos culés y madridistas que tanto lloran por los arbitrajes, pero lo que sí me creo es que robarle a un equipo “pobre” es más fácil que a uno “rico”. Expulsar a un jugador del Oviedo equivale a tener que aguantar mucho ruido mediático toda la semana, mientras que con el Lugo el ruido se amortigua algo más, por menos atención de los medios y menos masa social, así que cuando un balón dividido termina en falta de tarjeta, si el jugador va de azul el criterio es distinto que si va de rayas. Tal vez influya también la honradez de Juan Carlos, que se levantó a ayudar a Aarón tras la falta como debe hacerse, mientras Cotugno parecía estar al borde de la muerte tras el choque con Kravets. En el fútbol los arbitrajes favorecen a los tramposos frente a los honrados y cuando un equipo tiene en su alineación a gente como Christian, Toché o Berjón, expertos en manejar el mal llamado “otro fútbol”, cuentan con ventaja en ese aspecto.

En resumen, expulsión más que rigurosa y desde luego injusta si comparamos el criterio con ambas escuadras de Moreno Aragón y Francisco que se veía obligado a ajustar el equipo: Josete de lateral izquierdo, Pita de central y Azeez ocupando el puesto de Pita. Por el contrario, Anquela quitaba a Fabbrini y daba entrada a Diegui, un cambio que dio facilidades al Lugo en la parcela central, a pesar de que el islandés fuese el autor del empate.

Pero no había terminado el espectáculo de Moreno Aragón, y poco más tarde mostraría tarjeta amarilla a Iriome en una falta… ¡¡cometida sobre él!!. El tinerfeño se descentraría tras ese lance y cometería dos errores defensivos que darían lugar a un centro en cuyo despeje cantaría notablemente Juan Carlos, que no evita el remate de Toché que dejaría el balón a los pies de Diegui, quien remataba a placer. Un remate de Toché, por cierto, en posición dudosa. Juzguen ustedes mismos:

El posible fuera de juego en el gol de Toché

Tras esto, más espectáculo: expulsión a dos miembros del banquillo lucense, amarilla a Forlín en una falta que pitó el asistente cuando el árbitro ya se desentendía de la jugada, pitido final con el balón en el aire camino del área ovetense. En fin, un arbitraje vergonzoso que se suma a los de Arcediano Monescillo y que deja al Lugo con pocas opciones de cara a un playoff para el que sería necesario ganar 6 de los 9 encuentros que faltan de aquí a final de temporada.

En cuanto al juego de los nuestros, muy superiores en la segunda parte incluso con 10 a un Oviedo que no aportó nada y remató 4 veces a puerta frente a las 7 del Lugo pese a jugar media hora con uno más (dos más si contamos a Moreno Aragón).

Por cierto, los ovetenses con esta victoria alcanzan al Granada. Los paisanos de Moreno Aragón no van a estar muy contentos si el show de hoy les deja fuera de playoff en favor del Oviedo.

Puntuaciones:

Juan Carlos: 5. Bien podría merecerse el suspenso por ese fallo en la salida que facilita el gol del Oviedo, pero es el primero de esta temporada y lo compensó salvando el gol de Fabbrini en la ocasión más clara del Oviedo.

Leuko: 8. El mejor del partido. Seguro en defensa y bien en ataque. Si supiera centrar como Kravets, en días como hoy sería un espectáculo.

Josete: 6. Seguro atrás y con mucho oficio a la hora de ejercer de lateral, como ocurriera contra el Valladolid. Le falta mejorar la salida de balón para tener una mejor puntuación.

Bernardo: 7. Buen partido, especialmente por alto y en la salida de balón. Lástima ese despiste en la jugada del gol en la que Toché remata muy solo.

Kravets: 4. Un partido muy alocado del ucraniano, no solo por las dos faltas de amarilla, si no por la precipitación en las jugadas cuando llegaba cerca del área.

Seoane: 7. Sufrió mucho hasta que Anquela le hizo el favor de retirar a Fabbrini, pero realizón un buen partido, bien situado y atento al corte.

Pita: 7. En su línea de los últimos encuentros, muy fino en la distribución de juego.

Campillo: 4. Muy perdido en los últimos encuentros, algo a lo que ya nos tiene acostumbrados el madrileño en los finales de temporada.

Fede Vico: 6. Bastante mejor que en las últimas jornadas, intervino en casi todas las jugadas que llevaron algo de peligro al área del Oviedo.

Iriome: 4. Lleva ya varios partidos algo flojo. Tal vez bajón físico o tal vez no, pero su rendimiento ha bajado bastante. A pesar de ello, aporta mucho trabajo, especialmente en las ayudas a Leuko.

Chuli: 5. Esta vez no se lleva el suspenso porque la mejoría respecto a otros días ha sido notable, especialmente en cuanto al esfuerzo defensivo, pero a ratos sigue dando la sensación de que ha venido a Lugo a hacer la pretemporada de cara a la 2018/19. La mezcla al 50% de pitos y aplausos en su retirada del campo es la mejor definición de su partido de hoy.

Azeez: 6. En el tiempo que estuvo en el campo, se hizo con el centro organizando el juego (algo a lo que ayudó el planteamiento de anquela). Buen rendimiento en circunstancias adversas.

Herrera: 5. Poco tiempo en el campo, pero puso pelea como es habitual en él, presionando a la defensa rival.

Jaime Romero: s.c. La expulsión trunco su cambio en el minuto 60’ y con los apenas 7‘ de que dispuso no sería justo valorarlo.

FICHA TÉCNICA:

CD Lugo: Juan Carlos; Leuko, Bernardo, Josete, Kravets; Seoane, Pita; Iriome, Campillo (Jaime, min 83), Fede Vico (Azeez, min 68); y Chuli (Cristian Herrera, min 72).

Real Oviedo: Herrero; Cotugno, Carlos Hernández, Forlín, Christian; Mariga, Folch; Aarón (Mossa, min 85), Saúl Berjón, Fabbrini (Diegui, min 73); y Toché (Rocha, min 87).

Marcador: 0-1, min. 14: Maikel Mesa / 2-0, min. 74: Muñiz / 3-0, min. 94: Tete Morente

Árbitro: Moreno Aragón. Mostró amarillas a Iriome, Josete, Pita, Chuli, Toché, Forlín y Carlos Hernández. Expulsó a Kravets con doble amarilla y a Francisco y José M. Rodríguez.

Incidencias: partido correspondiente a la 34ª jornada de la Liga 123. Disputado en el Anxo Carro ante 5.383 espectadores.

Comparte:

Deja un comentario