Entrevistas

El “Ironman” del CD Lugo: Entrevista a Patrick Alonso McKernan

por Xabier Piñeiro Neira 10 agosto, 2016

En un club con tanta solera como el CD Lugo, aparecen historias que merecen la pena. Corría el año 2002, el equipo no estaba en su mejor momento económico ni deportivo, y por ello se tuvo que hacer una plantilla joven. Uno de aquellos jugadores era Michael Patrick Alonso, que ahora dedica sus esfuerzos a competir y mejorar en una disciplina tan dura como el triatlón. Contactamos con el y ésto fue lo que nos contó.

Llegas a Lugo siendo muy joven. El equipo no estaba haciendo una buena temporada, pero desde tu llegada y con el cambio de entrenador, mejoráis, pero acabáis descendiendo a tercera. ¿Cómo recuerdas aquellos meses de competición?

Llego a Lugo con diecinueve años, cedido por la extinta UD. Salamanca. Tras un mes de pretemporada tengo molestias en pubis y paso por quirófano, en Coruña, siendo intervenido por el Dr. Arriaza. La rehabilitación se alarga y vuelvo al comienzo de la segunda vuelta. El equipo hace buenos encuentros en la primera vuelta pero falta esa racha de dos victorias consecutivas que consigan llenar de confianza a un equipo muy joven. La segunda vuelta fue buenísima pero fue difícil remontar los once puntos con los que acabamos la ida. Finalmente descendimos en el último partido frente al Madrid B. Recuerdo meterme en la habitación de las botas a llorar. Habíamos luchado mucho en una situación muy adversa.

Recuerdo meterme en la habitación de las botas a llorar, habíamos luchado mucho en una situación muy adversa.

Fuera de lo meramente deportivo, ¿cómo recuerdas el club por dentro (compañeros, personal del club, afición)?

El equipo, debido a la situación económica en aquella época, era muy joven. Todos procedentes filiales en su mayoría. A toro pasado, creo que se hizo una buena plantilla, pero faltaba experiencia. De hecho, creo que la llegada de Pibe y Trigo, entre otros, en el mercado de invierno supuso un impulso positivo.

El personal siempre fue agradable conmigo. Cabo es una persona extraordinaria y peculiar y Eliseo era muy gracioso cabreado.

Sobre la afición… pues en aquella temporada empezaron las Brigadas Lucenses. En la medida que pude siempre agradecí su apoyo (fueron increíbles conmigo), pero ahora, con el tiempo, creo que debí agradecérselo aún más. En Lugo, en aquella época, estaba el Azkar (División de Honor), Breogan (ACB) y Yaya María (División de Honor) y estos chavales apostaron por venir a apoyarnos a nosotros, ¡en Segunda B y en puestos de descenso todo el año! Teníamos la mejor afición sin duda.

En aquella temporada empezaron las Brigadas Lucenses. En la medida que pude, siempre agradecí su apoyo (fueron increíbles conmigo), pero ahora, con el tiempo, creo que debí agradecérselo aún más

¿Cómo era tu vida en Lugo? ¿Estabas a gusto aquí?

Guardo un grato recuerdo. Compartí piso con otros tres compañeros en la Rúa Pena do Rei, frente al Telepizza. Mis compañeros fueron Ricardo, Manu Arias y Viyuela. Con Ricardo y Manu ya había compartido equipo, así que me ayudaron mucho. Era mi primera vez fuera de casa y era el más joven del equipo. Me sentí muy arropado. Y la ciudad me gustaba, tanto el centro con su hermosa Muralla (soy de los que me equivoqué y giró a la izquierda en la Muralla, vaya empanada), como la zona Universitaria y del río. ¡Un buen sitio para entrenar!

¿Has vuelto por Lugo alguna vez desde que te fuiste del club?

