Lugoslavia Confidencial: Tras los pasos de Brain Grampon

publicado por Xabier Piñeiro Neira

La temporada 1992-1993 fue convulsa dentro del Anxo Carro. El debut en Segunda División quizás vino un poco grande a una institución acostumbrada al barro. Aquella plantilla, que consiguió un agónico ascenso contra el San Andreu en casa, no fue capaz de conseguir los resultados que desde arriba se pedían, y en este clima de crispación y desazón, se desató el caos.

Xulio Díaz presenta su dimisión mediante una carta, y el CD Lugo, a mitad de temporada, se ve descabezado y desposeído del hombre que había llevado al club a la mayor gesta de su historia.

Para remendar esta situación, se trae a Luis Rodríguez Vaz y se hace un intento por reforzar la plantilla mediante una de aquellas pruebas locas que se hacían en los 90. En plenas vacaciones navideñas, se jugó en el Anxo Carro un partido contra el Dyosgior húngaro para probar a varios jugadores: El macedonio Gusev, el ruso Adjoef (que jugaba en el equipo rival) y dos jóvenes futuras perlas, Naciri, de la cantera del Ajax, y nuestro protagonista de hoy: el delantero Brain Grampon.

En nuestro afán por revivir la historia rojiblanca, desde Lugoslavia comenzamos con nuestras labores de investigación. No fue fácil localizarle, apenas hay información de este hombre en la red y nuestros medios no nos permiten movernos más allá de Fonsagrada. Sin embargo le encontramos. En la web de un pequeño equipo de Uithoorn,el Leegmervogels, en las afueras de Amsterdam.

Vimos su foto. Era él.

Brain Grampon en la actualidad

Brain Grampon en la actualidad

Allí trabaja ahora entrenando a niños. Posiblemente les cuente aquel gol que marcó al Racing de Santander en un Anxo Carro nevado, el día en que Cabo decidió pintar el balón de rojo. No lo sabemos.

Bajo su nombre, una dirección de correo que incluía la palabra “Pelé”. Era nuestra oportunidad de escribirle. Sin demasiadas expectativas, redactamos un pequeño mail proponiéndole una entrevista. Fueron dos semanas de espera pero la contestación llegó. “Ok. You can send me the questions”

Emoción, taquicardias, sonrisa nerviosa. Teníamos al protagonista. Enchidos de orgullo comenzamos a redactar las preguntas, buscando su complicidad, despertar sus recuerdos y, quién sabe, conseguir que se emocionase recordando algo grande, anécdotas…

Sin embargo el resultado no fue el esperado. No sabemos si Grampon juega al despiste, si es un estratega que no quiere aportar datos. Quizás esté huyendo de los recuerdos y no tenga ganas de revivir aquella época. O quizás su paso por aquí se la sopló, hablando mal y pronto.

Grampon recuerda al Lugo y a la ciudad con cariño. Para él todo era “nice”. El personal del club era “nice”. La ciudad era “nice”. Un hombre positivo.

De su debut no recuerda muchos detalles, pero si recuerda que estaba muy concentrado y determinado para jugar un buen partido. Lo contrario hubiera sido precioso.

De la plantilla recuerda al capitán, Alvite, un icono albivermello, y a otro al que llamaban “El Doctor” (desde la redacción de Lugoslavia nos hablan de que podría ser Modesto).

Brain Grampon en un lance de un partido con el CD Lugo

Brain Grampon en un lance de un partido con el CD Lugo

Hablando de su salida del club es donde más se explaya. Nos cuenta que tras dejar Lugo volvió a Holanda y acabó jugando en la Segunda División alemana, para más tarde instalarse en su país natal con su mujer. Ahora entrena a chicos jóvenes y ocupa su vida con otro trabajo del que no nos ha querido hablar. Respetaremos su decisión.

Para terminar, a Grampon le asalta la nostalgia y nos dice que nunca volvió a Lugo, pero que está esperando una invitación formal del club para visitar la ciudad. Desde Lugoslavia apoyamos esta iniciativa para que uno de los grandes mitos vivientes del lucensismo reciba su merecido homenaje.

Agradecemos a Brain Grampon su disposición para esta extraña entrevista. Continuaremos investigando y destapando episodios de nuestro club. Quién sabe lo que nos podemos encontrar.

Seguiremos informando.

Comparte:

Noticias relacionadas

Deja un comentario