ActualidadArtículos

Dani Escriche, “ahora más que nunca”

por Denís Iglesias 31 mayo, 2017
Debut Escriche lugo

Si algún aficionado del CD Lugo creía que tras la victoria en Soria la temporada -en cuanto a objetivos- no había acabado, éste soñador tardó cinco minutos en tapiar su ilusión de unos hipotéticos playoffs. Lo que tardó Samu Sáiz en marcar el, a la postre, único gol del Huesca – Lugo. Sólo un suceso a priori inesperado podía endulzar el guión. Y entonces apareció Dani Escriche (Burriana, 1998), extremo del Juvenil de División de Honor al que Luis César dio la oportunidad en El Alcoraz (ya había disputado un amistoso contra el Viveiro).   

Entró en lugar de Iriome, y en el cuarto de hora que estuvo en el campo aceleró el ritmo de la banda derecha, desbordó, se internó en el área… Lo que sus compañeros a duras penas habían conseguido durante el partido. Dejó un poso semejante al de Dani Góngora ante el Almería, otro de los jugadores de un equipo de la cantera rojiblanca que ha debutado este año. “Lo conozco y sé que por su ambición ya está trabajando por la segunda oportunidad”, cuenta a Lugoslavia Miguel Ángel Muñoz, coordinador del Burriana Fútbol Base, el club donde Escriche nació y se moldeó como jugador.

Muñoz estuvo en contacto con él en todo momento durante una concentración en la que también participó Cacharrón, portero del filial, como recambio a un lesionado José Juan. El formador se empapa de orgullo cuando habla de Escriche. Pudiera ser su hijo por los términos en los que a él se refiere: “Apostó fuerte yéndose fuera de casa este año y está consiguiendo sus metas”. Escriche empezó con cinco años en el Burriana, “destacaba tanto que lo fichó el Villarreal”. Terminó por regresar a casa y lideró al cadete burrianense en su ascenso. El juvenil del CD Lugo forma parte de la misma quinta que Raúl Asencio, fichado por el Genoa italiano para su cantera.

Escriche militó después en el juvenil del Castellón, pero llegó a estrenarse con el primer equipo en Tercera cuando tenía 17 años. Entonces Muñoz le hizo una pregunta que a pocos jóvenes jugadores se les plantea, por lo menos con esa vehemencia: “¿Quieres ser futbolista?”. La respuesta fue afirmativa y pronto se tradujo en hechos. El Lugo lo incorporó para su Juvenil de División de Honor en agosto de 2016, equipo en el que ha sobresalido este año al convertirse en uno de los máximos goleadores de la categoría con 17 tantos. Estas dianas fueron clave para la buena clasificación del equipo que dirige Álex Antón, que finalizó el curso cuarto, sólo por detrás de las grandes canteras como las del Celta, Deportivo o Sporting.

Tres meses de trabajo con el primer equipo

Pero, ¿qué tipo de jugador es Dani Escriche? “Un extremo muy vertical, que a nivel físico aguanta bien los partidos. No se amilana en los uno contra uno y tiene un buen golpeo a balón parado”, cuenta Muñoz a este medio. Más allá de su juego, “en el aspecto mental es un futbolista que se cuida, impropio para su edad, que va al gimnasio y se prepara”.

Una de las primeras llamadas que recibió Escriche tras su debut en Huesca fue la de Muñoz: “Me dijo ‘Ahora más que nunca. No voy a desperdiciar la ocasión”. Ahora más que nunca, a estas alturas de la temporada, sin nada en juego, Luis César podría aumentar su nómina de minutos ante el Levante y el Alcorcón. Lo mismo sucede con los jugadores del filial, el Polvorín, que ya han terminado su temporada, o con los menos habituales que tienen contrato en vigor con el club.

Escriche en el Lugo Viveiro

Dani Escriche en el amistoso contra el Viveiro | Foto: @dani_escriche.

Escriche lleva tres meses ejercitándose con el primer equipo. No es el único de los jóvenes que comparten ejercicios con el equipo de Segunda. Tal y como informaba La Voz de Galicia, Cacharrón, Pedro o Asier llevan casi todo el curso integrados en los trabajos de Luis César. “El Lugo quiere apostar por la gente joven, de ahí que fiche promesas como Escriche. No sólo pueden vivir de veteranos. Escriche pensó que se volvería en Navidad. Pero los convenció”.

Una de las líneas maestras del presidente del CD Lugo, Tino Saqués, cuando asumió el cargo hace dos temporadas, fue hacer de la cantera un pilar. El frustrado ascenso del Polvorín, en su primera temporada en Preferente, cambia una hoja de ruta que, sin embargo, ha sido positiva en el resto de categorías, con especial relevancia de la clasificación del juvenil o de la convocatoria para un entrenamiento de la selección española de Castrín, jugador del cadete.

“Creo que hará la pretemporada con el primer equipo como recompensa al trabajo que ha hecho este curso y por el esfuerzo demostrado”, dice Muñoz, a sabiendas de que Escriche ha asimilado los ritmos de trabajo de Luis César. Seguiría los pasos de Duque, Dani Renda, Josito o los ya citados Pedro y Asier, que el año pasado completaron varios partidos con el primer equipo en verano.

Escriche deja a su vez otra estela, para los jugadores del Burriana, en especial con el conjunto de la base que entrenó siendo un cadete y que el domingo abría la boca al ver debutar a su ‘míster’ en el fútbol profesional. “Es súperniñero, con sus hermanos, y con sus compañeros de la base. Es un líder de cohesión, serio, pero el que hace la broma para integrar, para hacer piña”, clausura su mentor, cerrando el círculo sobre un tipo de jugador joven con el que el club pretende identificar, ahora más que nunca, su futuro, para seguir creciendo en Segunda División.

Foto principal: el momento del debut de Escriche – El Observador del Mundo. 

Comparte:

Deja un comentario