ArtículosCrónica

Licencia para soñar (2ª parte)

por Javier Folgueira Lozano 16 septiembre, 2017

Licencia para soñar le daba el compañero Ramón Rivas al CD Lugo en su crónica del encuentro copero ante el Nástic y ayer la afición del Anxo Carro pudo vivir ese sueño en directo, y es que, si bien en el Tempo Extra Faladoiro de esta semana comentábamos que la victoria contra el Albacete dejaba a pesar de los 3 puntos un mar de dudas, hoy ocurría todo lo contrario. El equipo maño se iba al descanso con ventaja en el marcador, pero el comentario general en la grada era sobre lo injusto del resultado y la descomunal pitada en el intermedio tenía un claro objetivo y no era el equipo, si no un trío arbitral que era el único que evitaba que el marcador reflejase el dominio de un Lugo que finalizó el partido con ¡¡un 60% de posesión!!

El Lugo realizó una gran primera parte, con un primer cuarto de hora que realmente daba a la grada esa licencia para soñar, con los jugadores encarando la portería del Real Zaragoza como bólidos y desplegando un fútbol muy ofensivo que remataba Campillo en el 14’ con el que habría sido uno de los goles de la temporada, pero el colegiado Ais Reig (o más concretamente uno de sus asistentes) no iba a permitir que se le arrebatara el protagonismo del encuentro de semejante manera, así que prefirió anularlo por un inexistente fuera de juego.

Pareció que el susto del gol espolease a los aragoneses, que empezaron a apuntar con más peligro hacia la portería del Lugo, especialmente por medio de un Alberto Benito espectacular que desbordaba una y otra vez a la defensa rojiblanca. De hecho, las dos mejores ocasiones del Zaragoza llegaron en pases en profundidad de Benito para el suizo Buff. En la primera ocasión, el disparo a la media vuelta del suizo se iba fuera, pero en la segunda, un error de Bernardo al tirar el fuera de juego permitió que se quedase solo ante Juan Carlos y lo batiese por elevación en un toque de calidad.

Gol de Buff

Buff se dirige a portería en la jugada del 0-1

Pareció el Lugo acusar algo el golpe y apenas agobió la portería de Cristian Álvarez en los 7 minutos que quedaban de primera mitad.

0 a 1 al descanso, pero con sensaciones muy distintas alas de jornadas anteriores. La sensación general entre los Lugoslavos era de optimismo. Curioso esto del fútbol; en los dos partidos anteriores, con 0-0 al descanso todo eran críticas y en este, con marcador en contra, todo halagos. Y es que lo siento por los Mourinhistas, Bordalasistas y resultadistas en general, pero esto del fútbol para algunos son más sensaciones que resultados y a veces las sensaciones se concretan en goles, como ocurriría poco más tarde.

Salió de nuevo a por todas el Lugo en la segunda mitad, con un Fede Vico que cubría todo el campo. Y es que ya decía el compañero Aarón al ver la alineación que este año la plantilla es tan amplia que hay que dejar fuera a gente como Escriche o Luis Muñoz y tal vez el “aliento en la nuca” de Albarracín ayude a aumentar la competitividad del cordobés, que jugó su partido más completo desde que llegó a Lugo, desplegándose por todas las zonas del ataque.

Así las cosas, bien fuera por el empuje del CD Lugo o por un paso atrás del Zaragoza, siguió el cántaro yendo a la fuente hasta que en el 66’ Seoane, tomando los galones de Gran Capitán que ha dejado vacantes Manu, anotó a la salida de un córner.

Gol de Seoane

Seoane remata para anotar el 1-1

Empate más que merecido y a partir de ahí se desató la locura. En la grada, con un público que animado por el buen juego desplegado por fin rugió como debe para dar ese punto extra de ánimo a sus jugadores, y en el campo, con un partido que se convirtió en un despliegue ofensivo de ida y vuelta, con ocasiones en ambas porterías y los porteros de los dos equipos salvando milagrosamente ocasiones.

El peligro en los maños lo llevaba un Borja iglesias que imponía su físico a los defensores del Lugo, que aguantaban el tipo como podían ante el “Panzer” de esta Liga 123 y cuando éstos no eran capaces de detenerlo, aparecían las manos de un impresionante Juan Carlos que se ha empeñado en reemplazar como ídolo del fondo norte al gran José Juan.

Y si el juego hacia una portería discurría por el centro, por el lado contrario eran las bandas (por fin, las tan añoradas bandas) las que llevaban todo el peligro, con Campabadal/Iriome y Ruiz/Vico (y después el debutante Albarracín) asaltando una y otra vez el área, hasta que un centro del extremo uruguayo con apellido de pueblo aragonés (cosas del destino), encontró ya en tiempo de descuento la cabeza de un Iriome que ha pasado de la sequía goleadora del año pasado a marcar dos goles en 2 jornadas que valen 4 valiosísimos puntos que sin duda marcarán la diferencia a final de temporada.

