ActualidadArtículos

Cristian Herrera, ingeniero del gol

por Denís Iglesias 18 agosto, 2017

“Llevaba dos años y medio detrás de él y al fin he conseguido su fichaje”. Víctor Moreno se había salido al fin con la suya. Cristian Herrera ya figuraba en la lista de deseos cumplidos de un director deportivo que quiso al delantero grancanario para el Albacete, pero que sólo tras llegar a Lugo pudo cerrar su contratación.

El hirsuto secretario técnico no ocultó su alegría en la presentación de un jugador descrito como hipotético titular, que ha llegado a tierras lucenses para hacer olvidar a Joselu (Granada), máximo goleador de la categoría el año pasado; y Pablo Caballero, el artillero más efectivo del equipo hace dos que ha tomado rumbo a Almería.

Herrera ha concluido la pretemporada con tres goles en ocho partidos (dos ante el Compostela y uno frente a la Ponferradina), empatado con Fede Vico como máximo artillero de un Lugo austero en el apartado anotador. No ha tenido prácticamente competencia como punta de lanza. Sólo Dani Escriche, jugador del juvenil rojiblanco, se ha desempeñado en esta posición. A priori, y según el propio Víctor Moreno, Sergio Díaz, el último en llegar -cedido del Real Madrid Castilla- no será un émulo de Herrera, sino más bien un segundo delantero. Está por ver cómo encaja las piezas Francisco, pero el éxito inicial del Lugo pasa por las botas de Herrera.

Si hay un perfil que sufre una condena prematura de las estadísticas este es el de delantero. La numerología argumenta que son una especie que se extingue sin gol. La confianza es corta con ellos, a no ser que surja un Joselu y vaya sellando boca por boca la sequía que le consignan los entendedores. Herrera viene de firmar una temporada de sólo dos goles en Girona, pero aquellos que le dieron el biberón futbolístico en la UD Las Palmas testifican que él gol corre por sus venas.

UD Las Palmas: crecer a base de tantos

Herrera fue el máximo goleador en todas las categorías inferiores del equipo canario. Así lo recuerda Víctor Afonso, entrenador de un filial amarillo, Las Palmas Atlético, que consiguió ascender a Segunda B en 2013 con jugadores como David Simón, Tana o el propio Herrera en sus filas, máximo artillero con 20 dianas. “Ese año estuvo a punto de quedarse sin ficha por un problema de rodilla. Se recuperó y fue de los mejores del equipo”, recuerda para Lugoslavia un técnico que el año pasado entrenó al Atlético de Madrid B y que estuvo en la base de la UD Las Palmas siete años.

“Cristian es competitivo, pero entiende las suplencias. Es un buenazo”

Herrera estuvo a sus órdenes en el juvenil y en el equipo B canario. Al año siguiente del ascenso, Herrera salió de las islas rumbo a la cantera del Elche al no llegar a un acuerdo con la directiva: “Creo que se fue injusto con él, pero quería estar en el primer equipo y ellos le daban ficha con el filial”. “¿Entonces se trata de un jugador con un carácter complicado”, pregunta uno al escuchar este viraje, duda que termina con una respuesta severa: “Puedo asegurar que yo sólo me quedaba con los chicos que eran personas en la UD Las Palmas. Me deshice de todos los golfos y matados. No me duraban nada. Y está claro que él no era uno de ellos. Cristian es un buenazo. El Lugo no va a tener ningún problema con él. Ni cuando lo sienten: es competitivo, pero entiende las situaciones”.

Elche: fugaz ascenso y descenso administrativo

En Elche, Cristian Herrera vivió su última gran temporada goleadora. Casi a gol por partido salió en la 2013/2014 con el filial, el Ilicitano, con el que anotó 13 tantos en 14 apariciones. Aquel núcleo dirigido por Vicente Mir se quedó a tres puntos de jugar la promoción de ascenso a Segunda División. El grancanario prolongó la buena sombra que tenía en la UD Las Palmas hasta debutar con el primer equipo en Primera. “Se hinchó a marcar en el filial, con una media extraordinaria hasta noviembre. Ese mes, Fran Escribá le hizo debutar contra el Valencia y se estrenó marcando”, cuenta a Lugoslavia Adrián Díaz, redactor de Diario Franjiverde, especializado en la información del equipo ilicitano. El tanto anotado por Herrera -que salió en la segunda mitad- en todo un derbi valenciano es un ejemplo de su mejor versión: buen desmarque y remate cruzado al primer toque en un espacio cerrado.

