Crónica

Ciclogénesis futbolística

por Javier Folgueira Lozano 10 diciembre, 2017
Los jugadores del Lugo celebran la victoria ante la Cultural

Daba la previsión de Meteogalicia (o de Aemet, que en esto de mirar el tiempo hay aficiones a distintos equipos como en el fútbol) un vendaval para esta tarde de domingo, pero les faltó detallar el tipo de vendaval, porque el climatológico hizo acto de presencia en el Anxo Carro hacia eso de las 6 de la tarde, ya que de 4 a 6 el vendaval era de fútbol en el sentido más amplio de esa palabra.

A la lluvia de ocasiones de los primeros 45 minutos solo le faltó el gol

Había incluso riesgo de suspensión, y seguramente en el descanso y con el 0-0 en el marcador los jugadores de la Cultu tenían los dedos cruzados para que así fuese, dado que la primera mitad ya presagiaba que, si salían de nuevo al campo, se avecinaba una tormenta de goles, porque a la lluvia de ocasiones de los primeros 45 minutos solo le faltaba eso, el gol.

El espectáculo futbolero de hoy en Lugo ha sido de un nivel que no se ha visto en muchísimo tiempo, si es que realmente hemos visto un juego de tal perfección alguna vez en la ciudad de las murallas. La idea estaba clara desde el minuto 1: presión muy alta sobre todos los jugadores rivales, recuperación de balón y salida rápida combinando. Ese era el planteamiento y la ejecución salió a la perfección.

El partido de Luis Muñoz y Josete Malagón ha sido impecable

Todos y cada uno de los jugadores locales hicieron su función y demostraron que ir líderes en la Liga 123 no es cosa de 1 o 2 jugadores, si no de 15 o 20. No las teníamos todas con nosotros a este respecto, ya que la baja de Pedraza el año pasado provocó una debacle que amenazaba con repetirse tras la marcha de Miquel, pero el partido de Luis Muñoz y Josete Malagón ha sido impecable, poniendo en un bendito problema a Francisco para elegir su pareja de centrales para el próximo encuentro, ya que se han ganado con creces la oportunidad de ser titulares.

Si perfectos estuvieron los centrales, qué decir de los pivotes. Azeez y Seoane ganaron cada balón dividido, protegieron a la defensa y distribuyeron balón, sobre todo hacia un Fede Vico que hoy sí rayó al altísimo nivel que sabemos que puede dar.

Y así podría seguir jugador por jugador, porque todos ellos estuvieron hoy impresionantes, simplemente ES-PEC-TA-CU-LA-RES, haciendo patente que el CD Lugo 2017-18 es un bloque sólido, perfectamente capaz de afrontar varias bajas de titulares sin resentirse (aunque, dicho esto, esperemos que sea cierto lo que dijo Víctor Moreno en rueda de prensa y la cláusula de Ramón Azeez sea bien alta y al menos esa marcha, si desgraciadamente ocurre, nos deje una buena compensación económica, porque podemos apostar a que algún equipo grande vendrá a por él).

Bueno, el caso es que yendo a la narración del encuentro propiamente dicha, el juego bien engranado y extremadamente veloz, quien sabe si por la rapidez del campo, del Lugo dio lugar a una sucesión de ocasiones que inexplicablemente no terminaron en gol, incluido un remate de Fede Vico digno de premio Puskas y un disparo a la cruceta que no quiso entrar.

Incomprensible que la primera mitad no finalizase con uno o dos tantos en el casillero local

Incomprensible que la primera mitad no finalizase con uno o dos tantos en el casillero local, lo que hacía presagiar que en la segunda llegaría la desgracia, porque ya se sabe que en segunda el que perdona acaba pagando, pero no, los albivermellos se han empeñado este año en romper todos los esquemas habidos y por haber, incluido ese, y en 15 minutos habían finiquitado el partido con un 3-0 tras dos goles de Supermario y uno de la lanza de fuego.

No tuvo más historia el partido, salvo para lucir el envidiable físico y la calidad de Azeez y dar unos muy buenos minutos a Albarracín, Pita y Escriche (que a punto estuvo de marcar el cuarto). Los leoneses no supieron plantar cara y los lucenses se vieron obligados a bajar el ritmo, imposible de mantener durante 90 minutos, pero mantuvieron el control del encuentro.

El gol final de la Cultural quedó en anécdota al llegar cuando ya todos los jugadores del Lugo estaban pensando en una ducha caliente para aliviar el frío de la lluvia de la borrasca Ana.

NOTAS: 10

Hoy no hay notas. O mejor dicho, sólo hay una porque el equipo al completo estuvo de diez.

Lo que sí queremos es incluir un par de menciones especiales. La primera a Ramón Azeez, porque si el equipo estuvo de 10, su actuación fue de 14. Para un tipo como yo al que le supone un esfuerzo levantarse del sofá, el derroche físico del nigeriano en los 90 minutos es inconcebible. Sin balón, con balón, en el centro del campo e incluso de delantero centro/mediapunta en los últimos minutos. Parecía que había 4 ramones, como en la banda de Forest Hills, repartidos por todo el terreno de juego. Notita al pie: Ramón, no nos des esos sustos, porque el fallo del primer gol casi me provoca un infarto. Suerte que tenemos a un cazagoles de primera (Mario Barco, renovación ya)

La segunda mención especial es para el estado del campo. Aunque el año ha sido benigno para el césped hasta ahora, con toda el agua que ha caído hoy cualquier otro estadio de la Liga 123 sería un patatal, mientras que el Anxo Carro lucía espectacular incluso al final del partido, y eso también ayuda a que el equipo pueda desplegar el juego que quiere.

Ficha técnica:

CD Lugo: Juan Carlos; Campabadal, Luís Muñoz, Josete, Luis Ruíz; Seoane, Azeez, Iriome, Fede Vico (Escriche, min. 83), Herrera (Pita, min. 73); y Mario Barco (Albarracín, min. 66).

Cultural Leonesa: Jorge; Zuiverloon (Julen Colinas, min. 65), Iván González (Mario Ortiz, min. 56), Unai Albizua, Yasser; Isaac, Yeray, Señé, Aridai, Emi Buendía; y Rodri.

Marcador: 1-0, min. 46: Mario Barco / 2-0, min. 52: Iriome / 3-0, min. 60: Mario Barco / 3-1, min 92: Aridai

Árbitro: Díaz de Mera Escuderos. Mostró amarillas a Yasser, Josete, Rodri y Campabadal.

Incidencias: partido correspondiente a la 18ª jornada de la Liga 123 disputado en el campo Anxo Carro ante 3045 espectadores.

Comparte:

Deja un comentario