Artículos

Los otros “Héroes del Carranza”

por Xabier Piñeiro Neira 8 abril, 2017

24 de Julio de 2012. El CD Lugo, tras 20 años de espera, vuelve a tener la oportunidad de llegar a la segunda categoría del fútbol español y convertirse en el tercer equipo gallego. Un grupo humano que ya ha pasado a la historia de este club, encabezados por Bouso y Mouriz, y liderados por Quique Setién desde el banquillo, conseguían coronarse como Héroes en Carranza y pintar de albivermello una provincia y una ciudad necesitadas de referentes.

Sin embargo no sólo ellos fueron héroes. Más de 300 valientes en las gradas, periodistas y fotógrafos, formaron parte de la otra plantilla, la que no pudo tocar el balón pero estuvo allí para contarlo.

300 LOCOS RUMBO A CÁDIZ. AFICIONADOS.

“Fui en coche con mis padres,mi mujer y mi cuñada. Mi padre fue el que me inculcó el sentimiento albivermello desde los 3 años” nos cuenta Roberto Cabo.

Roberto Cabo con amigos y aficionados rivales. Hermandad.

Si algo destaca de aquella aventura, fue el comportamiento ejemplar de la afición gaditana y el ambiente de hermandad que reinó a pesar de la importancia de lo que ambos equipos se jugaban sobre el campo.

“Ya desde por la mañana se veía mucho ambiente y sobre todo mucha gente del CD Lugo . Nos fuimos a tomar algo por los bares cerca de la playa y después de comer nos juntamos con un grupo de aficionados del Cádiz y estuvimos tomando algo y sacando fotos.” Recuerda Manuel Fernández.

Para la afición del Lugo, tener la oportunidad de visitar un campo como el Carranza fue toda una experiencia por aquel entonces. Aunque ahora ya nos acostumbramos a las grandes plazas, no hace tanto que los desplazamientos eran mucho más humildes.

“Al entrar en el Carranza no pare de sacarme fotos con aficionados del Cádiz y con fotógrafos porque yo ese día me vestí de

Manuel Fernández, un romano en Cádiz

romano porque ese fin de semana era el Arde Lucus en Lugo . Al sentarme en nuestro fondo y ver todo el ambiente y ese pedazo de estadio se me pusieron los pelos de punta y me dije: ¡Hoy ascendemos! Fue el día más importante de mi vida después del nacimiento de mi hijo. Ese momento solo se puede vivir allí en directo” Cuenta Fernández.

Fue el día más importante de mi vida después del nacimiento de mi hijo. Ese momento solo se puede vivir allí en directo

“Mucha tensión desde el primer momento. La previa fue espectacular al igual que el recibiendo del autobús del Cádiz. Son afición de primera. Llegas a una grada en la que nunca tanta inclinación has sentido en ningún estadio visitado antes, llegas a temer por caerte. Me sitúe en el punto más alto del estadio.” Comenta Cabo.

La infinidad de emociones de aquel partido hizo mella en los corazones de los 300. El penalti parado por Escalona, el gol de Monti, la tanda…Así lo recuerdan estos dos aficionados.

“Te ves en el minuto 45 con Escalona bajo palos dando aire al Lugo, parando un penalti. En el descanso, la novia de Escalona me dice “Lo viste? Está ganado, hoy no se escapa” Me lo creía y todo. Pero salimos en la segunda parte y todo se nos viene encima”

“Recuerdo que no vi los penaltys hasta q volví en el viaje de vuelta. En el momento en que se disponían a tirar mi corazón iba a mil, te pasan mil cosas por la cabeza, me di la vuelta y decidí no verlos. Los sentía según saltaban, goles o fallos, el estadio era un clamor” Así narra Roberto su sufrimiento en la grada.

Gol de Manu. Se acabó. El Lugo es de Segunda. Tocaba celebrar y disfrutar.

“Desde el pitido final, lo primero fue llorar de alegría junto a mi pareja y junto a todos los que estábamos allí presentes. Después de casi 2 horas salimos del estadio y nos fuimos para la zona por la que saldrían los jugadores . Fueron saliendo y allí nos abrazamos todos” Cuenta Manuel, emocionado.