Herrera llegó a tener un contrato de cinco años con el Elche

“Es un zurdo cerrado y buen rematador. Un tipo que descarga bien de espalda, que se faja bien. No es un jugador con mucha velocidad, pero potente en distancias cortas. Se desenvuelve bien en el área sin necesidad de ser explosivo”, cuenta Afonso tras recordar esta jugada, propia de un futbolista en estado de gracia. “Su buen hacer en el filial y ese tanto le valieron para convertirse en habitual en las convocatorias del primer equipo. Tal era la confianza que el club le renovó hasta 2019”, cuenta Díaz. El redactor recueda que a la siguiente temporada Herrera ya tuvo ficha con el primer equipo (2014/2015), “pero se vio eclipsado por completo por Jonathas”. Jugó 30 partidos, pero sólo 11 como titular, y anotó un gol. El ariete brasileño, actualmente en las filas del Rubin Kazán ruso, fue una de las revelaciones de aquel curso con 14 goles que no evitaron el controvertido descenso administrativo del equipo ilicitano. La caída en desgracia provocó una auténtica espantada de la que no se libró el delantero del CD Lugo.

Víctor Afonso: “Cualquiera no juega en Primera. Yo nunca lo hice y venía de una de las mejores canteras de España, la canaria”

“Su salida fue bastante mala, diría que fue el que peor salió de todos”, relata el periodista. Herrera terminó yéndose del Elche con entuertos judiciales de por medio al desvincularse de modo unilateral de la entidad valenciana. El delantero bajó de categoría al año siguiente pero lo hizo recalando en uno de los destacados de aquella Segunda, el Almería. Fue un año de escasa fortuna, tanto él como para el equipo, que casi pierde la categoría. Disputó 13 partidos, seis como titular y anotó dos goles, curiosamente, a su ex equipo, el Elche, en Copa del Rey. “Cualquiera no juega en Primera. Yo tengo a mis espaldas 14 años como profesional y nunca fui capaz. Y vengo de una de las mejores canteras de España, la canaria”, insiste Afonso, uno de sus mentores en la UD Las Palmas.

Girona: dos Cristian Herrera

En el último día del mercado estival de 2016 encontró cobijo en un Girona con el que disputó unos playoffs (2015/2016, tras el frustrado ascenso en Montilivi ante el Lugo) y consiguió el ansiado cambio de categoría la pasada campaña. Sobre este bienio en Cataluña a Iván Quirós, socio y referente de la información del club gerundense, contesta: “¿Cuál de los dos Cristian Herrera? ¿El de hace dos temporadas o el de la pasada? Porque son el día y la noche”. En la primera anotó cinco tantos que se redujeron a dos el año pasado. Quirós le ve más como “un segunda punta con gran movilidad, buena técnica y regate al que le falta algo de mala leche”. A pesar de que dejó un sabor agridulce, “si está a tope como cuando llegó es un grandísimo jugador para Segunda”.

Víctor Afonso: “Puede jugar con otro compañero arriba, e incluso como volante en un 1-4-3-3”

“El año pasado no tuvo oportunidades en Girona. Tenía por delante a Sandaza y a Longo. La forma de jugar del Girona con tres centrales condicionaba mucho a los de arriba”, comenta Afonso, que desgrana las posibilidades que puede ofrecerle Herrera al Lugo. El ex entrenador de la UD Las Palmas argumenta que tiene capacidad para jugar con dos arriba, como segundo delantero o mediapunta, “eso sí, no lo mandes a los extremos, porque lo matas (el año pasado Luis César escoraba a Joselu para dar cabida a Caballero con la consecuente bajada de rendimiento)”. Esto abre la puerta a una posible modificación del esquema que ha venido aplicando Francisco en pretemporada 1-4-2-3-1. “Pero lo suyo es marcar, él siempre ha sido un goleador”, añade uno de los que más veces le ha visto perforar la meta rival. Todos los testimonios le tratan más como un ingeniero del gol que como un resolvedor, definición más propia para Joselu.

Por eso esta semana Herrera comparecía en rueda de prensa y afirmaba no sentir presión por al pichichi del año pasado. Tampoco está inquieto ante nuevos refuerzos. “No le ha ido tan mal. Es un futbolista muy comprometido. Se cuida, no va de fiestas. Creo que le va a venir bien al Lugo si se mantiene como un equipo de buen fútbol. Ya se sabe que los canarios son técnicamente muy adaptados”, concluye Afonso.

Foto principal: Cristian Herrera, en su etapa como jugador de la UD Las Palmas | Fuente: UDLP.

Comparte:

Deja un comentario