No hubo tiempo para más que para el pitido final de un árbitro cuya mala actuación no fue impedimento para unos jugadores que se sobrepusieron a todo: marcador en contra, gol anulado,… para lograr la primera victoria en casa de la temporada y que, repitiendo actuaciones como la de hoy, será la primera de muchas.

NOTAS

(Nota sobre las notas: vale, reconozco que igual están un poco infladas, pero es que por partidos como el de hoy es por lo que me gusta bajar al campo)

Juan Carlos, un 10: vale que la perfección no existe, pero lo de Juan Carlos hoy se le aproxima mucho. Paró todo lo que se acercó a la portería y atajando el balón siempre que pudo, algo muy raro de ver en los porteros actuales. Sin duda, el principal responsable de que el Zaragoza no marcara más goles.

Campabadal, un 10: lo siento, pero tengo debilidad por este chico. Seguro en defensa, hoy además se prodigó por fin en ataque doblando a Iriome. Puede que el mejor fichaje de la temporada si mantiene este nivel.

Bernardo, un 6: estuvo bien, pero le tocó bailar con el peor rival: Borja Iglesias. El gallego le desbordó por velocidad, a pesar de lo cual consiguió aguantar sin faltas y sin ir al suelo, lo que dificultó el remate o la jugada lo suficiente para evitar males mayores. Además, un pasito adelante a destiempo fue clave en el gol.

Ignasi Miquel, un 9: contó con la ventaja de enfrentarse menos veces que Bernardo al “monstruo” rival, pero todo lo que hizo lo hizo bien.

Luis Ruiz, un 7: muy difícil, ponerle nota hoy. En la 1ª mitad, entre Toquero y Benito le hicieron la vida imposible y no pudo pararlos y eso le baja la nota, porque su 2ª parte es de sobresaliente.

Ramón Azeez, un 9: además de cortar en defensa, hoy desplegó más juego: distribuyó balón, combinó a bandas, o dribló y condujo cuando era necesario. Excelente.

Fernando Seoane, un 9: casi se podría repetir lo mismo que para Azeez. Quizá entró algo menos que el nigeriano en juego, pero a cambio marcó el gol clave para la remontada.

Campillo, un 8: por fin rayó a gran nivel el madrileño. Una mejoría notable respecto a los partidos anteriores y autor de un golazo que por desgracia no subió al marcador.

Iriome, un 10: realizó un espectacular despliegue físico y peleó por cada balón hasta el último minuto, lo que le llevó a lograr de nuevo el gol de la victoria.

Vico, un 10: jugó por izquierda, derecha y centro y llevando peligro en cada aparición. El mejor partido que le recuerdo.

Polaco, un 6: el que menos ocasión de participar tuvo en el partido, pero peleó hasta la extenuación presionando a la defensa rival. Progresa adecuadamente.

Herrera, un 5: sigue sin encontrar la portería, aunque hoy estuvo algo más cerca en un remate de cabeza. Esperemos que vaya ganando confianza.

Albarracín, un 6: los pocos minutos con que contó no dieron para poder decir mucho, pero llevó peligro por su banda y dio la asistencia del segundo gol.

Sergio Díaz, un 5: trató de desbordar y driblar, pero sigue abusando del balón y combinando poco con los compañeros.

Francisco, un 7: la mejoría del equipo ha sido evidente, tanto en el juego como en el espíritu de lucha con el que saltaron al campo. Ahora sí, ya empieza a quedar claro a qué pretende jugar esta temporada. Un único punto en contra: todos los cambios son de jugador por jugador, sin variar el sistema. En esta ocasión resultaron bien y uno de ellos fue clave en el 2-1, pero con una plantilla que ofrece más variantes, tal vez hay que buscar sorprender al rival.

 

CD Lugo: Juan Carlos; Campabadal, Miquel, Bernardo, Luis Ruíz; Seoane, Azeez, Vico (Albarracín, min 75), Campillo (Sergio Díaz, min 85), Iriome ; y Fydriszewski (Herrera, min 60).

Real Zaragoza: Cristian Álvarez; Benito, Verdasca, Ángel, Zapater; Grippo (Mikel González, min 45), Ros, Pombo (Oyarzun, min 90), Buff (Vinicius, min 75), Toquero; y Borja iglesias.

 Marcador: 0-1, min. 38: Buff / 1-1, min. 66: Seoane / 2-1, min. 92: Iriome

Árbitro: Saúl Ais Reig. Mostró amarillas a Borja Iglesias, Fede Vico y Ángel.

Incidencias: partido correspondiente a la quinta jornada de la Liga 123. Disputado en el Anxo Carro.

Comparte:

Deja un comentario