Acudí un año más tarde con un amigo y mucho tiempo después volví para jugar con el Guijuelo. Recuerdo que el partido fue un monólogo absoluto del Lugo y, en una contra, con un balón en largo a nuestro delantero en racha (Javi Ballesteros, jugaría también en el CD Lugo) ¡nos pusimos 0-1 y ganamos el partido! Fue un golazo, lo siento por el Lugo que llevó todo el peso del partido.

¿Cómo era Michael Alonso como futbolista?

Creo que corresponde siempre a otro hablar de uno mismo, pero haré un esfuerzo. Tenía 19 años, era inmaduro pero tenía buena condición física. Creo que eso y las ganas que tenía, hacian que yo jugara. Yo era medio centro defensivo y jugué toda la segunda vuelta de central zurdo en defensa de tres. ¡Tenía mucho que aprender! Creo que el primer mes en Lugo fue donde más aprendí de fútbol a nivel táctico. Xulio Diaz era un personaje en todas sus vertientes pero si abrías bien los ojos y escuchabas, acababas abriendo la boca. Era un fenómeno en lo táctico y siempre le estaré agradecido por enseñarme. Seguí teniendo contacto con él años más tarde.

¡Pero no quiero rehuir de la pregunta! Físicamente era bueno, técnicamente… un tuercas (risas),  tácticamente mejoré muchísimo allí.

Michael Alonso McKernan. Ex-jugador del CD Lugo y aficionado al triatlón.

Michael Alonso McKernan. Ex-jugador del CD Lugo y aficionado al triatlón.

¿En qué momento decides dejar el fútbol a un lado y dedicar tus energías a una disciplina como el triatlón?

Después de jugar en Guijuelo en Segunda B fui al Villaralbo, que estaba haciendo un equipo para subir. Yo llevaba ya dos años preparando la oposición de bombero. Tras el año en Villaralbo me ofrecieron renovar pero rebajándome mucho la ficha, así que decidí centrarme en la oposición. Un año más tarde y tras varias oposiciones ¡conseguí la plaza en mi ciudad! Dejé el fútbol hace seis años y llevo cinco como bombero en Salamanca.

Siendo ya bombero era cuestión de tiempo que la influencia de mi hermano Clemente y mi amor por el deporte me hicieran iniciarme en el triatlón.

¿Qué valores tiene el triatlón que no tiene el fútbol, y viceversa?

No me gusta comparar deportes. Muchos triatletas dicen “Si el triatlón fuera fácil se llamaría fútbol”. Odio escucharlo. El fútbol es el deporte con más fichas y competitividad del país. Se compite desde el recreo y es muy difícil llegar siquiera a Tercera. El triatlón es un deporte precioso, dinámico y divertido de entrenar. Es duro, sí, pero cualquier deporte, dependiendo de lo que quieras rendir, se convierte en exigente.

Destacaría el trabajo en equipo en el fútbol y lo individual en el triatlón. Es evidente, lo sé, pero en fútbol no eres nadie sin tus compañeros. Por último, el fútbol tiene más picaresca y cosas fuera de lo deportivo quizá… Pero también hay tramposillos en el triatlón, gente que no sigue las normas, las cuales detesto.

En fútbol no eres nadie sin tus compañeros

¿Cuál es el mejor recuerdo que tienes como jugador de fútbol y cuál como triatleta?

En fútbol, el debut en Mendizorroza con la UD Salamanca, disputando los noventa minutos y el ascenso a Segunda B con el Lucena. En Triatlón quiero pensar que está por llegar aunque estoy muy contento con mi progreso hasta el momento.

¿Cómo es el día de un triatleta (alimentación, entrenamiento, hábitos…)?

Creo que si te gusta el triatlón lo más difícil es disponer de tiempo. Yo tengo la inmensa suerte de tener muchas posibilidades para programar entrenos. Mis entrenamientos los lleva mi hermano, que aparte de hermano es entrenador e ídolo. Para mí es el mejor triatleta del mundo, siempre lo he dicho (sé que no soy objetivo). Tengo suerte de que me haya ido aconsejando y no me haya dejado saltarme pasos con las distancias, haciendo un proceso muy progresivo.