PERIODISTAS. ELLOS CONTARON LA HISTORIA

La historia también es de quién la cuenta. El CD Lugo, un club pequeño, era seguido por medios locales, para los cuales aquel evento fue también toda una experiencia profesional. Hablamos con Pablo Durán del diario El Progreso, que lo vivió en Carranza y con Carlos Gegúndez, por aquel entonces en la Radio Galega y que, gracias a ese ascenso pasó a formar parte de la Cadena COPE, en sus propias palabras “El mejor equipo de deportes de la radio española”

“Desde el periódico fuimos un redactor, que me tocó a mí, y a un fotógrafo, el gran Xesús Ponte. También estuvieron presentes, aunque a modo de aficionados (pero nos ayudaron en el extra posterior) Manuel Cordido y Javi Rivera. También estuvo en Cadiz don Ángel Calles, también como seguidor, pero también nos ayudó en el especial. Calles era un tipo grandísimo y una persona digna de conocer.”

“Por aquel entonces, formaba parte de la Radio Galega. Me tocó quedarme en Lugo e informar del ambiente en la Praza de Augas Férreas, frente a la pantalla gigante. La plaza estaba completamente llena de gente, para mí fue una sorpresa que el fútbol consiguiese congregar a tantas personas en la ciudad. La Radio Galega retransmitió íntegramente el partido con Alfonso Pardo desde el Carranza, comentaristas en el estudio y yo en la plaza. Estuvimos hasta las 12 de la noche. El técnico de sonido y yo nos fuimos desde allí a la Fonte do Rei para contar la fiesta en directo, cuando despedimos a las 0:00 horas, quedarían dos o tres personas.”

Ambientes distintos para un mismo sentimiento. Así vivíó Durán aquel partido en el estadio:

“Vi el partido en una cabina de prensa, arriba en la tribuna. La prórroga en la grada baja, en un vomitorio, medio acojonado, al lado de la hija pequeña de Quique Setién y su mujer, que la cuidaba mientras jugaba en el túnel con los hijos y la mujer de Belfortti, creo recordar.

Los penaltis a pie de campo, a un metro de la línea de fondo, en medio de la afición del Cádiz y comentando con ellos lo que pasaba.

Acabé incluso consolando a un aficionado que lloraba por la derrota. Fueron un afición absolutamente ejemplar en todo.

Como anécdotas os puedo contar que celebré el gol de Monti y la parada de Escalona debajo de una mesa en la cabina, para que la afición del Cádiz que tenía a centímetros no se ofendiese. El penalti de Akinsola me pasó justo por encima de la cabeza mientras hablaba con un aficionado local. En la prórroga, la ocasión de Berodia me pilló en medio de la grada, y no pude ni amagar el gol que parecía hecho por si acaso.”

Tras la euforia del momento, tocaba la carrera de fondo para el gremio periodístico: conseguir protagonistas e informar de absolutamente todo lo que rodease al equipo recién ascendido.

“Al día siguiente, empezaron a llamarme a las 8 de la mañana. Entré desde Lugo a todas horas. Programas, boletines y en los titulares del informativo de mediodía. Fui a recibir a la expedición, que llegó cerca de las 2 de la tarde a Augas Férreas en autobús. Entrevisté a Setién más de veinte veces.

Por la tarde, empezamos a las 20:30 a contar la celebración y llegamos hasta las 0:00 horas. Estuve en la Praza Maior y acabé en la Parrillada Antonio hablando con los futbolistas, Bouso, la mujer de Bouso. A medianoche, Modesto Pena, el técnico de sonido y actual jefe técnico de la RG y yo nos fuimos a cenar. Me dijo: -¡Invito eu, hoxe ben o mereces…!

En realidad, el también se lo merecía, el sonido fue perfecto y eso que anduvimos de un lado para otro con la unidad móvil.” Narra Gegúndez.

A medianoche, Modesto Pena, el técnico de sonido y actual jefe técnico de la RG y yo nos fuimos a cenar. Me dijo: -¡Invito eu, hoxe ben o mereces…! En realidad, el también se lo merecía, el sonido fue perfecto y eso que anduvimos de un lado para otro con la unidad móvil.

