ActualidadArtículos

Un 15 de junio de 2008

por Colaboración 16 diciembre, 2017

Por Antonio Escar, de sporthuesca.com

Un 15 de Junio de 2008, el Huesca certificaba en Écija su primer ascenso a la categoría de plata del fútbol nacional. Muchas cosas han pasado en estos algo más de 9 años para haber llevado al conjunto oscense a codearse entre los elegidos de una Liga 123 que goza de una igualdad extraordinaria. Entre medio un fatídico 8 de Junio de 2013, se consumaba el descenso de nuevo a la Segunda División ‘B’, donde, y tras 2 años de lucha, consiguió regresar de nuevo a la Segunda División, categoría que hasta la fecha no ha abandonado.

Así pues 2 años y medio muy intensos, donde la buena gestión económica y deportiva ha logrado asentar un proyecto que goza en estos momentos de mucha credibilidad, y lo mejor de todo, mucha ilusión y fe. Superada la barrera de los 4.500 socios para una ciudad de apenas 50.000 habitantes, es sin duda, la constatación de que Huesca respira fútbol y la ilusión generada esta campaña esta desbordando todas las previsiones.

Una provincia entregada, que ha pasado en apenas 2 años y medio de pelear en Segunda ‘B’ a vivir una temporada con la soga al cuello de la clasificación, para terminar, certificando la temporada pasada con el ‘playoff’ de ascenso. Se palpa la sensación de que esta vez parece ser va muy en serio, que las cosas cocinadas a fuego lento tienen cabida en este fútbol tan cosido por los límites presupuestarios, que son los responsables de haber facilitado que los clubes que hacen bien las cosas tengan cabida en un deporte tan desigual y descontrolado.

Huesca vive un ambiente de fiesta permanente, amparado en las buenas sensaciones del equipo.

Huesca vive un ambiente de fiesta permanente, amparado en las buenas sensaciones del equipo, en unos números como local apabullantes y una tabla clasificatoria que está empezando a ser una realidad, la gente ha comenzado a perder el miedo a ilusionarse y la respuesta esta siendo todo un éxito. Ese campo que tan sólo registraba llenos en las grandes y contadas ocasiones, se está quedando sin asientos para dar cobijo a todos los aficionados que están queriendo subirse en esta parada tan ilusionante.

Con la prudencia de haberse visto hace apenas 13 años peleando por un descenso de 3ª división que hubiera sido traumático y con muchos visos de desaparición, vive una afición que poco a poco comienza a creer que el sueño es posible. Una pelea entre grandes equipos y enormes aficiones, que no están siendo un impedimento para que se haya instaurado la sensación de que algo muy grande espera a esta ciudad norteña tan pequeña y desapercibida. A la sombra de una de las capitales más grandes de la geografía nacional, vive agazapado un equipo humilde, trabajador, solidario, que sueña con hacer algo muy grande y que no es otra cosa que situar a Huesca y a la SD Huesca en lo más alto del escalafón futbolístico nacional: la Primera División.

Foto: sporthuesca.com

Comparte:

Deja un comentario