Artículos

Un negro en el equipo

por Borja García Varela 24 abril, 2015

Un whatsapp interrumpe mi plácido rato de lectura vespertina. Era Dani avisando. “Tío, no llego para escribir nada para mañana. So sorry”. Bueno, es media tarde y todavía tengo margen para inventar alguna cosa. Abro el portátil y empiezo a rascarme la cabeza mientras le doy a los sesos. ¿De qué coño escribo? De la espantada de la junta directiva, paso. De Saqués y las entidades que firman un manifiesto de apoyo en La Voz, paso también. De Setién, Santander, la rueda de prensa de marras y los tuits que publicó, también. Estoy aburrido de todo este fregado institucional. Fue demasiado allá. No me apetece.

El caso es que me dio por mirar a la izquierda del portátil y vislumbré el libro que estoy leyendo actualmente. Se trata de un increíble volumen que no solo me recomendó Manuel, sino que también me lo prestó, que se titula Fútbol Contra el Enemigo, escrito por Simon Kuper, un ugandés blanco que se crió a medio camino entre Inglaterra y Holanda y que vive en Francia. Pertenece al 0,3% de blancos que hay en el país. Correcto.

El capítulo al que ahora mismo le dedico mi tiempo trata sobre Roger Milla y el presidente Paul Biya. Estos personajes son un exjugador de fútbol camerunés que militó en varios equipos de Francia además de en la selección de su país y el propio presidente del país. Ambos son unos notas de mucho cuidado y el autor cuenta en tono ameno y más o menos jocoso sus aventuras por allí. El resto no resulta apenas relevante en este momento. Eso sí, el libro se lo recomiendo a todo el mundo. Señor Kuper, me debe seis mil pesetas en publicidá.

Todo esto tiene tanto que ver con el CD Lugo y su entorno como una cabeza de cerdo tiene que ver con una toalla de baño, pero efectivamente me hizo pensar una cosa. No recuerdo yo a ningún negro en el equipo.

Bien es cierto que lo más parecido a un negro que vistió la elástica rojiblanca (que yo recuerde, insisto) fue el gran Samuel Galindo con su tez café-con-leche, su número 12 a la espalda y su control supino de las redes. Esto nos lleva directamente y sin publicidad a una cuestión obvia: ¿es que el triunvirato Bouso-Mouriz-Setién es racista? No lo creo, pues Setién fue seleccionador guineano, un solo partido, pero lo fue. ¿Acaso Mouriz no sabía que la cláusula de rescisión de Cedrick Mabwati dos campañas ha, era de un cochino euro? De acuerdo, su calidad en el terreno de juego podía ser más o menos cuestionable, pero su velocidad era y sigue siendo, endiablada.

Fijémonos si no en la Unión Deportiva Las Palmas o El Las Palmas, como escribe tan correctamente la prensa de por aquí, ejemplo de alianza entre civilizaciones hace también dos temporadas. Lejos de contar con un negro en la plantilla, tenía tres. Thievy, Chrisantus y Atouba, los Madafacas. Además de mostrar su calidad en la entidad amarilla, eran los putos amos de la isla. ¡Unos crasses!

FUTBOL SEGUNDA DIVISION.

Sí que es verdad que en su día sonó el nombre del propio Thievy por aquí cuando se largó de la UD. Pero nada más lejos de la realidad, todo rumores. Tanto es así que el bueno del hombre se fue a Primera División, al Espanyol. Molaba su peinado cresta. Buena gente.

Dani siempre dice que todo equipo que se precie debería de tener un medio centro negro pues sus características físicas son propicias para esa posición. “El medio centro negro impone y ofrece derroche físico. Calidad, generalmente, poca, pero corren” y apunta finalmente “menos los del Granada, que son negros lentos” (también confiesa que si él fuera entrenador no podría a un zurdo a tirar penales. Cosas suyas). El ejemplo está en Diarra, Davids, Makelele y otros tantos. Aquí lo más parecido que tenemos a un negro es a Seoane Fernando (¿qué fue de Seoane Diego?). Su capacidad de sacrificio, su empaque y su físico nos hacen recordar las características propias africanas.

A ver ahora si su ilustrísima, don Tino Saqués, peina el mercado de cara a la temporada que viene y le cumple el capricho a toda esa gente a la que le gustaría contar con un hombre de color en las filas del equipo para que sustituya a Fernando Seoane en el caso de que no continúe con nosotros, que aunque no me gusta la posibilidad de que el de Ames nos abandone por los caballos, puede ser que suceda.

Lo que pasa es que hay un problema bastante grande. Resulta que mi hermano me jodió el artículo después de haberlo leído y justo antes de que yo lo hubiese programado para publicarlo (por fortuna para servidor ante tamaño lapso). Resulta que me dijo que me había olvidado del grandísimo Iván Zarandona. “Y Zarandona, ¿qué?”, espetó. ¿¡Dios, cómo pude haberme olvidado de él!? Así que todo lo escrito antes no tiene pizca de sentido y ahora no puedo hacer otra cosa más que entonar el mea culpa y pedir disculpas. De todos modos, sigo adelante.

AXzLza-y_400x400

Iván Zarandona, si llegas a leer esto quiero que sepas que eres el 1. Pertenecías al grupo de negros lentos, pero el papelón que hiciste contra el Eibar en el partido de vuelta de la fase de ascenso a Segunda fue clave en esa eliminatoria. Eres un crack y uno de los pocos elegidos que llevas el A.K.A. de “Héroe del Carranza”. Gracias mil.

Foto principal: www.plusfutbol.es

Foto cuerpo 1: www.canarias7.es

Foto cuerpo 2: Twitter Iván Zarandona

Comparte:

Deja un comentario