“Como periodista fue el primer y único ascenso que he cubierto. Supuso un trabajo enorme ese día y el siguiente, pero fue muy enriquecedor por vivir in situ y con un profesional impresionante como Xesús Ponte, una persona enorme, un evento así, de la trascendencia para un club y una ciudad como esta.

Me permitió escribir sobre ello ese día y siempre que hacemos especiales por haberlo vivido allí, no por la tele.” Cuenta Pablo.

Horas de trabajo que unen a compañeros. El contacto ás puro, el sentimiento verbalizado. Jugadores y técnicos que se quitan el disfraz de deportistas para recordarse a si mismos que son humanos. Así recuerdan ambos periodistas a los protagonistas.

“Guardo especial recuerdo de dos. El primero de Iago Díaz, que me pidió tiempo para hablar porque no aguantaba el llanto. Lloraba como un niño y me pidió que lo entrevistase después, porque no podía hablar de la emoción.

El segundo, Berodia. Cuando acabó el partido, ya de noche, los jugadores se quedaron en el césped, sacándose fotos y repitiendo la tanda de penaltis con sus mujeres en las porterías. Todos menos Gerardo, que estaba cabizbajo, muy jodido por las ocasiones y el penalti fallado. Luismi y yo tuvimos que animarlo porque estaba desconsolado” Fueron para Pablo los protagonistas más recordados.

“A Miguel Escalona le recuerdo con un gran cariño. Un héroe del ascenso que por desgracia se ha olvidado muy pronto. En su rictus se adivinaba alegría por lo que había conseguido, pero cierta melancolía. Creo que sabía que no se iba a quedar. Percibí que

Carlos Gegúndez entrevistando a Setién para la Radio Galega

entre él y Setién no había sintonía. Un gran profesional, muy válido. No le haría ningún reproche a nadie por esto, ni Mouriz ni Setién, pero me hubiese gustado que siguiese, creo que tanto él como Belencoso lo hubiesen merecido, fueron muy importantes en ese ascenso.”

Profesionalidad por encima de colores y escudos. El oficio de informar no hizo mella en estos dos grandes periodistas.

“No puedo distinguir entre periodista y aficionado en cuestión de sentimientos. Cuando sigues a cualquier equipo, aunque no sea el de tus colores, conoces a jugadores, entrenador, directivos y te vas implicando. Como siempre suele haber buena sintonía te alegras en las victorias y te entristecen las derrotas. El ascenso del Lugo fue una gran alegría, creo que la gente del club y el propio Setién se lo merecían. Y lo mejor, el penalti de Manu. Me alegró mucho que lo marcase él.” Expresa Carlos Gegúndez.

“Como aficionado viví el ascenso del Pontevedra, uno del Celta, aventuras europeas del Celta y clasificación para Uefa y Champions, ascensos del Teucro, la clasificación para Europa… pero el ascenso del Lugo está al nivel de lo más grande que he vivido en un estadio de fútbol (quizás para mi fue el Celta 4-Juve 0) por lo épico que fue. La importancia para un club como el Lugo y su afición, la tanda de penaltis… Fue impresionante” Recuerda Pablo Durán.

El ascenso del Lugo está al nivel de lo más grande que he vivido en un estadio de fútbol por lo épico que fue. La importancia para un club como el Lugo y su afición, la tanda de penaltis… Fue impresionante

Estos fueron algunos de los otros Héroes del Carranza, los que seguramente no acaben saliendo en los libros pero que han escrito la historia por un camino paralelo. Hoy el Lugo vuelve a Carranza y, seguramente en muchos hogares lucenses, se vuelvan a sacar las fotos y los recuerdos.

Y por eso nos gusta tanto el fútbol.

Forza Lugo.

Agradecimientos:

Manuel Fernández, Roberto Cabo, Pablo Durán y Carlos Gegúndez.

Fotos aficionados: Cedidas por los protagonistas.

Resto de fotos: Xesús Ponte (El Progreso), EFE

También agradecer al resto de aficionados que cedieron material y recuerdos que finalmente no pudieron entrar en el artículo.

Comparte:

Deja un comentario