Para mí es un error dar el salto directamente a la larga distancia, hay que ir acostumbrando y adaptando el cuerpo poco a poco. En la alimentación no suelo fijarme. Con lo que entreno como todo lo posible. Ningún coche anda sin gasolina, hay que comer sin obsesiones pero con cabeza (y de esto último voy sobrado jeje). A dos semanas de la prueba sí que presto mayor atención.

¿Has llegado a disputar algún “ironman”?

He hecho cinco. Bueno, miento, he hecho tres. Debuté en Roth en 2014. Ese mismo año hice Barcelona clasificándome para Hawaii 2015. En 2015 hice Texas (en el que me caí pero logre acabar) y fui a Hawaii, donde tras prepararlo muy bien e ir bien situado en la prueba, en el kilómetro ocenta entró aire lateral y al ir acoplado no pude controlar la bici, me caí y rompí la clavícula. Este año hice Venecia pero me tuve que retirar en la carrera a pie, pues iba con una lesión en el tendón de Aquiles que, a día de hoy, todavía no he podido recuperar. Llevo dos años bastante gafado, así que no me invitéis a ver al CD Lugo este año.

Hace unos días, nos llegaba la noticia, precisamente en Lugo, de la lesión de Gómez Noya. Como triatleta, ¿cómo crees que afecta un palo así?

Yo soy aficionado al triatlón, no triatleta. Triatleta es Gomez Noya (le podríamos llamar “El Triatleta”, como algo global, porque probablemente estemos hablando del triatleta más regular y completo de la historia). Es una pena porque se presentaba una batalla preciosa en la que iba a ganar el deporte, con prácticamente seis o siente triatletas pudiendo aspirar a todo. Supongo que habrá sido un muy mal trago, sin duda. Bajo mi humilde opinión, creo que lo ideal para animarse y superar el bache, sería que Javi fuera consciente de que independientemente de su ausencia, el mundo del triatlón en general y el español en particular, valoramos muchísimo su trayectoria y nada hará cambiar la huella que ya ha dejado. Y siendo positivo, ya que llevo tres meses sin correr, decir que de las lesiones se vuelve más fuerte y motivado que nunca. Y Javi (lo nombro como si lo conociera) aún tiene que colocarse la corona de flores en Ali Drive. Estamos seguros de que lo hará. Mandarle fuerza y ánimo.

Lo ideal para animarse y superar el bache, seria que Javi fuera consciente de que independientemente de su ausencia, el mundo del triatlón en general y el español en particular, valoramos muchísimo su trayectoria y nada hará cambiar la huella que ya ha dejado

Y ya para acabar, ¿sigues siendo aficionado al fútbol? ¿Seguiste la evolución del CD Lugo durante estos años?

Me encanta el futbol, pero lo que sucede en el verde. A lo externo le cogí mucha manía. Soy un gran seguidor de Paco Jémez y me encanta un jugador lucense del que soy fan absoluto, Roberto Trashorras, porque, a pesar de tirar a merengue, me gusta fijarme en otros equipos que no sean los grandes.

Al Lugo lo sigo desde la distancia y cada vez que veo imágenes pienso lo mucho que ha cambiado a mejor. Por cierto, el Anxo Carro tiene el mejor césped del país, al menos la temporada que estuve allí. Llovió todo el año y entrenamos el ochenta y cinco por ciento de la temporada en el estadio. Jamás lo vi mal.

Creo que el año pasado estuvo José Duran que fue nuestro preparador físico. Me alegré de verlo, seguro que fue un sueño. También he visto algún vídeo de Adrián Laureda como uno de los coordinadores del futbol Base. Sin duda los niños serán educados. Adrián era un buen portero y una grandísima persona.

Comparte:

Deja un comentario