Actualidad

Y vino el Coco

por Denís Iglesias 1 septiembre, 2016

Todos hemos trabajado a contrarreloj alguna vez. Hasta el más eficiente ha tenido un descuido y se ha olvidado un billete atrás, ha rebuscado con toda la seguridad de años en su bolsillo para ver que no, que el tren va a salir y se va a quedar en tierra. La presión es un vínculo extremo de responsabilidad del que sólo se puede salir a zarpazos. Lamentarse de todo aquello que ha quedado en la lista de pendientes sólo eleva los niveles de azufre, y más, cuando tienes a cientos de recuerdos o personas consignando lo mal que has gestionado tu tiempo.

El Lugo llegaba a la última jornada del mercado de fichajes con la corbata apretada. Se había sentido capacitado para hacerle mil nudos y aplazar las tareas. ¿Mañana?, mañana tras mañana. Como la del miércoles 31 de agosto, en la que tampoco se lograron oficializar las tres altas prometidas, anunciadas por un Luis César que les puso la vitola de titulares, para remarcar que la dirección deportiva trabajaba sobre un surco seguro, que ya había arado antes. Pero vaya si quedaba por abonar…

¿Rodallega?

Tuvo que sonar la campana para confirmar las altas de Brayan Perea (delantero) y Sergio Gil (mediocentro). Cuando todos daban por concluido el período, apareció el reintegro en forma de una de tantas promesas que brilló en Torneo Alevín de Brunete, Lionel Enguene (mediocentro, que también puede actuar de interior).  En la trastienda un sinfín de nombres que alguna vez serán recordados cuando fichen por otro equipo. Kike Sola (finalmente se fue al Getafe) fue más sonoro que la canción del verano. Le conocemos todos los peinados de tantas fotos que se han difundido asociándolo al Lugo. En el banquete final entraron invitados inéditos como Hugo Rodallega (Akhisar Belediyespor, ha sido un copia y pega), jugador más conocido por haber caído en nuestras manos en una partida de Fifa, pero que sin duda hubiera roto la mesa de subastas.

Y vino el Coco, otro colombiano. Ese es el apodo del primero en confirmar la vestimenta rojiblanca: Brayan Perea, un delantero de 23 años que llega cedido desde la Lazio (¿Todavía se puede usar el femenino para los equipos italianos?). Llega cedido por una temporada. Los datos en frío nunca son reveladores. La mayoría de los arietes fichados por el Lugo en los últimos años traían su casillero en números negativos. Pero sus ocho tantos en el Deportivo Cali son su única gran baza matemática. Conoce el fútbol europeo también por su paso por el Perugia y el Troyes, donde tampoco consiguió cuajar como goleador. Será el tercer delantero por detrás del citado argentino y de Joselu, con la necesidad de que esta etapa no sea una más de un infructuoso Tour europeo.

Del divorcio a un nuevo matrimonio

Eran ya las 23:42 y todavía faltaban dos piezas. Una, la que muchos tenían en la boca, nunca llegó. El segundo lateral izquierdo volvió a quedar vacante a falta de que llegue alguien libre. Manu volverá a ser el rey indiscutible de esta demarcación desde la 2007-2008. La red de Emilio de Dios sí logró capturar sobre la mismísima bocina dos jóvenes mediocentros. Sergio Gil, ya ex del Real Zaragoza, firmó por tres temporadas, para sorpresa de parte de la afición maña, que terminó mareada por el baile de fichajes.

SERGIO GIL

¿Actualización del mercado? Nuevo refuerzo para Luis Milla. Por un momento parecía que todos los jugadores tenían que pasar por Aragón, de donde escapó, queriendo, Gil. Este centrocampista de 20 años mantuvo una agria disputa con el club de su vida durante este verano por haberle renovado el contrato unilateralmente. Ni siquiera se presentó a la pretemporada a pesar de haber participado en 17 partidos la pasada campaña. Se dibujaron horizontes nuevos en Francia, Bélgica y en otros clubes de Segunda como el Rayo Vallecano. Al final, la sangre desembocó en el río del Lugo, que consigue en propiedad a un jugador con gran sentido táctico y que refuerza una parcela hasta ahora segura, pero con riesgo de oxidación, como es el doble pivote conformado por Carlos Pita y Fernando Seoane.

El último hijo de Eto’o

También oxigena esta parcela el reintegro del trébol prometido por la secretaría técnica para el cierre de función. Se trata del camerunés Lionel Enguene, otro mediocentro, de 20 años, y que al igual que Gil firma por tres temporadas. Otro jugador en propiedad que supone en principio otra jugada ganadora. Los que le conocen de su etapa en la cantera del Barcelona le recuerdan como un organizador nato. Llegó con apenas 11 años de la mano de la Fundación Samuel Eto’o. A pesar de desenvolverse en el centro del campo fue pichichi de ese Brunete siempre en boca de De la Morena y fue uno de los jugadores destacados del Juvenil.

enguene.jpeg

Pero como casi el resto de los ‘hijos de Eto’o’ acabó por desvincularse del Barça (sólo Kaptoum, recientemente convocado por Luis Enrique, continúa ligado). Enguene se fue con su mentor al Antalyaspor turco, donde estuvo la pasada temporada. Ahora, como casi todos los fichajes del Lugo, llega la ciudad amurallada para seguir soñando, un privilegio que todavía se les permite por su juventud, aunque paseen coches caros y vistan como nunca pensaron. Juntos conforman el Dream Teen en el que se ha convertido el Lugo 2016/2017, que ha conseguido cerrarle la puerta al Coco ‘in extremis’, y que ahora espera que la fórmula de la eterna juventud le sirva para mantenerse en el fútbol profesional.

Comparte:

Deja un comentario