Crónica

Y Fede Vico volvió a ser el mejor cordobesista

por Javier Folgueira Lozano 12 marzo, 2018
Fede Vico, ante el Córdoba

El Lugo fue incapaz de desarrollar su juego en un partido en el que los 3 puntos se quedaron en casa en el minuto 80′, ese tramo del partido en el que los albivermellos suelen ser los mejores. Un encuentro muy desagradable de ver y en el que acabaron siendo protagonistas dos a los que ya se esperaba, Sandoval y Arcediano, y uno que nos sorprendió a todos: Fede Vico.

Si acostumbráis a ver los partidos por televisión, habréis notado que la mayoría de comentaristas deportivos de este país tienden, no sé si consciente o inconscientemente, a simpatizar con los equipos grandes (o tal vez no, tal vez son imaginaciones “conspiranoicas” mías).  El caso es que, sean imaginaciones mías o no, por culpa de eso tiendo a prestar atención a los comentarios solo cuando ambos equipos son más o menos del mismo nivel, que es cuando los comentarios suelen ser más de experto y menos de forofo. Un ejemplo de esto era el Getafe-Levante de ayer. No había equipo “grande” y eso ayudaba a que los aportes de los narradores fueran bastante más interesantes que de costumbre. El partido, por contra, no lo fue. ¿y qué leches hacía yo viendo un partido tan poco atractivo? Pues simple curiosidad por saber si el próximo año tendremos derby gallego en Lugo o no. Pero centrémonos de nuevo en el CD Lugo, que es lo que nos interesa realmente.

El caso es que, aprovechando la coyuntura de que jugaban dos equipos similares, uno de los comentaristas afirmó que el entrenador del Levante había hecho lo único que podía hacer, tal y como se encontraba al equipo: proponer un partido de no jugar a nada y fiarlo todo al acierto a balón parado, lo único que daba tiempo a trabajar en condiciones haciéndose cargo de un equipo a estas alturas de temporada. Pues bien, eso mismo propuso Sandoval en la primera mitad del partido del Nuevo Arcángel. Los jugadores del Córdoba caían al suelo con la más mínima ráfaga de aire y ante un Lugo que se caracteriza por una defensa muy agresiva (en el  buen sentido de la palabra), esto dejaba el discurrir del encuentro en manos de otro de los protagonistas citados: nuestro viejo “amigo” Arcediano Monescillo.

Arcediano es de esos árbitros estilo “pistolero del oeste”. No en vano es el segundo que más tarjetas muestra por encuentro entre los de 2ª división

El caso es que Arcediano es de esos árbitros estilo “pistolero del oeste”. No en vano es el segundo que más tarjetas muestra por encuentro entre los de 2ª división por detrás de De Mera Escuderos. Además de muy tarjetero, es muy de pitarlo todo, incluso cosas que no existen como la roja de Bernardo en Valladolid o la amarilla de hoy a Seoane, y eso le venía muy bien al planteamiento de Sandoval, mientras que al estilo de Francisco le cuadra más un árbitro tipo Varón Aceitón, capaz de arbitrar dejando jugar y sin acribillar a los jugadores a tarjetas [Nota: aún no nos ha arbitrado en liga, así que tal vez me tenga que comer mis propias palabras algún día].

Desconozco si por ser lo único que puede hacer, como decía el comentarista de TV, o por conocer el historial de Arcediano, Sandoval llevó el encuentro a su terreno: el Córdoba se volcaba al ataque y cada mínimo contacto era una falta que los andaluces no dudababn en colgar al área, independientemente de la lejanía o la posición. No se jugaba a nada y se confiaba en un gol a balón parado. El guión marchaba como le convenía al Córdoba.

El arreón verdiblanco duró unos 20 minutos, en los que los de Francisco mostraron una buena consistencia defensiva y, sobre todo, una habilidad excepcional tirando el fuera de juego, algo en lo que la mejoría en los últimos encuentros ha sido notable. A partir de ese punto, los lucenses parecieron recuperar en parte el control del juego y el chaparrón amainó un poco. Seguíamos sin crear ocasiones, pero al menos el Córdoba tampoco se volcaba tanto sobre la puerta de Juan Carlos. Las cosas empezaban a mejorar y el segundo tiempo prometía tener algo más de juego y ocasiones para los nuestros.

Desconozco si jugar ante su paisanos le puso nervioso, pero Fede Vico volvió, como hace años, a ser el jugador clave en la victoria del Córdoba

El problema era el protagonista inesperado. Desconozco si jugar ante su paisanos le puso nervioso, pero Fede Vico volvió, como hace años, a ser el jugador clave en la victoria del Córdoba. Nada más empezar la segunda parte, realiza un salto por un balón con el codo en alto. Una jugada de esas que ya desde la temporada pasada es amarilla sí o sí. Y si el árbitro es Dámaso Arcediano, dudar de si será capaz de mostrar o no la segunda amarilla es no estar atento al partido. Segunda amarilla y a la calle. Ahí terminó el partido y cualquier esperanza de llevarse los 3 puntos para los albivermellos.

El resto del encuentro no fue un monólogo, ya que hubo dos protagonistas: por una parte un Córdoba envalentonado y necesitado de puntos que se volcó al ataque y por otra “Lucky Luke” Arcediano sacando amarillas. Ahora bien, en este punto quiero ser claro: Arcediano es un árbitro horroroso de pito demasiado fácil, pero al que hoy no se puede culpar de la derrota. En las jugadas clave, anuló correctamente dos goles al Córdoba, mostró una amarilla también correcta a Juan Carlos cuando todo el estadio reclamaba la roja  y ambas amarillas a Vico son claras, una por un plantillazo a la altura de la rodilla y otra por el consabido codo en el salto. No es culpa suya si el cordobés no midió las consecuencias teniendo ya una amarilla.

