ActualidadCrónica

El Lugo paga su falta de poderío en las áreas y se cae del play-off

por Ramón Rivas 12 febrero, 2018

Si algo define a los equipos que se atreven a dominar esta categoría de locos es que no conceden segundas oportunidades. Rara vez cometen errores groseros en defensa y en ataque, a la mínima oportunidad que se les concede, castigan con maestría para virar la mayoría de partidos a su favor. Ayer, en Zaragoza, el Lugo careció de las dos cosas. Su rendimiento defensivo rozó lo cómico, especialmente a lo largo del primer tiempo y personificada esta desgracia en la figura de sus dos centrales, un Josete que ni se acerca a la jerarquía de Ignasi Miquel y un Bernardo al que se le han descubierto muchas carencias tras la salida del zaguero catalán rumbo a Málaga. En lo referente a la productividad ofensiva, y aunque el juego en ningún momento fue prolífico, los de Francisco gozaron de numerosas ocasiones claras de gol que sin embargo no fueron capaces de convertir. Cristian Herrera, que parecía haber encontrado su sitio realizando un gran trabajo de desgaste ya fuera en banda o a la espalda del punta, ha vuelto a demostrar que sus cifras en temporadas anteriores no tenían nada que ver con la casualidad: Herrera es un gran jugador, pero no un goleador.

A estas horas suena ventajista, pero muchos ya torcimos el gesto cuando vimos la convocatoria de Francisco. Kravets, al que le bastó una pequeña lesión de Luis Ruiz para ganarse la titularidad a pesar de llevar medio año sin competir, se cayó de la lista dejando en bandeja su puesto en el once al ex del Cádiz. Kravets es un jugador que evidentemente no puede acusar la carga de partidos a lo largo de la temporada, y de verdad que no se me ocurre ningún otro motivo que justifique este cambio repentino. En cuanto Luis Ruiz recibió tres o cuatro balones (de disparo o centro) en las inmediaciones del área, las diferencias entre ambos se hicieron palpables. En lo referente a Mario Barco, que es cierto que había perdido su acierto goleador en las últimas jornadas, su ausencia también se hizo notar. Representa un perfil único entre los delanteros del Lugo, y aporta una solución de muchos quilates en partidos en los que al Lugo le cuesta construir, como se pudo ver el día del Sporting en casa. Cabe pensar que si alguna de las oportunidades que tuvo Herrera en la Romareda hubiesen caído en los pies de Barco, el equipo no habría regresado con el casillero anotador a cero. Además, la revolución en el once tampoco acabó de funcionar. Pita no estuvo demasiado brillante con balón, y sin él no tuvo ni una cuarta parte de la presencia que viene mostrando Azeez. Fede Vico, que sigue sin mostrar nada demasiado especial (¿a dónde se irá cuando termine su contrato aquí?) le ganó la partida a Iriome en derecha y Álvaro Lemos, que estuvo correcto sin alardes, puede cortar la progresión de un Leuko que había dado un paso adelante en las últimas jornadas. Chuli, en su primera titularidad con la albivermella, no destacó salvo por una acción en la que bien se pudo ir expulsado por un puñetazo sin sentido a la cabeza de un jugador del Zaragoza.

Y así fue que los de Natxo González se llevaron el partido. Un equipo joven y con talento, pero que tiene un funcionamiento colectivo muy lejano a lo que debería ser teniendo en cuenta su estatus dentro de la categoría. No es sólido en defensa, y en ataque abusa de una circulación monótona acumulando mucha gente por dentro pero sin proyectar con peligro a sus laterales. Depende en exceso de un delantero de Primera División como Borja Iglesias y también ayer de su portero, sin el cual el partido podría haber tenido un desarrollo muy diferente. Bravo por dar un giro a la planificación apostando por la cantera y por retornados como Zapater, asentando un proyecto que no se centre únicamente en el corto plazo, pero es inevitable sentirse decepcionado por la temporada de este Real Zaragoza.

