Previa

UD Almería: genética Alcaraz y fortaleza como local

por Lugoslavia 7 enero, 2018

Por José Miguel Capel – Sphera Sports

Hasta ocho encuentros llegó a acumular la UD Almería sin conocer la victoria, hasta que tras caer en el Carlos Belmonte, Luis Miguel Ramis fuese destituido como técnico del conjunto almeriense. Fran Fernández se hizo cargo del banquillo almeriense provisionalmente, consiguiendo una victoria cómoda y balsámica ante el Real Zaragoza, para dejar el puesto a un experimentado Lucas Alcaraz, que se estrenó con empate en el Mini Estadi. Después del estreno, el técnico granadino suma dos victorias como local y otras tantas como visitante, mostrándose seguro en el Estadio Juegos Mediterráneos, aunque excesivamente vulnerable a domicilio.

Llega el conjunto rojiblanco al primer duelo del año ante el CD Lugo tras despedir el anterior con una derrota sin paliativos en Santo Domingo ante la AD Alcorcón, un encuentro en el que los de Alcaraz se mostraron inofensivos e inoperantes ofensivamente, careciendo de opción alguna de obtener algo positivo de su visita a la ciudad madrileña.

La mayor debilidad del Almería se encuentra en su zona ofensiva, y es que entre los tres delanteros con los que cuenta en plantilla (Caballero, Juan Muñoz e Hicham) tan sólo han anotado dos goles en lo que va de temporada

El conjunto almeriense, con todo, ha conseguido escapar de las posiciones de descenso, colocándose con dos puntos de margen sobre la zona de peligro con 22 puntos. El gran objetivo del equipo es el de derrotar al CD Lugo en casa y alcanzar de esta forma los 25 puntos al final de la primera vuelta, aproximadamente la mitad de los necesarios para terminar salvando la categoría a final de temporada.

Un equipo que ya respira el ADN de Lucas Alcaraz

La llegada de Lucas Alcaraz al banquillo hacía previsible que el juego del equipo almeriense no resultase vistoso, aunque sí que presagiaba el hecho de fortalecer los mecanismos como bloque y reforzar los sistemas defensivos. Un entrenador de prestigio y marcado carácter conservador que el Almería contrataba precisamente con dicho objetivo y que en tan sólo cinco partidos ya ha impregnado a sus jugadores de un ADN reconocible. En cuanto a nombres propios fortalecidos con la llegada del técnico granadino, destacar a Marco Motta o Verza, que aprovechan el cambio de técnico para ganar protagonismo.

La salvación, objetivo primordial

A estas alturas de temporada, no cabe aspirar a algo diferente a la salvación. Los próximos encuentros marcarán si el equipo es capaz de dar un paso al frente y convertirse en fiable también a domicilio, única vía para que los almerienses puedan llegar a optar a un objetivo diferente al de mantener su plaza en el fútbol profesional una nueva temporada.

La afición, inquieta

Pese a que se han atravesado momentos de mayor dificultad en la temporada, la afición continúa estando inquieta por la situación del equipo. 22 puntos son un bagaje pobre para el equipo y desde la grada se percibe que existen carencias que se podrían tratar de solucionar en el mercado de fichajes. Sin embargo, desde el club los movimientos no existen, los rumores escasean y el aficionado se impacienta ante dicha situación. Una grada habitualmente permisiva con el equipo, con una paciencia inusual en el fútbol moderno, no suele castigar a su equipo en momentos difíciles de juego aunque tampoco es una de aquellas aficiones que lleve en volandas a su equipo como local. Pese a ello, la racha actual en casa es alentadora, contando sus últimos tres encuentros como local por victorias, ante el Real Zaragoza, CD Tenerife y Córdoba CF.

Francisco, regreso con cariño

El partido del domingo contará con el aliciente del regreso de caras conocidas a la ciudad de Almería. Por una parte, Francisco, el técnico del conjunto lucense, que fuese jugador y también entrenador del conjunto rojiblanco y al que la afición guarda un especial cariño por todo lo ofrecido al club. Una afición que en varias ocasiones ha mostrado su predilección por él y que a buen seguro recibirá al técnico con una ovación, mostrando el sentimiento rojiblanco por él. También regresa a casa Ramón Azeez, un jugador que se formó en las categorías inferiores del club y al que la afición siempre vio con buenos ojos, por su entrega y sus características como futbolista. Sin duda, un regreso esperado que será un factor más en el desarrollo del encuentro.

Las bajas, principal obstáculo

El Almería podría contar con hasta ocho bajas por lesión de cara a la visita del equipo lucense. Owona, Javi Álamo, Tino Costa y el ex del Lugo Pablo Caballero están descartados. Por su parte, Mandi, Pervis, Fran Rodríguez y Gaspar arrastran molestias físicas, y sólo el primero y el último parecen con opciones reales de llegar al encuentro. Con ello, el once del conjunto local se antoja previsible, a expensas de la disponibilidad de Gaspar, y sería el siguiente: René Román; Motta, Morcillo, Joaquín, Nano; Verza, Alcaraz, Fidel, Pozo, Gaspar; Juan Muñoz.

Pozo, el jugador referencial

Pese a que sus registros goleadores han disminuido respecto a anteriores campañas, José Ángel Pozo es el faro de la UD Almería, ese jugador diferencial capaz de generar juego para el equipo, dirigirlo y encontrar las vías para dañar al rival. El mago malagueño está completando su temporada más regular en el juego y, además, su estado físico, ese que frenaba su progresión, está ahora a la altura de un jugador que marca diferencias en la categoría por su fútbol. De la inspiración de Pozo dependerán gran parte de las opciones de su equipo tanto en el encuentro ante el CD Lugo, como en la segunda vuelta de la competición.

Comparte:

Deja un comentario