En cuanto al juego de los lucenses, poco que comentar porque poco hubo

En cuanto al juego de los lucenses, poco que comentar porque poco hubo. Totalmente inoperantes en ataque y muy serios en defensa todo el encuentro. El partido fue desde la expulsión de Vico un encuentro de frontón, con el Lugo ejerciendo de pared hasta que apareció Reyes. Ya avisaba el compañero Toni Cruz de que Reyes era la mejor zurda de la categoría y muy capaz de poner un centro medido como el que colocó a pies de Sergi Guardiola para que éste solo tuviera que empujarla. 34 minutos había aguantado el muro de Francisco con uno menos sobre el campo.

En los 10 restantes, arrebato del CD Lugo que no se concretó en ocasiones, salvo un remate bombeado de Mario Barco que no cogió puerta y final del partido.

3 puntos que vuelan y los próximos 2 partidos en casa, que serán clave, así que a los aficionados nos toca hacer nuestra parte: bajar al campo y animar más que nunca para que el CD Lugo aproveche la última oportunidad de engancharse a la lucha por la promoción de ascenso.

LAS PUNTUACIONES

· Juan Carlos: 8. Paró todo lo parable y poco pudo hacer en el gol. El principal responsable de mantener las opciones de puntuar casi hasta el final. El único lunar, esa salida algo alocada que le costó la amarilla.

· Leuko: 8. Hasta en 5 ocasiones salvó ocasiones claras de remate de los cordobesistas. Tal vez su mejor partido hasta la fecha con el CD Lugo.

· Bernardo y Josete: 5. El mismo comentario me merece la actuación de ambos. Muy ordenados en defensa y tirando hábilmente la línea del fuera de juego. Sin embargo, en algunas ocasiones los errores en la salida del balón pusieron en serios aprietos a Juan Carlos y dieron vida al ataque del Córdoba.

· Kravets: 6. En su línea. En defensa, serio y con algunos errores puntuales como el resto de la zaga (entre ellos, cómo se le adelanta Guardiola en el gol), pero con ese plus de aportar centros muy peligrosos en ataque, aunque después no haya quien llegue a rematarlos.

· Seoane: 5. Aunque ayudó a mantener el muro defensivo, pudo aportar poco en la creación de juego.

· Pita: 6. Mientras el CD Lugo se mantuvo con 11, aportó seguridad atrás y algunos desplazamientos en largo muy interesantes. Dejó ver el por qué en pretemporada parecía que Seoane-Pita era la pareja de medios titular de Francisco.

· Iriome: 4. Muy desaparecido todo el encuentro, igual que el resto del ataque del Lugo.

· Fede Vico: 0. Fue clave en el resultado final. Aunque haya sido uno de los mejores del equipo en lo que va de temporada, errores de este tipo no deben permitirse en jugadores de este nivel.

· Campillo: 4. Aunque fue el único que creó peligro en ataque, estuvo blando en defensa.

· Chuli: 3. El que iba a ser el mayor fichaje del Lugo está siendo de momento la mayor decepción. Cuesta entender que desde su llegada tan solo haya hecho 7 remates y solo 2 de ellos a puerta, según las estadísticas de la LFP. La aportación ofensiva sigue siendo muy escasa. Esperemos que nos cierre pronto la boco, como ha hecho Pita en los dos últimos partidos.

· Azeez: 6. Realizó bien la función que le dio Francisco en la segunda mitad e hizo el único tiro a puerta del Lugo en todo el encuentro.

· Cristian Herrera: 4. Su entrada no varió el panorama sobre el campo.

· Mario Barco: 6. En 10 minutos llegó a hacer un remate de cabeza que salió ligeramente desviado, lo que viene siendo un remate más que Chuli en 70 minutos menos. Lástima que todo apunte a que abandonará el Lugo sin llegar a sacarle todo su potencial.

· Francisco: 5. Aunque supo reaccionar tras la expulsión y a punto estuvo de arrancar un punto del Arcángel, hay que reconocer que en la primera mitad Sandovla le ganó la batalla táctica.

Ficha técnica:

Córdoba CF: Kieszek; Javi Galán, Aythami, Loureiro (Jáuregui, min. 68), Álex Quintanilla; Aguza, Edu Ramos, Narváez, Jovanovic (Caro, min. 83); Alfaro (Reyes, min. 55), Sergi Guardiola.

CD Lugo: Juan Carlos; Leuko, Bernardo, Josete, Kravets; Pita (Azeez, min. 54), Seoane; Campillo, Iriome (Herrera, min 64), Fede Vico ; y Chuli (Barco, min. 83).

Marcador: 1-0, min. 78: Sergi Guardiola

Árbitro: Arcediano Monescillo. Mostró amarillas a Fede Vico (doble amarilla), Juan Carlos, Kravets, Seoane, Bernardo, Chuli, Reyes y Campillo. Las de Vico y Bernardo acarrean suspensión.

Incidencias: partido correspondiente a la 30ª jornada de la Liga 123. Disputado en el Nuevo Arcángel ante unos 17.000 espectadores.

Comparte:

Deja un comentario