El partido lo decantó Borja Iglesias al aprovechar un doble desajuste defensivo al cuarto de hora, y no fue hasta el inicio de la segunda mitad cuando el Lugo tiró de carácter para reaccionar y tratar de igualar la contienda. Tuvo varias ocasiones, especialmente a balón parado, donde se mostró muy imaginativo y con una variedad de recursos en la estrategia que el Zaragoza nunca fue capaz de contrarrestar. Pero el gol no llegó, y a diez del final Oliver Buff sentenció con una falta ejecutada con maestría. A partir de ahí el Lugo se cayó y de no ser por Juan Carlos y el larguero la goleada podría haber sido mucho mayor. Pero ya todo quedó en anécdota, y lo mejor es dar carpetazo cuanto antes a uno de los encuentros más flojos de la temporada. No queda otra que centrarse en el partido del Barça B deseando que Francisco regrese al camino de la ortodoxia.

Notas de Javi Folgueira

Juan Carlos: 8. Con otro portero bajo palos, quizás el resultado habría sido otro (un 5-0, por ejemplo).

Lemos: 4. Se le notó la falta de partidos. Sin aportación importante en ataque ni en defensa.

Bernardo: 4. No pudo en ningún momento con Borja Iglesias ni con Pombo.

Josete: 3. Tampoco tuvo acierto a la hora de parar a los delanteros rivales y además cometió una falta innecesaria al borde del área que dio lugar al 2-0 que finiquitó las esperanzas de remontada.

Luis Ruiz: 4. Algo más activo en ataque que Lemos, pero Borja le ganó la partida en varias ocasiones.

Seoane: 4. Sin Azeez a su lado, parece otro. El de temporadas anteriores, más inseguro y llegando tarde al balón.

Pita: 4. Aunque ayudó en ataque a crear algunas acciones de peligro, no colaboró en tareas defensivas como lo hace Azeez, y se notó mucho.

Romero: 7. De lo poco salvable hoy. Sigue siendo la principal fuente de jugadas de peligro desde su llegada.

Fede Vico: 4. Bastante desaparecido, tanto en ataque, donde creó menos peligro que de costumbre, como en defensa, donde de nuevo cometió alguna falta peligrosa próxima al área.

Cristian Herrera: 6. Aunque hay que reconocerle que creó mucho peligro en ataque, con constantes combinaciones y desmarques, le sigue fallando (y mucho) la puntería. Tuvo las dos ocasiones más claras del encuentro, pero no atinó en el remate.

Chuli: 4. Aunque estuvo participativo y creó juego ofensivo, se le notó demasiado la falta de forma. Esperemos que vaya subiendo el nivel en futuros encuentros.

Albarracín, Iriome y Campillo: 4. Ninguno de los tres cambios aportó mejoría al juego del Lugo con su entrada.

Francisco: 3. Desconocemos los motivos de las rotaciones. Suponemos que dar descanso a los habituales o dar minutos a los menos utilizados para que se mantengan a buen nivel anímico de cara al tramo clave de la temporada, pero parece claro que los cambios fueron excesivos, porque el equipo en la primera mitad parecía otro. El caso es que ni el planteamiento inicial ni los cambios fueron acertados y el Real Zaragoza nos superó en todos los aspectos. En su haber, indicar la clara mejoría del equipo tras el descanso.

FICHA TÉCNICA:

Real Zaragoza: Cristian Álvarez; Lasure, Perone, Verdasca, Alberto Benito; Eguaras, Guti (Oyarzun, min 86), Febas (Buff, min 65), Javi Ros; Borja Iglesias y Pombo (Papu, min 77).

CD Lugo: Juan Carlos; Lemos (Iriome, min 69), Josete, Bernardo, Luis Ruiz; Seoane, Pita, Romero (Albarracín, min 74), Fede Vico, Herrera; y Chuli (Campillo, min 58).

Marcador: 1-0, min. 13: Borja Iglesias / 2-0, min. 82: Buff

Árbitro: De la Fuente Ramos. Mostró amarillas a Chuli, Iriome, Seoane, Bernardo y Javi Ros.

Incidencias: partido correspondiente a la 25ª jornada de la Liga 123. Disputado en el Estadio de la Romareda ante unos 13.000 espectadores.

Imagen principal: El Desmarque Zaragoza.

Comparte:

Deja un comentario